Transformar organizaciones en tiempos de crisis

Incluso antes de la llegada del COVID-19, la disrupción ya suponía una amenaza constante para la mayoría de las empresas. De hecho, el estudio realizado por Accenture indica que la mayor parte de los ejecutivos consideran que el ritmo de la disrupción ha aumentado en los últimos tres años, y el 93% asegura que la propia existencia de su empresa se está viendo amenazada por modelos operativos con los que no pueden competir.

Sabemos que la crisis del COVID-19 no es una recesión clásica, ya que los cambios fundamentales en los comportamientos de los consumidores, en las cadenas de suministro y en las rutas de comercialización están afectando significativamente al balance económico de las empresas. Aunque algunos cambios son temporales, hay cosas que nunca volverán a ser iguales, y lo extraordinario se convertirá en lo ordinario. Los directivos deben adoptar rápidamente formas ágiles de trabajar y de transformar su cadena de valor para superar la incertidumbre y adelantar a los que están menos preparados. Adoptar las medidas correctas AHORA permitirá posicionar a las empresas para tener éxito en el FUTURO y adaptarse a lo EXTRAORDINARIO.

Convertirse en una empresa inteligente implica abandonar el modelo jerárquico de toma de decisiones, empoderando a equipos guiados por un propósito, adoptando decisiones basadas en los datos y en la tecnología, y aprovechando los beneficios del Cloud para acelerar el proceso de comercialización. Requiere acabar con las estructuras rígidas basadas en el territorio y el control, y crear una organización permeable con módulos listos para operar. La "empresa inteligente" es capaz de llevar a cabo una autogestión dinámica y una adaptación continua. Está diseñada para impulsar la agilidad, la resiliencia y el crecimiento.

El 75%

de las empresas consideran que el ritmo de la disrupción ha aumentado en los últimos tres años

El 93%

de las empresas aseguran sentirse amenazadas por modelos operativos con los que no pueden competir

El 63%

de los ejecutivos señalan la toma lenta de decisiones como una barrera para la agilidad

Una nueva realidad

La respuesta a la pandemia ha dejado claro qué trabajos resultan esenciales y cuáles son prescindibles. Ha puesto a prueba la creencia tradicional de que se necesita una proximidad física con clientes, productos y gestores, trasladando un enorme volumen de trabajo a la esfera virtual.

No hay duda de que las empresas que cuentan con modelos operativos más ágiles están recogiendo el fruto cosechado en los últimos años.

Estas son algunas de las capacidades fundamentales para resistir la crisis:

  • Planes sólidos de continuidad empresarial para toda la cadena de valor, incluyendo centros de control de crisis
  • Una planificación exhaustiva de escenarios y una respuesta rápida
  • Una buena estructuración de los ecosistemas y redes compartidos con socios, competidores e instituciones académicas
  • Tecnologías avanzadas, sistemas basados en Cloud y herramientas de colaboración que hagan posible un puesto de trabajo digital flexible
  • Directivos empresariales empoderados y estructuras de gobierno simplificadas que promuevan la velocidad y la agilidad

Evalúa a tus socios y apóyate en tu ecosistema para acelerar tu percepción y tu innovación.

Crear cadenas de valor ágiles

Ahora es el momento de desarrollar y ejecutar una estrategia de cadena de suministro ágil que sea capaz de guiar a tu empresa en el presente y en el futuro. Una cadena de suministro ágil mejora la capacidad de detección de la demanda, la localización y el flujo de productos, y se convierte en un reflejo de la variabilidad de la oferta actual y del nivel de satisfacción de los clientes. Incorpora planes de continuidad empresarial mediante la diversificación en la cadena de suministro y los canales de distribución, los modos de transporte, y los socios de ecosistemas y alianzas.

En otras partes de la cadena de valor, como los departamentos de marketing, ventas y asistencia, las organizaciones deben ser ágiles a la hora de adaptarse a la nueva realidad de dirigir un negocio. También existe la oportunidad de integrar ventas y operaciones, planes de oferta y demanda basados en un análisis prescriptivo y predictivo, y un equipo capacitado para aportar información empresarial crucial, todo ello aprovechando las plataformas de análisis empresarial para facilitar la disponibilidad de la información dentro de la organización. Se trata, sin duda, de una capacidad requerida urgentemente, que seguirá siendo igual de esencial de cara al futuro: los "sensores terminales".

Experimentar para adaptarse al futuro

A medida que nos adentramos en el futuro y nos preparamos para la nueva normalidad, la mayoría de las organizaciones están diseñando rápidamente procesos que permitan mejorar su eficiencia, ya que confían en recursos ubicados físicamente lejos de sus productos, clientes y directivos, y dependen cada vez más de los socios del ecosistema que se encuentran mejor preparados para desempeñar su actividad en un entorno remoto o virtual.

Los centros de control de crisis deben evolucionar:

  • Supervisando la productividad mediante la aplicación de la minería de procesos y otras herramientas empresariales de gestión de procesos en las tareas cotidianas de los empleados
  • Proporcionando herramientas y cursos de formación digitales que permitan mejorar la experiencia de empleado, fomentar la colaboración y acelerar la recualificación
  • Redistribuyendo las cargas de trabajo en el ecosistema mediante la adaptación del volumen de trabajo a las competencias y capacidades de los integrantes de la red global

Las empresas del sector ya están experimentando:

  • Cuestionando los mitos y métodos de trabajo que inhiben la velocidad
  • Fomentando el trabajo flexible para convertirse en una empresa más humana y con mayor liquidez
  • Desarrollando capacidades de detección dinámica, combinando la previsión, el análisis y las herramientas de apoyo para la toma de decisiones
  • Estableciendo nuevas alianzas que impulsen la innovación
  • Utilizando el análisis para gestionar un sistema integrado de oferta y demanda y la productividad general

Ver todas

Queremos ayudarte

Las medidas que las empresas están adoptando ante la pandemia del COVID-19 están acelerando la adopción de un modelo de empresa inteligente. Además de centrarse en las necesidades urgentes del AHORA, las empresas deben acelerar la creación de una empresa inteligente que se encuentre preparada para el FUTURO, siendo capaces de superar la incertidumbre de la nueva normalidad. Nosotros podemos ayudarte.

Contáctanos

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter