REPORTE DE INVESTIGACIÓN

Resumen

Resumen

  • Las empresas necesitan una estrategia integral que abarque el nuevo continuo de la nube híbrida, que abarca la nube pública, la nube privada y la computación de borde.
  • En la mayoría de los casos, la nube pública por sí sola no es suficiente. Así que la cuestión no es si hay que pasar a la nube híbrida, sino cómo gestionar con éxito la transición.
  • Para pasar a la tecnología híbrida, es necesario contar con la estrategia, modelo operativo, talento y herramientas adecuadas, además de la hoja de ruta de la transformación.
  • Por naturaleza, las arquitecturas híbridas son complejas. Las empresas que las mantienen lo más simples posible, mientras planifican la innovación, se mantienen seguras y ágiles.


Cuando la talla única ya no sirve para todos

No hace mucho tiempo, la nube pública parecía la solución perfecta para las nuevas necesidades empresariales. El problema es que las necesidades nunca dejaron de cambiar.

Las opciones de nube pública -donde los servicios y la infraestructura están disponibles para cualquiera bajo demanda a través de un tercero- ofrecen una forma rápida y eficaz de pasar a la nube sin necesidad de realizar una costosa inversión. Pero tienen sus dificultades, como los problemas de seguridad y privacidad de los datos, por no hablar de las limitaciones técnicas de lo que suele ser un enfoque único.

Hoy en día, la nube está evolucionando. Se está convirtiendo en un continuo dinámico de capacidades: Las opciones privadas están en auge, los fabricantes de hardware están lanzando ofertas de tipo público y la computación de borde va a crecer exponencialmente en los próximos cinco años. La nube ya no es un destino único y estático. Es el modelo operativo del futuro.

Por ello, cada vez más empresas se decantan por un enfoque híbrido. De hecho, los expertos afirman que el 90% de las organizaciones pronto optarán por estas arquitecturas multi-nube para evitar la dependencia excesiva de un único proveedor de nube pública.

89%

Porcentaje de empresas que sigue una estrategia multicloud con al menos dos Hiperescaladores como socios estratégicos.[1]

80%

Porcentaje de organizaciones que utiliza modelos de nube híbrida (pública y privada).[2]

Es el camino del futuro, pero no será fácil. En este Continuo de la Nube, la complejidad es inevitable, especialmente cuando se trata de arquitecturas híbridas.

Las organizaciones se enfrentan a innumerables preguntas cuando se embarcan en esta transición: ¿Cuál es el modelo operativo adecuado? ¿Cómo van a integrar y gestionar las diferentes plataformas tecnológicas? ¿Dónde pueden encontrar el talento adecuado? ¿Cuánto costará?

En un mundo híbrido, estas preguntas deben abordarse de forma integral. Esto se debe en parte a que el alcance de la nube se está ampliando rápidamente. Antes, se trataba de islas discretas: cada empresa tenía un centro de datos y un entorno de nube.

Ahora, la nube es un continuo que ofrece numerosas oportunidades nuevas en un panorama informático cada vez más distribuido. Muchas organizaciones utilizan una nube centralizada, un centro de datos, áreas de campus, además de algunos datos y recursos de computación en el borde. Se trata de un espectro de entornos que, una vez integrados, dan lugar a una experiencia verdaderamente híbrida.

¿Qué significa todo esto para las empresas? Se reduce a dos aspectos clave:

  • Para la mayoría de las organizaciones, las arquitecturas híbridas son la única opción viable para el futuro. Satisfacen las diversas demandas del negocio al tiempo que desbloquean la innovación.
  • Las empresas necesitan una estrategia holística que abarque la nube pública, la nube privada y la computación de borde para obtener una solución híbrida.

Convertir las ideas en acción

Parece complicado, pero no tiene por qué serlo. He aquí cinco pasos que las empresas pueden seguir para definir la estrategia de infraestructura, satisfacer las necesidades del negocio y despejar el camino hacia el futuro de la nube híbrida.

  1. Elige tus "zonas de aterrizaje"

Para asegurarte de que tu estrategia de nube se alinea con los objetivos empresariales, empezamos con tus "zonas de aterrizaje", o configuraciones específicas del cliente dentro de una nube que pueden servir para diferentes propósitos (como el costo de la licencia de una base de datos o la usabilidad para los desarrolladores). Para definir estas zonas de aterrizaje, examinamos tus necesidades y limitaciones, incluidas las aplicaciones heredadas, los estándares del sector y los requisitos normativos. A continuación, establecemos una estrategia lo más sencilla posible, para que pueda adaptarse fácilmente a medida que evolucionan las necesidades de tu empresa (y la tecnología).

  1. Optimizar la arquitectura híbrida

A continuación, definimos tu arquitectura híbrida conectando esas zonas de aterrizaje de varias fuentes -proveedores de nubes públicas, centros de datos de nubes privadas, centros de datos coubicados y zonas de computación de borde- en tres niveles:

Tecnología

Desarrolla una capa de integración en todas las zonas de aterrizaje.

Procesos

Alinea e integra los procesos, de principio a fin.

Personas

Aprovecha las habilidades existentes en tu equipo o fórmalas para que puedan diseñar, operar y optimizar según sea necesario.

Ver todo

Un socio experimentado puede acelerar este esfuerzo con una biblioteca de planos de la nube híbrida. Por ejemplo, Accenture tiene una amplia colección de arquitecturas, diseños técnicos y scripts de automatización/configuración que pueden poner en marcha el proceso de asignación de cargas de trabajo a las zonas de aterrizaje.

  1. Crear un Plano de Control Continuo

Has identificado tus zonas de aterrizaje y has planificado la arquitectura adecuada. Ahora, necesitas una forma de gestionar tu experiencia híbrida en múltiples nubes. Cada entorno viene con su propio conjunto de herramientas, pero tratar de usarlas todas a la vez hace que sea difícil controlar el costo y el rendimiento. En su lugar, considera un Plano de Control Continuo que pueda gestionar un conjunto completo de zonas de aterrizaje y más a través de múltiples proveedores de nubes privadas y públicas. Permite a los desarrolladores y operadores automatizar tareas y flujos de trabajo comunes, a escala, en cualquier lugar, reuniendo nuevos procesos y herramientas. También ayuda a las organizaciones a hacer crecer una cultura de agilidad e innovación continua, al tiempo que satisface su necesidad de estabilidad operativa y financiera.

  1. Trazar la hoja de ruta correcta

¿El siguiente paso? Decidir cómo organizar la migración a las zonas de aterrizaje optimizadas. En algunos casos, tendrás que moverte en varias fases a largo plazo para mantener la continuidad del negocio; en otros, querrás mover las aplicaciones en grupos, por ejemplo, si un proceso abarca tres aplicaciones. Puede ser más rentable replantear algunos procesos de negocio, en lugar de personalizar una solución para que se adapte a ellos. En el camino, considera el modelo operativo. ¿Cómo puedes configurar e integrar la seguridad en el proceso de desarrollo y transición? ¿Cuentas con el personal (y las habilidades) que necesitas? ¿Cómo vas a crear equipos de gestión de pila completa? Estas son sólo algunas de las preguntas a considerar.

  1. Recuerda: la innovación nunca termina

Tu negocio no se queda quieto. Tampoco debería hacerlo tu TI. Una vez que las empresas han alcanzado su estado objetivo, pueden seguir aprovechando las innovaciones de múltiples proveedores de nubes privadas y públicas. Esto significa rediseñar la infraestructura para adaptarla a los nuevos objetivos y tecnologías. Un "estado objetivo" no se define por una pila de tecnología, sino por la resistencia de tus procesos y la capacidad de adaptación de tu personal para evolucionar continuamente dentro del Continuo de la Nube. Con un Plano de Control Continuo se construye una base sólida para esta evolución, sin tener que empezar de cero cada vez que aparece un nuevo servicio en la nube.

El camino híbrido hacia adelante

Cada vez más organizaciones reconocen que las arquitecturas híbridas son la opción adecuada para satisfacer sus diversas necesidades empresariales de hoy y mañana. Por lo tanto, la cuestión no es si hay que utilizar una arquitectura híbrida, sino cómo construirla conscientemente y gestionarla con éxito.

Por naturaleza, las arquitecturas híbridas son complejas. Es vital mantenerlas tan simples como sea posible, y planificar cómo gestionar la complejidad en lugar de descuidar su existencia. De este modo, la empresa se mantendrá segura, ligera y ágil.

Información relacionada

Nube

Creación de un lugar de trabajo digital moderno

Cómo el Continuo de la Nube está cambiando el lugar de trabajo de la empresa, y cómo responder.
Nube

Reinventa el negocio a través de una infraestructura de TI siempre lista

Un nuevo enfoque puede ayudar a las empresas a reinventar realmente su empresa con la nube.
Nube

5 pasos para construir una red moderna

Descubre por qué es un buen momento para rediseñar las redes empresariales y cómo tener éxito.

Michael Heyen

Managing Director – Global Practice Lead Hybrid Cloud

MÁS INFORMACIÓN

Infraestructura de TI siempre lista
Construir para la nube: Cinco pasos hacia las redes modernas
Creación de un lugar de trabajo digital moderno

CENTRO DE SUSCRIPCIÓN
Nuestra Newsletter Nuestra Newsletter