Skip to main content Skip to Footer

ÍNDICE DE PERCEPCIÓN DE ESPAÑA EN LOS MERCADOS FINANCIEROS


Análisis de Juan Pedro Moreno

Presidente de Accenture en España
Análisis del Segundo trimestre de 2016


Una cuestión de estabilidad

Estabilidad, España y pacto son, quizá, las tres palabras más pronunciadas en nuestro país en los últimos meses por parte de políticos, empresarios y periodistas. Y también serían los tres principales deseos que la sociedad en general espera para superar un largo tiempo de incertidumbre. De ahí la existencia de un consenso público sobre la importancia y el impacto que un gobierno estable puede y debe tener sobre las variables que determinan la estabilidad económica y la buena imagen y percepción de España en los mercados.

La publicación de nuestro indicador IMAFIN, sobre la percepción de España en los mercados financieros internacionales, correspondiente al segundo trimestre de 2016, si bien muestra una muy ligera mejoría (el indicador alcanza los 81 puntos frente a los 79 del trimestre anterior) –aunque confirma la ralentización en este proceso de mejora iniciado en 2013–, pone al descubierto algunos elementos y paradojas en torno a esa deseada estabilidad política como garante de la estabilidad económica.

En este sentido, y con la intención de propiciar un análisis sereno para nuestros lectores y seguidores de IMAFIN, esbozo tres reflexiones:

  • Durante el segundo trimestre del año 2016, a pesar de las potenciales incertidumbres creadas por la ausencia de gobierno y la convocatoria de nuevas elecciones el 26 de junio, las variables tanto de gestión pública como de gestión privada que componen el índice permanecieron estables o mostraron ligeras mejorías. En especial, tanto la solvencia de la deuda pública o la prima de riesgo permanecieron estables. Resulta paradójico, cuando menos, el escaso impacto en la percepción que los mercados financieros se forman sobre España de la incertidumbre política creada por la situación electoral, mientras que dicho argumento no para de esgrimirse como razón para la rápida configuración de un gobierno. Todo ello, sin menospreciar en este análisis la importancia y criticidad para España de este hecho, que se resiste durante cerca ya de un año.

  • Sin embargo, la situación –probablemente inesperada en los mercados– derivada del resultado del llamado referéndum del Brexit en el Reino Unido el pasado 23 de junio ha generado un impacto negativo sobre IMAFIN que lo lleva a terminar en los 76 puntos en el mes de junio, es decir, en niveles de Enero de 2014. Esta brusca caída, motivada por el gran incremento sufrido por la volatilidad del IBEX frente al EURO STOXX mientras que el resto de las variables permanecen estables, confirma la gran importancia de la pertenencia a Europa y la gran sensibilidad de nuestra imagen y percepción a la marcha de Europa en su conjunto, tal como señalamos en la presentación de nuestro índice.

  • En nuestro análisis, un foco más preciso sobre la evolución de la volatilidad del IBEX 35 comparada con el EURO STOXX pone de relieve también el impacto diferencial que el Brexit ha tenido sobre la percepción de dos países –España e Italia– como muestra con claridad el gráfico. La exposición de muchas de nuestras mayores y mejores multinacionales del sector financiero, de la construcción o eléctrico, unida a las necesidades de financiación pública y privada de nuestra economía en el mercado por excelencia, la City de Londres, y las incertidumbres que genera el Brexit sobre ella pueden ser algunas de las razones.

He ahí la paradoja que presentan los datos de IMAFIN en el segundo trimestre de 2016; ante la creciente preocupación por la importancia e impacto que la falta de gobierno causa sobre la estabilidad e imagen de nuestro país en los mercados, un acontecimiento exógeno como el Brexit genera un impacto en la imagen de nuestro país de un mayor calado que el propio de las variables endógenas. Una confirmación más de que la apertura de la economía española, la integración europea y la presencia internacional de las empresas españolas generan una mayor sensibilidad de nuestra imagen que los potenciales impactos de los acontecimientos internacionales y, en especial, europeos tienen entre ellas.

No hay que despreciar, ni mucho menos, el impacto que las segundas elecciones celebradas el pasado 26 de junio y la frustrada investidura posterior puedan llegar a tener en el tercer trimestre. Unas variables que verificaremos en la publicación de IMAFIN este próximo invierno.