Ahora que el vídeo puede verse en cualquier momento y lugar y desde cualquier dispositivo, los usuarios consumen este tipo de contenidos y los comparten en las redes sociales más que nunca. Los nuevos operadores del mercado de la distribución de vídeo están fomentando este cambio en gran medida, y la tendencia continuará al alza sin duda alguna.

Para seguir siendo competitivos, los proveedores de servicios de vídeo necesitan no solo ofrecer nuevas e innovadoras funciones, sino también optimizar su estructura de costes. ¿Pueden hacerlo en un entorno tan exigente como el actual? ¿Pueden compatibilizar la abundancia de contenidos con un precio reducido?

Creemos que sí.

Mirando al futuro

Mientras los ejecutivos del cable reflexionan sobre el futuro del vídeo, podría ser útil preguntarse lo siguiente: "si tuviese que empezar desde cero, ¿crearía una empresa de vídeo lineal o de vídeo bajo demanda (VBD)?". La mayoría de los ejecutivos con los que hemos hablado elegirían el VBD sin dudarlo.

Imaginemos un hipotético nirvana del VBD en el que:

  • Los programadores publican con antelación nuevos contenidos netos para la oferta lineal del día.
  • Los programadores publican una lista de reproducción que representa una programación actualizada de visionado en vivo, junto con elementos de vídeo y sus correspondientes metadatos. Esta lista es la experiencia de visionado predeterminada y se reproduce automáticamente cuando un suscriptor accede a un canal. Los derechos se han garantizado para mantener el recurso VBD en la biblioteca activa durante un largo periodo de tiempo (por ejemplo, un año), lo cual elimina la necesidad de disponer de un nDVR.
  • Los honorarios de los programadores, la posibilidad de avanzar rápidamente por el vídeo y el número de anuncios disponibles pueden negociarse para garantizar que el programador esté satisfecho.

Este sistema recrea la experiencia lineal, pero aporta una serie de ventajas: listas de reproducción especializadas (maratones y contenidos temáticos), listas de reproducción específicas para el cliente, posibilidad de insertar anuncios durante todo el ciclo de vida del vídeo y, sobre todo, operaciones a un precio mucho más bajo que el actual.

El nirvana del VBD: el auge de los proveedores de servicios

En la actualidad, los operadores de sistemas múltiples (MSO) gestionan tres grandes plataformas de servicios de vídeo. En la mayoría de los casos, el vídeo se transcodifica al menos dos veces (lineal y VBD) y se almacena millones de veces (una vez en el caso del VBD y millones de veces en el caso del nDVR). De hecho, el 15% de los programas más populares grabados representa el 66% de las grabaciones nDVR.1 El sistema de gestión de contenidos difiere por completo en el vídeo lineal y el VBD.

En resumen, la ingesta de televisión lineal requiere costosas operaciones 24/7 con una infraestructura de vídeo costosa y altamente redundante, lo cual supone un trabajo extra.

Echemos un vistazo a los tres principales grupos de canales lineales de las redes de entretenimiento del cable, que ocupan 17 streams con ingesta de vídeo de diversas temáticas y formatos (HD y SD). De las 1.500 horas totales que un canal emite cada semana, solo el 1% corresponde a contenidos nuevos.2 Los recursos de ingesta y entrega se desperdician en su mayoría, en oposición a un sistema exclusivamente VBD en el que la ingesta se realiza una sola vez para luego reproducirse cuando se necesita.

Aunque la inversión varía en función de la combinación de canales lineales, recursos VBD y suscriptores de cDVR, un sistema MSO VBD típico representa aproximadamente un 15% de los costes de capital del vídeo IP y el 30% de los costes operativos totales del vídeo.3

No es una cuestión de "todo o nada". Algunos canales serían más fáciles de convertir, comenzando por los canales prémium sin publicidad, el contenido pregrabado con anuncios y, por último, los canales con contenido en vivo.

El nirvana del VBD: aún mejor para los consumidores

En tan solo cinco años, casi la mitad del tiempo de visionado de televisión de los millennials ha migrado al streaming o a otras actividades.4 Obligando a los proveedores tradicionales a sumarse a la tendencia.

Para los clientes, el nirvana del VBD podría equivaler a la experiencia de usuario actual, excepto por una mejor calidad de vídeo gracias a la codificación en tiempo no real. No obstante, existe la posibilidad de habilitar nuevas opciones como la pausa en el programa de TV actual, una función Trick Play mejorada, bibliotecas más amplias de contenidos a la carta o listas de reproducción personalizadas. Los clientes podrían tener incluso la posibilidad de visionar programas antes de su programación lineal normal. El nirvana del VBD permite ofrecer de forma flexible y eficaz el contenido con la variabilidad horaria que los clientes desean.

Pero, ¿será el nirvana del VBD una buena opción también para los programadores?

Los derechos de programación y los modelos de negocio de los programadores pueden hacer que los grandes cambios tecnológicos resulten difíciles. Los derechos de contenido varían en la cartera de un programador. Por ejemplo, mientras una productora concede el derecho a dejar un recurso en VBD durante un año, otra podría fijar un periodo de tiempo mucho más corto. Algunos programadores no tienen derecho a distribuir todo su contenido lineal como VBD. Y, además, es habitual que conserven un doble método de entrega durante un tiempo.

La adopción de un sistema "exclusivamente VBD" requiere esfuerzo, por lo que el programador debe tener un proyecto claro.

Para validar un proyecto de VBD, se necesita realizar pruebas basadas en el análisis de datos. Los proveedores deben comparar a clientes expuestos a diversos modelos de uso y de publicidad con un grupo de control de clientes que utilice la infraestructura actual.

Los beneficios que los programadores pueden obtener resultan alentadores: modelos de negocio flexibles (con anuncios, prémium sin anuncios, con recargos por avance rápido); programación basada en maratones, tendencias, géneros y listas de reproducción personalizadas; y una mayor calidad gracias a la codificación en tiempo no real. Quienes ignoren los beneficios de un nuevo modelo se arriesgan a quedarse atrás.

Ahora es el momento tanto para proveedores de servicios como para programadores. Los consumidores ya se han pronunciado, y el VBD es la tendencia del futuro.

1 Cloud-Based DVR and Multiscreen Support Strategies – Optimizing Storage and Transcoding, Ludovic Milin and Carol Ansley, ARRIS, 2014

2 Source: Accenture Strategy analysis

3 Source: Accenture Strategy analysis

4 The state of traditional TV: Updated with Q2 2017 data

Daniel Dodson

Principal Director – Accenture Strategy, Comunicaciones, Medios y Tecnología


Erica Rubin

Senior Manager – Accenture Strategy, Comunicaciones, Medios y Tecnología

MÁS INFORMACIÓN


Centro de suscripción
Mantente Informado Con Nuestra Newsletter Global Mantente Informado Con Nuestra Newsletter Global