INFORME

En resumen

En resumen

  • Las empresas europeas son líderes en adopción básica de la nube, situándose ligeramente por delante de sus homólogas norteamericanas transfiriendo sus cargas de trabajo a la nube.
  • Aun así, las empresas europeas priorizan excesivamente la competitividad de costes y esta visión limitada del cloud está frenando los niveles adecuados de inversión.
  • Actualmente, tardarán tres años en alcanzar a las norteamericanas en el empleo de la nube para objetivos de mayor envergadura, como la sostenibilidad o experiencias excepcionales.
  • Solo un pequeño grupo de empresas europeas —una de cada 10— utiliza la nube como un facilitador estratégico y una progresión de capacidades y oportunidades.
  • Estas «competidoras en progresión» consiguen el triple de reducción de costes y el doble de disminución de su huella de carbono que sus iguales a nivel global.


Un salto a la progresión del Cloud

Hace diez años, el paso a la nube se reducía a una cuestión de almacenamiento y redes. Desde entonces, ha habido una explosión de innovación basada en la nube, pero muchas empresas europeas todavía equiparan el cloud simplemente a banda ancha adicional y ahorro de costes.

Entonces llegó 2020 y la pandemia. La COVID-19 lo alteró todo: desde lo que compramos a cómo trabajamos. A medida que las empresas viraban hacia operaciones a distancia y modelos de negocios en constante cambio, las últimas que se resistían admitieron que la migración a la nube se había convertido en algo imprescindible.

Ahora, Europa se encuentra en un punto de inflexión. La nube ofrece mucho más hoy en día y existe una brecha que va en aumento entre las empresas que se acercan a la nube con la visión de hace una década y las que exprimen todo su valor. Estas últimas son un subconjunto de empresas europeas (una de cada 10) que contemplan la nube como una progresión de capacidades y oportunidades que les pueden hacer competitivos a nivel global y responsables a nivel local. Estas Competidoras europeas en Progresión ven la nube como un facilitador crítico de capacidades digitales avanzadas para conseguir objetivos empresariales, cumpliendo o superando al mismo tiempo los objetivos de neutralidad climática de Europa.

Las llamamos Competidoras en Progresión porque no consideran la nube como un destino estático y único, sino como un modelo operativo, en contraste con las empresas que se centran en la simple migración.

Reimaginan el papel de los datos y la computación, aprovechando la nube para transformar la forma en la que interactúan con clientes, socios y empleados, fabrican y comercializan sus productos y servicios y construyen y operan sus sistemas de TI. Y llevan la delantera a sus iguales en muchos frentes.

La carrera global para invertir mejor y conseguir mejores resultados con la nube

A principios de 2020, las empresas europeas transfirieron cuatro de cada 10 cargas de trabajo a la nube, en comparación con las tres de cada 10 de sus homólogas norteamericanas, según concluyó nuestra investigación realizada a 2.500 ejecutivos globales.

4 de cada 10

cargas de trabajo migradas a la nube a principios de 2020 por empresas europeas.

3 de cada 10

cargas de trabajo migradas a la nube a principios de 2020 por empresas norteamericanas.

Pero a pesar de este liderazgo inicial, muchas empresas europeas se arriesgan a quedarse atrás a la hora de extraer todo el valor de la nube, ya que una amplia mayoría de estas empresas ven el cloud como meros centros públicos de datos compartidos que pueden reducir costes. Según nuestro análisis, Europa es la única región donde la reducción de costes de explotación se situó como la máxima prioridad de los líderes empresariales durante la pandemia. Por el contrario, los líderes norteamericanos priorizaron aumentar el valor para el cliente y los de China se centraron en una mayor velocidad de comercialización.

Si bien el 100 % de las empresas europeas adoptaron como mínimo una nube «básica» o software-as-a-service (SaaS), una gran mayoría de otros indicadores revelaron que las empresas europeas están por detrás de sus iguales globales en el progreso en la nube. Los indicadores incluyen la adopción de modelos de nube sofisticados, como platform-as-a-service (PaaS), y tecnologías como la IA, aspectos en los que Norteamérica es líder con un 65 % y un 45 %, respectivamente.

En consecuencia, las empresas europeas no están invirtiendo bien en la nube para alcanzar un rango mayor de objetivos empresariales. En Norteamérica y China, las empresas prevén aumentar más del doble su ratio de inversión en la nube entre 2020 y 2024. En Europa, por el contrario, los líderes empresariales afirman que gastarán un 25% menos que durante los cuatro años anteriores. Esta visión limitada puede frenar la inversión que justamente necesitan para avanzar en su viaje.

Al ritmo actual de inversión, las empresas europeas tardarían tres años de media en alcanzar a sus iguales estadounidenses en lo que se refiere a utilizar la nube para el crecimiento del negocio. Eso incluye todo, desde aprovechar la nube para objetivos de sostenibilidad hasta para mejorar la experiencia del cliente. Si las empresas europeas retroceden a los niveles de inversión prepandémicos o inferiores, se agrandará la brecha todavía más, necesitando más de cuatro años para alcanzarles.

¿Qué es lo que frena el progreso de Europa en la nube?

El mercado global de hoy en día, con cadenas de suministro interconectadas y una mano de obra cada vez más móvil, no puede ocultar los complicados retos que impiden a las empresas europeas adoptar la nube de maneras más significativas.

El mayor punto débil causante de este retraso, según los encuestados europeos, es la complejidad de los cambios empresariales y operativos (46%). Primero, están la fragmentación y la soberanía de datos, que son únicas en cada región. La Unión Europea comprende 27 países y 24 idiomas, muchos de los cuales tienen sus propias jurisdicciones y normativas locales sobre cómo deben las empresas recoger, almacenar y tratar los datos.

Después, está la confianza relativa a los datos. La falta de confianza en la recogida de datos preocupa a los clientes de todo el mundo, según nuestra encuesta realizada a 25.000 consumidores. Pero, históricamente, la sensibilidad pública sobre la privacidad ha sido un motor clave del cambio en los ambientes empresariales europeos, conduciendo a la creación de normas sobre datos de referencia mundial, como el RGPD . Dado que los principales proveedores de datos y de servicios de la nube son globales, existe un interés creciente entre gobiernos europeos en garantizar que los proveedores globales de servicios de la nube están protegiendo los datos personales.

Para respetar la soberanía de datos e inspirar confianza a las partes interesadas, las empresas europeas optan con demasiada frecuencia por los silos de datos, afectando a su interoperabilidad e impidiendo su crecimiento. De hecho, nueve de cada 10 recurren a la creación de silos de datos para datos sensibles. Estos silos pueden impedir el desarrollo de las cadenas de suministro de datos sólidas que hacen falta para alimentar la innovación y alcanzar el crecimiento. Está claro que las empresas europeas necesitan una nueva manera de hacer despegar su competitividad.

9 de cada 10

empresas europeas recurren a la creación de silos de datos para datos sensibles.

Las Empresas en Progresión muestran el camino a seguir

Cuando el cambio es la única constante en los negocios, las empresas europeas pueden obtener más valor de la nube utilizándola como una progresión de capacidades perfectas, no aisladas.

Históricamente, la nube se refería a la nube pública y centros de datos compartidos. Hoy, la mayoría de las empresas cuentan con alguna combinación de nubes públicas, privadas y Edge basadas en sus necesidades, con muy poca integración entre ellas. Como resultado, la innovación, los datos y las buenas prácticas obtenidos en una parte de la empresa no benefician a las otras, impidiendo la creación de valor.

Por otro lado, la progresión del Cloud incluye un espectro de capacidades y servicios, desde públicos hasta Edge, pasando por todas las opciones intermedias, conectados impecablemente a través de redes cloud-first y apoyados por prácticas empresariales avanzadas. La variedad de tecnologías que comprende la progresión del Cloud varía según la propiedad y la ubicación, desde cercana a la empresa a totalmente remota. Las redes cloud-first 5G y definidas por software unifican la progresión del Cloud, permitiendo el acceso a la nube desde prácticamente cualquier sitio sin crear silos entre nubes privadas, públicas, híbridas, Edge o multi-clouds.

Las Competidoras en Progresión realizan selecciones en toda la progresión del Cloud para crear una tecnología perfecta y la base de capacidades que mejor cubra sus necesidades, ahora y en el futuro.

Véase a IKEA, el gigante minorista de muebles. IKEA empezó a preparar el terreno para su transformación digital hace varios años, con la ayuda del equipo de Google Cloud. Entonces, se enfrentó cara a cara con el frenesí de compras online impulsado por la pandemia. Como Competidora en Progresión lista para aprovechar la nube, IKEA transformó al instante su infraestructura tecnológica, convirtió tiendas cerradas en centros de realización y permitió servicios sin contacto de ‘Click & Collect’, a la vez que aumentaba su capacidad para gestionar grandes volúmenes de tráfico web y pedidos online. Gracias al uso de Google Cloud, entre otras tecnologías claves sin servidor, logró en semanas y días lo que en condiciones normales le hubiera llevado meses o años. Continuando su avance, la empresa mantiene un compromiso permanente con la reinvención a través de la nube.

«Gracias a la nube y, solo por la nube, podemos beneficiarnos de análisis de datos reales y una revolución de IA. Ha sido un progreso muy importante a la hora de empezar a incrustar algoritmos en todo lo que hacemos»

— BARBARA MARTIN COPPOLA, Chief Digital Officer, Ikea Retail

Las Competidoras en Progresión se adaptan rápidamente a los cambios, mediante la obtención constante de feedback sobre sus productos y servicios. De hecho, el 81 % de las Competidoras en Progresión creen que están bien preparadas incluso para unas futuras normativas más estrictas sobre requisitos de residencia y soberanía de datos y que cumplirán con las mismas con mucha presteza, en comparación con el 42 % de sus homólogas de solo migración.

Y las Competidoras en Progresión se distinguen de sus iguales haciendo dos cosas bien. Primero, eligen el tipo de nube y los servicios basados en la nube adecuados. Y segundo, implantan prácticas avanzadas para aprovechar esas tecnologías.

Cuatro claves para el éxito de la nube en Europa

Entonces, ¿qué impulsará a las empresas europeas a avanzar más allá de la simple migración? El primer paso es comprender la naturaleza de la progresión del Cloud: la velocidad y el cambio son sus facetas fundamentales. Unas prácticas ágiles que puedan aprovechar las mejoras continuas y la expansión de las capacidades de la nube son cruciales.

1. Preparar un caso de negocio que capte el interés de los líderes y acelere la inversión en la nube.

2. Elgir soluciones basándose en el equilibrio, confianza y control.

3. No dejar que la tecnología languidezca. Aumentarla con potencial humano.

4. Acelerar la innovación para ofrecer experiencias excepcionales.

Ver todas

Nuestra investigación concluyó que las Competidoras en Progresión usan una combinación de diseño centrado en el usuario y tecnologías basadas en la nube para reimaginar la experiencia en toda la empresa, incluyendo sus productos y servicios, la experiencia del empleado y los modelos de distribución. La reimaginación de sus negocios obsesionada con la experiencia es precisamente un elemento diferenciador competitivo, solo posible gracias al avance en la progresión del Cloud.

Las Competidoras en Progresión están construyendo fábricas inteligentes, cadenas de suministro eficientes y resilientes, productos sostenibles y empresas prósperas mediante tecnologías basadas en la nube, como la IA, el aprendizaje automático, la nube privada, Edge, 5G y PaaS, entre otros. Y descubren nuevas maneras de moldear la transformación de sus sectores aprovechando las soluciones basadas en la nube para resolver problemas específicos del sector.

El progreso de Europa depende de los líderes que experimenten todas las oportunidades de la nube. Convertirse en una Competidora en Progresión significa estar siempre preparado para cualquier oportunidad.

Sobre los autores

Jean-Marc Ollagnier

CEO – EUROPA


Koen Schelfaut

Senior Managing Director – Responsable de Europa para Accenture Cloud First


Sybille Berjoan

Europe Principal Director, Accenture Research


Surya Mukherjee

Research Lead – Accenture Technology Europa

MÁS INFORMACIÓN

La progresión del Cloud
Ascenso de la nube

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter