Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS INVESTIGACIONES


Eficiencia logística: Una combinación inteligente entre el ferrocarril y el autotransporte/ consultoría: Operaciones 

Accenture/ Consulting/ Operations

Presentación

México está situado en una posición geográfica ventajosa frente a otros países, debido a su cercanía con el mercado más importante del mundo y con el que realizamos intercambios comerciales de suma relevancia. Sin embargo, en comparación con los países que integran la OCDE, México tiene un alto costo logístico respecto al producto (20% del costo del producto), mientras que los demás países tienen una relación de costo – logístico/ producto menor (alrededor del 10).

Principales conclusiones
Por ejemplo, el transporte de carga terrestre es la modalidad más usada en México, tanto para el transporte doméstico como para el intercambio de mercancía con Estados Unidos. Mover mercancía a través de carreteras tiene algunas ventajas, como son: mayor alcance de las carreteras; mayor pulverización del mercado, es decir, hay un gran número de empresas de autotransporte; mayor capacidad de carga y movimiento; requiere menor planeación; entre otras.

Sin embargo, este medio de transporte es muy caro (en comparación a las alternativas que México podría explorar y fortalecer).

Por otro lado, el ferrocarril se convierte en una opción viable con una amplia gama de ventajas sobre los camiones, por ejemplo: tiene un consumo de combustible más eficiente; es más amigable con el medio ambiente; entre otras.

Comparando los dos modos de transporte terrestre, México idealmente debería apuntalar a un modelo que nos permitiera tener las ventajas del autotransporte junto con las del ferrocarril a un costo menor y mitigar las desventajas de ambos modos.

Recomendaciones

La solución es el transporte intermodal. Este modelo permite mantener costos bajos, alta eficiencia y niveles aceptables de seguridad en los tramos de ferrocarril para recorridos largos, y el alcance del autotransporte en los recorridos cortos. En conclusión; la competitividad de México debe crecer, apoyándose fuertemente en el pilar de la infraestructura.