Una llamada al cambio

El sector energético está trabajando desde hace años para abordar la transición energética y continuar impulsando la sostenibilidad y la eficiencia en sus modelos de negocio. Repsol, que cuenta con más de 24 millones de clientes en cerca de 100 países, aspira a liderar este nuevo rumbo. Para ello, la transformación digital se convirtió en la piedra angular de este reto.

Apostar por la sostenibilidad ha dejado de ser una opción. No es una moda, ni un reclamo de marketing. Los datos demuestran que es una necesidad. Una realidad que ha llevado a los grandes actores del sector energético, como Repsol, a impulsar y acelerar todo este proceso de transición y a la vez de transformación para que se produzca de forma justa, eficiente e inteligente.

En este camino, la digitalización tiene mucho que decir. Por este motivo, Repsol puso en marcha en 2017 un programa de transformación digital que les permitiera evolucionar hacia un negocio multienergético, orientado al cliente y que apueste por la innovación, la gestión estratégica del talento y las nuevas formas de trabajo como palancas para liderar la transición energética. Esta iniciativa situaba los datos como eje de esa transformación y para lograr que su manejo, control y desarrollo fuera el adecuado, la compañía se planteó la necesidad de poner en marcha una plataforma propia.

VER EL INFORME

Cuando tecnología e ingenio humano trabajan juntos

Para acelerar la digitalización en la que estaba inmersa la compañía desde hace unos años, Repsol decide desarrollar una solución a medida de la organización. Se trata de ARiA, una plataforma propia de datos y analítica en la nube.

¿Hasta qué punto es importante el control del big data para una empresa? Ayudan a obtener mayor rentabilidad; aceleran la digitalización; mejoran las relaciones con los clientes; revolucionan las formas de trabajo… En definitiva, no hay avance posible sin esos datos.

Por eso, con el objetivo de seguir avanzando en su programa de transformación digital, Repsol decide poner en marcha una solución a medida de sus necesidades. Así nace ARiA (Advanced Repsol Intelligence & Analytics), el cerebro digital de la compañía, una plataforma analítica que facilita el acceso a los datos, la extracción de conocimiento y, en consecuencia, el desarrollo de modelos para, entre otras cosas, resolver casos de uso e implementar propuestas de Inteligencia Artificial. En el despliegue de esta plataforma, la compañía colaboró con Accenture, que, por su extenso conocimiento de la industria de España, se encargó de diseñar, desarrollar y poner en marcha el plan comercial de ARiA.

Y para todo ello resulta fundamental desarrollar esta plataforma en una arquitectura cloud, de tal modo que se pueda escalar el uso de datos y la analítica a la mayoría de los procesos -corporativos, industriales, comerciales…- de Repsol. Así, los componentes de servicios se integran en la nube para extraer, procesar y explotar la información con diferentes técnicas analíticas de machine learning. Además, el proceso sigue una metodología ágil y eficiente que permite romper los silos de información, así como extraer el máximo valor del dato democratizándolo para toda la compañía.

En última instancia, ARiA contribuye a alcanzar el reto de la descarbonización, esencial dentro de los objetivos de sostenibilidad de Repsol. Lo logra mediante herramientas de medición, simulación etc. que allanan el camino a la empresa y sus usuarios hacia las emisiones cero.

Cambios que dejan huella

Desde que Repsol implementó ARiA, considerado el cerebro digital de la compañía, ha obtenido mejoras y ventajas competitivas muy valiosas.

Avanzar en el programa digital

La implementación de ARiA ha permitido dar pasos de gigante en el proceso de digitalización que ocupaba a Repsol desde 2017. Gracias a esta plataforma, la empresa ha podido cumplir con los objetivos.

Máxima eficiencia

El uso de la plataforma, mediante la utilización de componentes de ingesta de datos, consigue unas eficiencias de hasta un 30% en la construcción de los casos digitales.

Hacia la descarbonización

Repsol tiene como reto convertirse en una compañía cero emisiones netas en 2050. Desde que se puso en marcha la plataforma cloud de datos y analítica este objetivo está cada vez más cerca: solo en un año, dejó de emitir 28.000 toneladas de CO2.

Mantenimiento optimizado

Al gestionar de forma integrada el mantenimiento de la plataforma de datos en las diversas unidades de negocio se consiguen unos ahorros de hasta el 5%.

Nuevas oportunidades

La escalabilidad de ARiA va a ser clave para que pueda ser comercializada. La plataforma, que nació como un desarrollo para uso propio, servirá ahora para ayudar a otras empresas a desplegar y acelerar el uso del big data y la inteligencia artificial en sus negocios. Una nueva vía de negocio para la que Repsol vuelve a confiar en la experiencia de Accenture.

Ver todas
Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter