INFORME

En resumen

En resumen

  • La inteligencia artificial (IA) alberga un inmenso potencial: para un fabricante con una facturación de 50.000 millones de euros, la IA podría suponer un incremento de más de 1.000 millones de euros en su EBITDA.
  • Para materializar este valor exponencial, es necesario trazar una estrategia clara de IA basada en un enfoque integrado.
  • Los directivos deberán priorizar sus inversiones en IA en función del valor relativo, la complejidad, el tiempo de comercialización y las posibles sinergias existentes en las distintas áreas de su empresa.
  • La creación de una "torre de control" de IA permitirá maximizar su valor debido a su continua optimización a medida que esta se implemente.


1.000 millones de euros sobre la mesa

A pesar del potencial financiero, las empresas de sectores que requieren altas inversiones de capital (como la automoción, equipos industriales o gas y petróleo) han conquistado todo el valor de la IA. Muchas empresas de estos sectores están experimentando con ella y obteniendo importantes beneficios. Sin embargo, casi tres de cada cuatro altos ejecutivos (el 71%) reconocen tener dificultades para impulsarla en su empresa.

Impulsar la IA, por lo tanto, se considera la clave del éxito. El 85% de los ejecutivos de las industrias intensivas en capital consideran que no cumplirán sus objetivos de crecimiento a menos que escalen la IA. Para lograrlo, es necesario adoptar un enfoque integrado de la IA que involucre estrechamente a todos los profesionales de la empresa. Hacerlo de forma inadecuada supondrá dejar 1.000 millones de euros sobre la mesa.

85%

de los ejecutivos de industrias intensivas en capital consideran que no cumplirán sus objetivos de crecimiento a menos que impulsen la IA.

71%

reconoce tener dificultades para impulsar la IA en su empresa.

Desmitificar el valor de la IA

Un gran número de empresas suele empezar probando la IA con la intención de resolver los problemas más complejos de sus organizaciones. Sin embargo, a menudo encuentran que la IA también aporta un gran valor a los departamentos auxiliares de forma eficaz.

Por lo tanto, es necesario aplicar un enfoque integrado de la IA que permita conseguir un equilibrio adecuado entre el impacto empresarial a largo plazo y el éxito a corto plazo. Un enfoque que, además, tenga en consideración que solo una parte del valor de la IA reside en la automatización, y que gran parte del valor radica en una mejora de la determinación, la interacción y la confianza.

Las empresas que alcanzan el éxito con la IA trabajan empleando estrategias deliberadas y holísticas en lugar de proyectos dispares. Además, centran su estrategia de IA en los recursos humanos, ya que saben que los empleados son esenciales para materializar todo el potencial de la IA.

En lugar de buscar valor en distintas esferas, los directivos se centrarán en crear un valor que se fundamente sobre una imagen completa e integrada.

Multiplicar el valor

Aunque el “tamaño de la recompensa” es un factor importante a la hora de priorizar las inversiones en IA de una empresa, el tiempo y la facilidad de obtención del valor son igualmente importantes. El valor potencial es solo uno de los aspectos que deben considerarse al priorizar los casos prácticos de IA dentro de una estrategia holística.

Para verificar el valor global de la IA se requiere un enfoque estructurado. Utilizando una visión integrada, los directivos pueden colaborar con sus equipos para identificar qué casos prácticos son los más atractivos y dónde pueden surgir sinergias implícitas. Usar estas sinergias a modo de guía permite a los directivos decidir cómo priorizar y aplicar los casos prácticos para aumentar su retorno de la inversión.

Esquematizar el valor integrado permite a las empresas priorizar los casos prácticos de IA.

La esquematización del valor de una empresa de automoción típica podría ser el siguiente.

Aplicar la IA a los costes de distribución

Los costes de transporte de una gran compañía de gas y petróleo estaban aumentando a un ritmo que ponía en peligro parte de sus operaciones. La organización estaba principalmente centrada en el coste del servicio de corta distancia, antes que en el coste del servicio en destino o de larga distancia. Además, la implementación de un sistema ERP dificultaba la comparación de costes y el análisis de tendencias. Para gestionar mejor la distribución de sus productos, los directivos de la empresa decidieron utilizar la IA con el fin de obtener datos más productivos.

Mantener una vista aérea

Diseñar una estrategia clara de IA en todos los departamentos equivale a crear una “torre de control” de IA. Este planteamiento permite establecer un sistema de gestión y medición del valor en el que participan tanto la empresa y los accionistas como los profesionales de IT y de análisis de datos. Este enfoque es necesario, pero nuestros datos indican que muchas empresas no lo están adoptando. Solo el 45% de las compañías han implementado un programa de IA sostenible, y solo una de cada diez han comenzado a explotar sistemáticamente el valor de la IA en distintos departamentos.

Una torre de control de IA permite maximizar el valor de muchas formas, desde la garantización de la participación de los accionistas adecuados hasta la gestión del gobierno de entrega.



Atentos a la recompensa

Para lograr el crecimiento deseado, la mayoría de las empresas utilizarán modelos cada vez más sofisticados que maximicen el valor obtenido de su estrategia de IA. De este modo, el análisis se convertirá en una parte esencial de su modelo operativo a medida que la IA se extienda a todos los niveles de la organización, facilitando así las decisiones empresariales.

Los directivos con visión de futuro tienen en mente las siguientes acciones:

1. Evaluar el valor y la complejidad de los casos prácticos

Los directivos gestionan la IA metódicamente, con una hoja de ruta estructurada que les permite ver todos los posibles casos prácticos en toda la cadena de valor.

2. Anticipar el impacto laboral de la IA

Los directivos otorgan a sus equipos capacidad de decisión sobre la IA y se aseguran de que los empleados comprenden plenamente la IA y la forma en que esta afecta a sus funciones.

3. Perfilar una estrategia de IA clara e integrada

Los directivos crean una oficina de valor de la IA destinada a detectar y evaluar oportunidades de emplear casos prácticos de IA para mejorar las ventas y el balance económico a nivel comercial y corporativo.

Ver todas

Joey Lanius

Managing Director – Accenture Strategy, Cadena de Suministro y Estrategia Operativa


Manas Satapathy​

Managing Director – Accenture Strategy, Energía


Cédric Vatier

Senior Managing Director – Accenture Strategy, Industria, Movilidad y Viajes

Contributors

Bensalem Albaroudi

Analyst – Accenture Strategy


Ranjana Combs

Senior Manager – Accenture Strategy, Industria, Movilidad y Viajes


Hélène Lassaux

Manager – Accenture Strategy


Lisa Nait

Consultora – Accenture Strategy

MÁS INFORMACIÓN

Una guía práctica para escalar hacia el éxito la IA
Máximo valor. Máximo beneficio.
Lograr el equilibrio con un liderazgo analítico-creativo

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter