¿Uno de los principales conceptos erróneos sobre la nube? Que de alguna manera le quita importancia a la infraestructura de la TI. Nada podría estar más alejado de la realidad. De hecho, la infraestructura nunca ha sido tan crítica para el éxito del negocio.

Esto es porque la tecnología por sí misma nunca ha tenido un rol más importante que el que desempeña en la actualidad, ayudando a las compañías a producir un crecimiento redituable, crear experiencias innovadoras y operar de un modo responsable y sustentable.

La infraestructura es la columna vertebral de la empresa digital moderna, “siempre lista”. Como se aborda en nuestra investigación sobre El futuro de la nube, la nube ya no es nada más que un destino único y estático, sino un modelo operativo de innovación que abarca un gradiente de capacidades y tecnologías que abarca desde la nube pública hasta los dispositivos inteligentes, las fábricas digitales y los vehículos conectados.

La infraestructura es la base que permite que las compañías operen en forma fluida esta amplia variedad de capacidades. Ofrece las capacidades de las plataformas de cálculo, red, lugar de trabajo y bases de datos necesarias para ejecutar las aplicaciones que hacen funcionar al negocio. Además, proporciona la base sobre la cual se desarrollan las experiencias excepcionales de clientes y empleados.

Nueva infraestructura, nuevos desafíos

Sin embargo, a medida que la tecnología continúa con su evolución y aceleración –y sigue creciendo lo que se espera de ella– los departamentos de TI se encuentran bajo una presión cada vez mayor. Los enfoques tradicionales limitan cada vez más su capacidad de adaptación, innovación y competencia.

¿Qué cambió? Como dice la famosa frase de Marc Andreessen, el software se está comiendo al mundo. Y esto es particularmente real en relación con la ingeniería de infraestructura. El cambio hacia la infraestructura como código crea enormes oportunidades para alcanzar una innovación rápida y ágil.

Al mismo tiempo, las empresas reconocen que el término “Cloud” o "Nube" no se refiere exclusivamente a la nube pública. La evolución del continuo de la nube exige que las organizaciones equilibren en forma dinámica sus funcionalidades de nube pública, privada, híbrida, multi-nube y de borde para soportar las necesidades cambiantes de sus negocios.

Las empresas ganadoras diseñan su infraestructura para lograr una ventaja competitiva en una enorme variedad de capacidades.

Por otro lado, pensemos en la distribución de los espacios de trabajo y las cargas de trabajo actuales. En el pasado, una empresa normalmente se ocupaba de un número limitado de sitios y un número finito de conexiones. Ahora –y en especial debido a la pandemia– se requiere conectividad en cualquier lugar y en todo lugar.

Para una organización importante de alcance internacional, esto puede implicar miles de nuevos lugares de trabajo que necesitan conexión constante con la nube, lo cual aumenta significativamente la necesidad de contar con redes empresariales modernas. Estas redes deben cumplir con una serie de requisitos amplia y en constante cambio, y proporcionar una conectividad fluida y segura a datos, aplicaciones y plataformas.

Un renacimiento en la infraestructura

Queda claro que la infraestructura de la TI se ha convertido en un algo mucho más difícil de instrumentar. Si no se repiensa la manera de diseñar en este ámbito, se corre el riesgo de terminar teniendo esquemas innecesariamente complejos, que podrían tener serias consecuencias en el mundo real.

En los peores casos, el desempeño de la TI hasta puede empeorar con la nube. A pesar de que los proveedores de la nube ofrecen una infraestructura líder a nivel mudial, activos de alta calidad y una innovación mucho más democrática, es posible que las empresas tengan problemas para lograr la efectividad que tenían en un centro de datos local. ¿Por qué? Porque ni la infraestructura ni los procesos ni las aptitudes de quienes los manejan van al ritmo de los nuevos requisitos de los negocios digitales.

Esta necesidad de reformular la infraestructura para que funcione con la nube es el motivo por el cual hablamos de un renacimiento en la infraestructura. Y de un reconocimiento renovado de su importancia para una empresa moderna.

Este renacimiento también se pone de manifiesto con la disponibilidad, la sofisticación y la escalabilidad que puede generar la infraestructura. De hecho, en la actualidad, este es el único factor que hace que un negocio digital marque la diferencia. Las empresas ganadoras diseñan su infraestructura para lograr una ventaja competitiva en esta enorme y creciente variedad de capacidades.

Es uno de los motivos clave por el cual los nativos digitales alcanzan un éxito tan enorme y disruptivo. Una infraestructura de TI moderna permite que las empresas hagan cosas nuevas, creen nuevos productos, desarrollen nuevas ofertas, ingresen a nuevos mercados y lleven a cabo nuevos experimentos en un lugar que antes era impensado.

Estabilizar, optimizar, transformar

¿Cómo deben responder las empresas a este renacimiento de la infraestructura? Contar con una infraestructura moderna es clave, incluso si tu empresa no está preparada para pasar a la nube por completo. Las empresas exitosas deberán funcionar en un modo más “afín a la nube”.

¿Pero cómo? En Accenture, ayudamos a las organizaciones a modernizar sus infraestructuras a un ritmo adecuado a sus necesidades únicas, mediante una serie de tres pasos que consiste en estabilizar, optimizar y transformar.

  1. Estabilizar el ambiente actual es fundamental. Si no lo hacés, el ancho de banda de tu organización inevitablemente va a sufrir cortes e interrupciones. La automatización constituye una parte esencial de este proceso, particularmente para evitar problemas y fallas repetidas.
  2. Luego, podés comenzar a pensar en optimizar la infraestructura para la nube. Esto incluye hacer que tu organización migre a un enfoque de infraestructura como código, lo cual, a su vez, crea un portal para que los equipos de DevOps comiencen a acelerar el ciclo de la innovación.
  3. La etapa de transformación está ligada a rediseñar de forma adecuada el ambiente y expandir la huella digital de la infraestructura dentro de la diversidad del Continuo de la Nube. Ya sea una nube pública, privada, local o de borde, la meta consiste en asegurar que cada esfuerzo laboral lleve a una zona de reposo que posteriormente produzca el mayor valor posible.

Un renacimiento en la ingeniería de infraestructura

Obviamente, no solo se trata de la infraestructura en sí misma, sino también del talento, las aptitudes y las oportunidades profesionales asociadas a ella.

Para los ingenieros en infraestructura, la última década no siempre fue fácil. Estos años se caracterizaron por una sensación persistente y molesta de que su oficio se les estaba siendo arrebatado cada vez que una parte de su trabajo pasaba a la nube.

Las empresas que toman en serio el software también deben tomar en serio la infraestructura.

Todo esto ha cambiado. Los ingenieros en infraestructura se ubican ahora en el centro del diseño y la arquitectura de los nuevos sistemas sobre los cuales se desarrollan experiencias excepcionales. Y debido a que el trabajo está cada vez más ligado a los objetivos estratégicos del negocio, resulta más interesante, iterativo y colaborativo.

Gracias al renovado énfasis en las capacidades de infraestructura y las arquitecturas híbridas, la ingeniería de infraestructura vuelve a ser un lugar donde desarrollar una carrera a largo plazo de TI empresarial, siempre y cuando los líderes de TI estén dispuestos para crear el ambiente e invertir en la capacitación que los ingenieros en infraestructura necesitan para florecer en el futuro.

Es un cambio inmenso, que en Accenture comprendimos desde el inicio. Nuestra organización también está acogiendo este renacimiento de la infraestructura de TI. Como parte de nuestra inversión de US$ 3.000 millones en Cloud First, estamos en proceso de revitalizar y renovar nuestras soluciones, aptitudes, activos y sociedades para ayudar a las organizaciones a abordar estas necesidades críticas.

Hora de tomar en serio la infraestructura

El tan citado punto de vista de Alan Kay sostiene que “las personas que toman realmente en serio el software deben desarrollar su propio hardware”.

La nube, por supuesto, de alguna manera es diferente. No es necesario que desarrolles, ni que siquiera seas el dueño de tu propio hardware. Pero sí es necesario que lo rediseñes si querés captar las oportunidades transformadoras creadas por el Continuo de la Nube y por la economía digital.

De manera que quizás deberíamos decir que las empresas que toman en serio el software también deben tomar en serio la infraestructura. Y en este momento en el que todas las compañías son compañías de software, esto abarca a todas las empresas.

Para conocer más acerca de los puntos de vista de Accenture sobre el renacimiento de la infraestructura, hacé clic acá.

Karthik Narain

Lead – Accenture Cloud First

MÁS INFORMACIÓN

Siempre listos para cualquier oportunidad
Grandes esperanzas: Cómo navegar las barreras para maximizar el valor de la nube

CENTRO DE SUSCRIPCIÓN
Nuestra Newsletter Nuestra Newsletter