El COVID-19 aumenta el impacto social de todos los negocios y destaca la naturaleza de las empresas, su personalidad y sus marcas.

A medida que avancemos en esta década, la gran mayoría de preguntas girarán en torno a la resiliencia humana y empresarial y su intersección con el propósito: ¿Por qué existe tu empresa? ¿Cómo contribuye al desarrollo social, económico y medioambiental? ¿Es tu cadena de suministro segura y ética? ¿Cómo está cambiando el "contrato" entre las empresas y la sociedad y en qué áreas está el COVID-19 acelerando ese cambio?

¿Cómo puede tu empresa utilizar la información obtenida de estas respuestas para superar la incertidumbre y fortalecerse?

Este es el día en el que debes ponerte a prueba. Ahora, los CEOs no solo necesitan aprovechar todo lo aprendido para hacer frente a un mundo atravesando una pandemia y sus consecuencias, sino también aprender nuevas habilidades a partir de lecciones nunca antes enseñadas. La forma en la que las empresas y los directivos respondan constituirá una parte fundamental de la historia que se está desarrollando ante nosotros.

El gran reajuste

Todas las empresas están sufriendo reajustes. Aunque algunos cambios pueden ser temporales, es probable que este reajuste altere lo que significa formar parte de una sociedad y de una comunidad. Algunas cosas nunca volverán a ser iguales, y la nueva normalidad será lo que antes era "no normal".

Los líderes deben centrar su atención en cuatro temas situados en la intersección del impacto social y la marca —y deberán hacerlo ahora, después y en la "no normalidad".

Propósito acelerado

El propósito ya estaba cobrando una mayor relevancia, pero ahora es todavía más importante que nunca. La pandemia está poniendo a prueba nuestra humanidad y nuestros valores. El COVID-19 nos ha proporcionado a todos un propósito común y, con ello, ha revalorizado el concepto de "propósito" de marca de una empresa.

La incertidumbre de Maslow

La autorrealización ha dado paso a las necesidades básicas, y los CEOs deben prestar especial atención a las necesidades de sus empleados y clientes en tiempo real y actuar en consecuencia.

Mi bienestar es nuestro bienestar

Cuando salgamos de la crisis, seguramente surgirán nuevos patrones de consumo y propósito muy distintos a los que hemos visto hasta ahora. Se esperará cada vez más que tomemos decisiones "correctas" sobre lo que compramos o hacemos, y cada vez más se nos criticará por no hacerlo.

Marca un nuevo rumbo

Una de las principales lecciones de la crisis, tanto para empleados como para consumidores, es que, cuando queremos, podemos cambiar las cosas realmente rápido. Un claro ejemplo de ello son las numerosas empresas que han reordenado recursos, capacidades y prioridades para innovar y contribuir.

Ver todas

Las crisis fomentan la innovación

Durante la pandemia, tanto los ciudadanos como los gobiernos están recurriendo al sector privado. Un informe reciente de Edelman confirma que los gobiernos, a la hora de combatir el virus, son considerados mucho más eficaces cuando se asocian con las empresas. De hecho, ese mismo estudio revela que el 62% de los empleados confían en su empleador para responder con eficacia y responsabilidad a la pandemia del coronavirus y, además, depositan una mayor confianza en la información proveniente del empleador que en ninguna otra fuente (como organismos gubernamentales, compañías sanitarias, medios de comunicación tradicionales o redes sociales). Esto presenta una nueva responsabilidad para muchos CEOs: servir como la "fuente principal de la verdad" para sus empleados y sus familias en un momento en el que hay muchas vidas en juego. Las generaciones anteriores habrían recurrido a las noticias o a la información proporcionada por sus gobiernos locales.

El 62%

de los consumidores esperan que las marcas plasmen sus valores y promesas en productos y servicios nuevos e innovadores.

El 47%

de los empleados confían en su empleador para responder con eficacia y responsabilidad a la pandemia del coronavirus.

En la actualidad, la realidad es distinta. Estas empresas y otras similares están buscando nuevas formas de innovar, recordándonos a todos que la necesidad es (todavía) el origen de la innovación. La innovación, punto de encuentro entre la creatividad y las necesidades insatisfechas, siempre sale a la luz en momentos como este. Es sabido que, a lo largo de la historia del diseño y ante la necesidad de abordar casos extremos, la creatividad permite con frecuencia encontrar soluciones para el mercado de gran consumo. Los directivos la aplican para predecir qué nuevos patrones de consumo llegarán para quedarse.

Algunas innovaciones serán opciones empresariales puntuales que reflejen la verdadera esencia de la empresa, mientras que otras serán opciones comerciales duraderas que difícilmente regresarán a la normalidad. El proveedor de servicios de Internet inalámbrico que eliminó los límites de datos en las tarifas domésticas ha cambiado radicalmente las normas del mercado.

Esto, combinado con una creciente aceptación de una cultura de teletrabajo, podría cambiar la forma y el lugar en el que trabajamos y la forma en que se cobra por ello.

Esta situación continuará afectando enormemente a largo plazo en la forma en la que las empresas se relacionen con una sociedad especialmente sensible, incluso todavía cuando el mundo se siga recuperando.

Marca nuevas reglas

Las marcas siempre han buscado ser relevantes para los usuarios, pero esto es algo que deben replantearse. La pregunta ahora es la siguiente: ¿cómo pueden las marcas hacer que las personas se sientan relevantes en una década de "no normalidad"? Esto es aplicable tanto a clientes como a empleados. Las marcas relevantes se basan en el propósito humano. Lo que se necesita es un verdadero cambio de perspectiva. El propósito de una marca solo será relevante si se enmarca dentro del propio propósito de las personas, y no a la inversa. Si no estás seguro de qué rumbo tomar, tus clientes y empleados te ayudarán a marcar el camino.

Abordar este momento de incertidumbre no es una tarea fácil, por lo que deberás mantenerte fiel a tus principios básicos durante los próximos días, semanas y meses. Las siguientes recomendaciones prepararán a los directivos y a sus organizaciones para alcanzar el éxito.

Ponte en marcha

Pon en práctica los valores de tu organización y utilízalos a modo de guía, cada día. La transformación digital ha finalizado. El salto hacia lo virtual se ha acelerado y el nuevo enfoque se basará en el propósito.

Prepárate para la maratón de tu marca

Es una carrera de velocidad, pero debes empezar a prepararte para la maratón de la "no normalidad" mientras superas la incertidumbre. La batalla será continua, y las guerras se ganan desde el puesto de mando. Planifica los próximos trimestres.

Busca indicadores relevantes

Identifica los indicadores de propósito relevantes. Averigua qué necesitas hacer y cómo medir el resultado. Los proyectos corporativos que no pueden medirse, no pueden alcanzarse.

Valora a tus empleados

La forma en la que tratas a tus empleados es muy visible y todos te están observando. Haz de ello tu principal prioridad, ya que afecta a tu marca más de lo que piensas.

Escucha y observa

Vigila atentamente el cambio de Maslow. Escucha con detenimiento y céntrate en la información humana. Conviértete en un experto en detección de señales humanas para entender lo que significan para tu organización y cómo reaccionar rápidamente. Esto dará origen a una gran era de innovación, si te implicas en ello.

Ver todas

Contáctanos

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter