Skip to main content Skip to Footer

Digital IT Workforce: Reinventando el futuro del área de TI for Digital IT Workforce It is now or never

Francisco Puertas, managing director de Accenture Strategy-Talent & Organization. Publicado el 1 de octubre en ORH.

Digital IT Workforce: Reinventando el futuro del área de TI

Las empresas de hoy necesitan irremediablemente de la tecnología para impulsar sus transformaciones digitales. Ya se trate de gestionar las crecientes necesidades de movilidad de sus clientes y/o empleados, de mejorar la cantidad y calidad de los datos y preservarlos con la máxima seguridad, o de eliminar barreras entre los empleados tradicionales y los que tienen conocimientos de tecnología, las empresas se enfrentan al reto de reinventar sus ecosistemas, de redefinir sus nuevas reglas digitales para acondicionar el nuevo terreno de juego a sus profesionales.

El nuevo contexto digital necesita combinar tecnología y talento para conseguir un efecto multiplicador y dar un impulso real a sus iniciativas digitales. Y sin duda los responsables de las áreas de TI deberían estar preparados para liderar este proceso. Y para ello es preciso que empiecen adaptando la cultura de su organización de TI a la nueva realidad digital, que reinventen sus modelos organizativos y la forma en cómo se organiza el trabajo, que impulsen una nueva manera de atraer, contratar y desarrollar a nuevos profesionales: personas adecuadas con los conocimientos adecuados. Probablemente muchos de ellos nativos digitales con una manera diferente de trabajar y de entender el concepto de colaboración y transversalidad. ¿Significará eso el fin de las organizaciones de TI tal como las conocemos?

El trabajo de las organizaciones de TI está cambiando.

La fórmula parte de la búsqueda del equilibrio entre cuatro ámbitos: negocio, personas, digital y tecnología. El nuevo modelo digital basado en cloud está cambiando la forma de trabajar de las organizaciones de TI. En lugar de administrar programas y desarrollar nuevas aplicaciones, hemos pasado a integrar servicios de TI híbridos para convertirlos en servicios que sean relevantes para el negocio (incluyendo sistemas preexistentes y cloud). Las tradicionales tareas de diseño, desarrollo y ejecución de programas han dejado paso a la combinación e integración de servicios. Los responsables de las organizaciones de TI tienen que ayudar liderar la transformación digital, no sólo como guardianes de la integridad, seguridad y coherencia de los datos, sino como integradores de procesos de negocios en el contexto digital.

Inventar la nueva organización de TI

Este cambio de paradigma demanda una nueva forma de estructurarse y de organizar el trabajo en el área de TI. Se necesitan organizaciones más planas, más ágiles, más colaborativas y capaces de sacar el máximo a los conocimientos y capacidades de toda su red para fomentar así la innovación, y por supuesto estar en permanente contacto con los negocios para decidir qué tipo de tecnología se necesita, cómo se puede adaptar a la realidad del negocio y a qué velocidad.

Nueva forma de Gestionar el Talento

Igual que el futuro de las organizaciones va a depender de cómo son capaces de convivir y fusionar la realidad de compra hoy de sus clientes actuales con todas las palancas que la revolución digital pone al servicio de las organizaciones (analytics, real time, colaboración, multicanalidad y movilidad), el área de TI va a necesitar fusionar el talento actual existente en las organizaciones de TI con la oleada de nuevo talento nativo digital que se nos avecina. En esa mezcla de talento aparecerán sin duda nuevas oportunidades y nuevas necesidades como la gestión analítica del dato, de la información, o la necesidad de contar expertos en estrategias de diseño de servicios o Scrum Masters, que puedan actuar como catalizadores para convertir los tradicionales modelos "analógicos" en modelos digitales, que demandarán perfiles diferentes. Y esa necesaria mezcla va acelerar el cambio en la forma de trabajar de los profesionales del área de TI. Se necesita una nueva forma de gestionar el talento, buscar nuevos caladeros donde atraer talento, definir una nueva proposición de valor para el profesional de TI, trabajar en nuevas formas de desarrollo profesional sobre todo aquellas basadas en el aprendizaje informal, nuevos incentivos, etc.

Pero primero hay que ser consciente del tipo de conocimientos que hacen falta en las organizaciones de TI y realizar una planificación estratégica de la plantilla actual. Hay que ir más allá de la socorrida estrategia "tapa parches" cortoplazista, y meditar sobre la evolución estratégica del perfil y de los nuevos profesionales de TI, para así adecuar las nuevas contrataciones y establecer una proporción clara y bien justificada entre soporte interno y externo, entre trabajadores on-shore y off-shore y dotar al departamento de los niveles necesarios de proactividad, flexibilidad y versatilidad que necesitan las nuevas organizaciones de TI.

Además tenemos que tener cuenta otro factor importante como es la rápida evolución de la robótica, especialmente en el área de TI. Se va a necesitar trabajar con máquinas inteligentes en una forma de colaboración que exigirá una formación muy especializada. Esta colaboración ya es realidad en sectores como el de la energía, donde los empleados tienen que convivir con sensores remotos, máquinas autónomas de perforación o camiones controlados a distancia. Todo ello demuestra que el avance de la robótica y su impacto en el área de TI es el presente y está empezando tomar dimensión en las organizaciones. Y esto no es más que el principio.

Ahora o nunca.

Vivimos una realidad empresarial que necesita estar "conectada" 24 horas y a velocidad de vértigo, y que precisa de mayor agilidad en la colaboración, en la interacción interna (áreas corporativas, área de negocio, empleados) e interacción externa (clientes y stakeholders) de manera ininterrumpida.

La tecnología nunca ha jugado un papel tan crítico en las estrategias de negocio de las organizaciones como lo está haciendo hoy. Y el área de TI tiene que saber aprovechar este momento único para hacer una adecuada interpretación de lo que significa esta nueva partitura digital para sus negocios, de tal manera que le permita impregnar a su organización de las nuevas capacidades digitales y ayudar a liderar sin complejos la revolución digital.