INFORME

En resumen

En resumen

  • La diferencia existente entre quienes prosperan en medio de la disrupción y quienes no lo consiguen se resume en tres palabras: propósito, agilidad y cultura.
  • El propósito de una organización puede ser un estímulo capaz de infundir motivación en los empleados, mejorar la capacidad de decisión y fortalecer el modelo de negocio.
  • Las estructuras flexibles y las organizaciones inteligentes proporcionan a las empresas la base que necesitan para innovar, tanto en su actividad principal como en muchos otros ámbitos.
  • Las mentes analítico-creativas consolidan el propósito de la empresa y ayudan a la compañía a crecer en medio de la disrupción. En este informe se explica cómo.


La disrupción es la nueva realidad

El informe de Accenture indica que casi tres cuartas partes de las empresas se encuentran casi o totalmente en un estado de disrupción.1 Y ningún sector es inmune a ella, desde fabricantes (como empresas de bienes de consumo) hasta bancos y servicios financieros. La diferencia existente entre quienes prosperan en medio de la disrupción y quienes no lo consiguen se resume en tres palabras: propósito, agilidad y cultura.

Las empresas que prosperan son aquellas que van más allá e impulsan la transformación invirtiendo con propósito, adoptando principios operativos ágiles y empoderando a sus empleados de todos los niveles de su organización. Y estas medidas están dando sus frutos: el crecimiento del EBIDTA a largo plazo en las organizaciones verdaderamente ágiles es del 16%, comparado con el 6% en las organizaciones no ágiles.2

A través de una mentalidad de base cero, casi el 50% de las empresas del Global 2000 han adoptado estrategias que muestran el potencial de aumentar significativamente la velocidad de ejecución y crear capacidad de inversión.

Transforma la gestión de tus costes

Las empresas han estado luchando contra la disrupción siguiendo una estrategia de captación de ahorros que luego se reinvierten en crecimiento. Muchos equipos de gestión han aplicado una mentalidad de base cero para mejorar su cuenta de resultados en hasta 1.000 (o incluso más) puntos básicos y, de este modo, crear una fuente esencial de capacidad de inversión y agilidad operativa.3

Sin embargo, eso es solo la mitad de la batalla. Aunque estos fondos pueden mejorar el balance económico, ¿se está destinando el dinero a los lugares adecuados para impulsar el crecimiento? Los directivos deben analizar por qué, cómo, dónde y bajo la responsabilidad de quién se ejecutan las labores necesarias para cumplir los objetivos estratégicos, ya que, de lo contrario, se arriesgan a ver reducidas su competitividad y sus ganancias.



Invierte con propósito

Cada vez más, los consumidores y los empleados buscan marcas que defiendan valores que van más allá de sus propias áreas de negocio.Es por ello que las empresas que invierten con propósito no solo están atrayendo clientes y talento, sino también forjando relaciones de conexión y confianza a largo plazo que derivarán en un aumento de la rentabilidad y la competitividad.

Crea una base ágil para impulsar el crecimiento

Las estructuras ágiles basadas en un propósito inspiran a los empleados y permiten que los equipos trabajen de forma más eficaz, colaboren más intensamente y se comprometan más para contribuir a la mejora de los resultados empresariales. De esta forma se consiguen la velocidad y la flexibilidad necesarias para percibir y abordar la volátil economía del sector, las cambiantes expectativas de los clientes y los modelos de negocio emergentes.

Romper los silos internos es esencial como punto de partida. Crear equipos interdisciplinares que trabajen en estructuras flexibles y se centren en objetivos específicos permite detectar y resolver problemas de formas que resultarían imposibles en estructuras tradicionales más restrictivas. Estas medidas pueden fomentar la innovación, ayudando a establecer metas a corto plazo y a colaborar para conseguir mejores resultados.

Apuesta por las mentes creativas

Un modelo operativo solo puede ser eficaz si también lo son las personas que lo ponen en práctica. Sin embargo, los puestos directivos actuales están en muchos casos ocupados por líderes que ponen sobre la mesa aptitudes del hemisferio izquierdo (científicas) basadas en el análisis de datos y en el razonamiento crítico. De hecho, un 89% de los directivos tienen estudios universitarios relacionados con este ámbito.4 Esto les hace estar menos predispuestos a mostrar empatía, adoptar cambios o tener una visión clara, atributos que proporcionan la valentía, la capacidad y la resiliencia necesarias para lograr un posicionamiento diferenciado en el mercado.

Desbloquear el nivel medio de la pirámide (por lo general, dos o tres niveles por debajo de la alta dirección) es clave. Este nivel suele tener algo que no es fácil de encontrar: un modo de pensar analítico-creativo que facilita la innovación y fomenta la creatividad necesaria para resolver los problemas empresariales más complejos, explorar nuevas opciones y materializar resultados.

Pese a que solo el 8% de las empresas de todo el mundo utilizan actualmente un enfoque analítico-creativo, el 82% aseguran que planean emplearlo en los próximos tres años.

Sé el mejor

Para superar la disrupción, el objetivo no debe ser únicamente sobrevivir, sino convertirse en el más fuerte. La aplicación de estrategias de base cero a la transformación de costes permite a las empresas avanzar por el camino correcto, pero se requiere un propósito claro, las inversiones adecuadas, un modelo operativo ágil y una fuerza de trabajo capacitada para prosperar y no solo sobrevivir.

1. Prepárate para despegar

Prioriza el abandono de estructuras y sistemas arraigados que limitan la capacidad de crecimiento e impiden innovar rápidamente.

2. Invierte con propósito

Proporciona un mecanismo que te permita convertirte en disruptor con la ayuda de un propósito inspirador, una mayor capacidad de innovación y asociaciones de ecosistemas.

3. Promueve una mentalidad de crecimiento

Reestablece las normas culturales en toda la organización para adoptar un pensamiento creativo y una innovación continua.

4. Premia la innovación

Implementa nuevos sistemas de incentivos o adapta los ya existentes para conseguir comportamientos y resultados acordes a los nuevos modelos de negocio.

Ver todas

Christopher Roark​

Senior Managing Director – Accenture Strategy


Benigno Herreria

Managing Director – Accenture Strategy


Nnenna Ilomechina

Managing Director – Accenture Strategy

MÁS INFORMACIÓN

Lograr el equilibrio con un liderazgo analítico-creativo
Velocidad para prosperar
Del individualismo a la colectividad: el auge de la marca con propósito

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter