Skip to main content Skip to Footer

PULSO ESTRATÉGICO 2014


Digitalización En Mercados Tradicionales De Consumo

¿Hasta Cuando?

Overview

Los que tenemos un Smartphone en nuestras manos, sabemos que estos dispositivos han venido a modificar nuestra vida en muchos aspectos, desde la forma de trabajar y comunicarnos, hasta la manera en la que nos entretenemos, nos relacionamos o investigamos.

Esta tecnología disruptiva, que llegó para quedarse, ha creado y destruido categorías de productos y servicios centenarios en tiempo récord.

Aún cuando México tiene una baja penetración de Smartphones entre su población (33% en 2013), se estima que para 2015, dos de tres móviles serán de este tipo debido a que día a día, crece la densidad de internet y se reducen los costos de los equipos y servicios celulares.

La sociedad en su conjunto tiene grandes retos para aprender a utilizer responsablemente este ecosistema de equipos, aplicaciones y usuarios interconectados sin embargo, los beneficios son evidentes y podrán capitalizarlos aquellas empresas que tengan la habilidad de transformar el mundo físico en digital...también en los mercados tradicionales.

Los canales modernos de distribución se distinguen de los tradicionales por haber desarrollado procesos, sistemas y metodologías, muchos de ellos soportados en tecnologías “digitales”, que les han permitido crecer en cuanto a rentabilidad, metros cuadrados de piso de ventas y experiencia de compra.

Compartiendo la información transaccional de sus tiendas, estos grandes detallistas del canal moderno, han desarrollado sistemas de colaboración con sus proveedores, para alinear los esfuerzos de comercialización y distribución en pro de una cadena de suministro eficiente.

Apoyados en la digitalización se han hecho presentes desde hace tiempo en el comercio electrónico, publicidad por internet y redes sociales, así como en el mundo de las promociones a través de programas de lealtad dirigidos a sus consumidores, por lo que aventajan por mucho al canal tradicional y esto se observa en los niveles de productividad.

El nuevo reto para el canal modern se centra en aprovechar el ecosistema de consumidores tecnificados, para gestionar actividades de mercadeo inteligentes y optimización de procesos comerciales en el punto de venta, basadas en el conocimiento de un cliente que genera y comparte información de sus hábitos de compra a través de su Smartphone.

A pesar de las ventajas competitivas actuales y futuras de estas grandes cadenas detallistas, el canal tradicional sigue siendo el canal más rentable y más grande para la mayoría de los fabricantes de productos de consumo, pues con sus más de 700,000 tiendas, atiende diariamente a la gran mayoría de los mexicanos, con su oferta de cercanía y calidez en el servicio.

Productores, mayoristas, tenderos, gobiernos y consumidores coinciden en que la supervivencia y modernización del canal tradicional es una ventana de oportunidad para la transformación del país.

La digitalización de la tienda es sin duda uno de los pasos que se deben seguir para elevar la competitividad de este sector y aunque se antoja ambicioso el reto de tecnificar de forma masiva este canal, se observa que el ecosistema muy pronto estará listo para apoyar esta transformación, pues a diferencia del pasado en donde las empresas que adoptaban la tecnología empujaban los cambios de hábito en la sociedad, ahora es la sociedad, que tecnificada, detonará el cambio en las empresas.

Ya existen varias iniciativas que intentan atender parcialmente esta oportunidad con ofertas de tecnificación para venta de recargas y cobro de servicios, gestión del punto de venta a través de sistemas controlados por lectores de código de barras, terminals para cobro con tarjeta bancaria y están empezando a generar tráfico incremental en tiendas de adopción temprana.

Estos esfuerzos de tecnificación están orientados principalmente a generar tráfico para provocar ingresos adicionales al tendero y a la empresa que ofrece el servicio, pero aún no están provocando eficiencias en la cadena de suministro o abriendo canales de comunicación entre las tiendas y los fabricantes; temas que se tienen que resolver a través de la digitalización para hacer sostenible el canal en el largo plazo.

La implementación masiva de una terminal punto de venta con visión de 360º, que resuelva de forma integral la digitalización del canal, seguramente será la respuesta a la falta de competitividad de los micro-detallistas. La ejecución de un proyecto de esta magnitud, requiere el esfuerzo coordinado entre productores, gobiernos y tenderos; sin embargo, es un esfuerzo que valdrá la pena pues los beneficios Tras la digitalización, los fabricantes de productos podrán ser más asertivos en las estrategias de comercialización y abasto al canal, los tenderos mantendrán sus lugares de autoempleo y el gobierno estará poniendo un pie en el camino de la bancarización y formalización de estos negocios. La pregunta sigue en el aire ¿para cuando?

Nota: ConMéxico, Storecheck y elGobierno Federal a través del inadem,están ejecutando un Proyecto piloto de digitalización del canal tradicional en el estado de Querétaro. son de alto valor para todas las partes.

LEER MÁS [PDF, 25.04MB]

ANTONIO SOLA

Por Antonio Sola
Presidente del Consejo
Storecheck.