Una llamada al cambio

En los últimos 30 años, los cambios en los modelos de trabajo, en la forma en que consumimos o nos divertimos, pero también en la manera en que las empresas se relacionan con sus grupos de interés han sido incontables.

La sostenibilidad se ha ido convirtiendo en la fuerza de cambio más potente de nuestra generación, mientras los profesionales, igual que sucede en otros ámbitos de sus vidas, reclaman a sus empleadores experiencias cada vez más humanas y centradas en satisfacer sus necesidades. La pandemia, a su vez, aceleró muchas de las tendencias que ya se vislumbraban: extendiendo los entornos híbridos pero a la vez enfatizando la importancia de que las empresas cuiden del bienestar tanto físico como mental de sus trabajadores. Unos cambios que, en definitiva, llevaban a pensar que las oficinas, tal y como las conocíamos, dejaban de tener sentido.

Así, tras más de tres décadas en nuestras oficinas de Torre Picasso, decidimos que había llegado el momento, una vez más, de liderar el cambio trasladando nuestra sede en Madrid. Un proyecto que, desde el primer momento, estuvo cimentado en el poder del dato para generar las mejores experiencias, buscar la eficiencia y alcanzar los mejores resultados.

Cuando tecnología e ingenio humano trabajan juntos

Nuestras nuevas oficinas de Castellana 85 cobraron vida gracias a la colaboración de un equipo multidisciplinar, que apostó por apoyarse en el poder del dato y de la inteligencia artificial para tomar decisiones informadas y satisfacer mejor así las demandas de profesionales, clientes y otros grupos de interés.

La incorporación de sensores digitales en nuestras anteriores oficinas nos permitió medir su ocupación real así como el uso que se estaba haciendo de los diferentes espacios. A su vez, la elaboración de una encuesta nos facilitó trazar el journey de nuestros profesionales.

Tras el proceso de análisis y de desarrollo de un nuevo proyecto de oficina, el resultado es el traslado de nuestra sede en Madrid a Castellana 85. Un espacio experiencial, versátil y empático, de más de 9.000 metros cuadrados, desarrollado gracias a la perfecta fusión de tecnología e ingenio humano.

El propio edificio aplica las últimas tecnologías y el uso de sensores recogiendo datos (siempre de forma ética y responsable respetando la privacidad de las personas), empleando sistemas en la nube y edge computing para procesarlos o automatizar acciones a través de la inteligencia artificial.

A través de la carrila, un elemento arquitectónico que conecta los distintos espacios, podemos habilitar una experiencia personalizada para las personas que trabajan o visitan el edificio.

El poder del dato y de la inteligencia artificial nos ha permitido habilitar una experiencia personalizada para las personas que trabajan o visitan el edificio.

Usos predictivos

Los sensores de actividad generan información que permite establecer modelos predictivos, para regular con antelación la climatización, la limpieza o controlar aforos.

Monitorización de datos

La recogida y el registro de datos sobre aspectos relacionados con la sostenibilidad (consumo de energía, reciclado, etc.) se vuelve más preciso y eficiente.

Mejora de la salud de las personas

El edificio controla la calidad del aire, las partículas y regula la climatización para cuidar de las personas según la ocupación del edificio.

Ver todas

Cambios que dejan huella

La utilización de las últimas tecnologías en Castellana 85, apoyándonos en el poder del dato, nos ha permitido conocer cómo se comportan las personas con el edificio y el edificio con las personas. De esta manera hemos podido tomar decisiones automatizadas y predictivas que mejoran la experiencia de uso y la eficiencia, consiguiendo así ahorros y mejoras en sostenibilidad.

Las experiencias que ofrece Castellana 85 seguirán evolucionando según las necesidades de nuestros clientes, profesionales y otros grupos de interés, soportados por la generación de datos en tiempo real.

Así humanizamos la experiencia, mejoramos la productividad e ¡impulsamos los resultados!

185

sensores de capacidad, ocupación, calidad del aire y reciclado instalados.

+1M

de datos recogidos diariamente, 700 por minuto.

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter