Informe

En resumen

En resumen

  • Las empresas chinas y estadounidenses están mejor posicionadas que las europeas para recuperarse de la crisis, pero las compañías de nuestro continente aún pueden adelantarlas.
  • Un nuevo modelo está emergiendo en Europa, con sus empresas centradas en mejorar la resiliencia, la regionalización, la convergencia, la aceleración digital y la sostenibilidad.
  • De estas cinco tendencias surgen tres retos para Europa: la reinvención industrial, el crecimiento intersectorial de alto potencial y la generación de empleo.
  • Para aprovechar esta oportunidad, las empresas deben crear ecosistemas, combinar la digitalización con la creación de valor sostenible y la formación en nuevas habilidades.


Europa está lista para reiniciar

Antes de la pandemia, las grandes empresas europeas mantenían el ritmo de sus competidores estadounidenses y chinos en la mayoría de sectores económicos.

Pero, entonces, llegó la Covid-19 para cambiarlo todo.

A medida que la recuperación empieza a vislumbrarse, se espera un repunte más rápido de las empresas chinas y estadounidenses; pero las compañías europeas no están condenadas a quedarse atrás.

Sin embargo, para liderar el mundo pospandémico, será necesario algo más que volver a las estrategias y trayectorias de crecimiento previas a la Covid-19. Mientras los efectos de la pandemia siguen sintiéndose, un nuevo modelo de liderazgo se abre paso; y las empresas europeas están perfectamente posicionadas para aprovecharlo.

Este nuevo modelo empresarial está basado en la resiliencia, la regionalización y el crecimiento en áreas emergentes como la fabricación inteligente, la salud digital, la movilidad inteligente y la transición energética, sectores en los que Europa está realizando una gran inversión. También se sustenta en la combinación de aceleración digital y sostenibilidad: aunque las empresas europeas van por detrás en términos de adopción digital, llevan mucho tiempo liderando el camino en sostenibilidad.

Este nuevo modelo de crecimiento empresarial puede ser fundamental para impulsar la tan necesaria reinvención que demandan algunos sectores en Europa, aprovechando nuevas oportunidades que les permitan adelantar a sus competidores globales. La convergencia entre diferentes industrias también podría ayudar en la obtención de ciertas ventajas competitivas, que, a su vez, fomentarán la creación de empleo.

La situación, por sectores, hasta ahora

Antes de la pandemia, la posición de las empresas en el mercado se mantuvo firme, frente a sus competidores chinos y estadounidenses. Ahora, Europa se enfrenta a importantes desafíos en diversos sectores, como el de Tecnología y Software y Plataformas.

En general, las empresas europeas se mantienen competitivas en la carrera por la innovación. Pero Europa ha perdido terreno, especialmente frente a China, en la última década.

Fuente: Accenture Research basándose en Capital IQ for Insurance, datos de Swiss Re, informes de sigma World Insurance

En general, las empresas europeas se mantienen competitivas en la carrera por la innovación: un 24% de las 2.500 empresas que más invierten en I+D son europeas y su gasto en I+D supone un 28% del total. Pero guardar la posición ha sido duro, ya que Europa ha perdido terreno frente a China en la última década: en 2013, Europa colideraba los esfuerzos en innovación junto a EE.UU., con un gasto del 35% en I+D, una cifra que contrastaba con el 4% de China.

Las empresas europeas de Energía y Equipamiento Industrial también necesitan pisar el acelerador para ponerse al día con sus pares globales.

Entre las 2.500 compañías globales que más gastaron en I+D en 2019

  •  24% son compañías europeas
    (vs. 31% US, 21% China)
  • 28% del gasto en I+D proviene de compañías europeas
    (vs. 38% US, 13% China)

Las start-ups europeas también tiene margen para crecer. En 2019, había más de 43.000 nuevas start-ups en Europa, que acapararon una inversión de más de 38.000 millones de euros. Sin embargo, estos datos siguen estando muy por detrás de EE.UU. que cuenta con más del doble de start-ups que, además, se benefician de tres veces más fondos.

Las empresas europeas de Energía y Equipamiento Industrial también necesitan pisar el acelerador para alcanzar a sus pares globales.

Fuente: Accenture Research

Los directivos de las grandes empresas europeas se muestran muy optimistas respecto al crecimiento de sus compañías en los dos próximos años, según nuestra encuesta realizada a 700 ejecutivos.

En Europa, los directivos del sector farmacéutico son los que muestran mayor confianza (92% están seguros), y los del sector de Viajes y Comunicaciones y Medios, los que menos, con un 68% y 70% respectivamente.

Por países, el 67% de los directivos españoles se muestra optimista o muy optimista respecto al crecimiento de su empresa en los próximos dos años, una cifra que contrasta con las mejores perspectivas de Francia (81%) y Alemania (80%). Solo Reino Unido registra una cifra menor de directivos convencidos del avance (63%).

No obstante, estas perspectivas optimistas contrastan con la visión a corto plazo, dados los múltiples retos que afrontan gran cantidad de empresas y sectores. Es necesario que las empresas europeas actúen rápidamente para buscar nuevas vías de crecimiento.

Una mirada a los líderes del mañana

Un pequeño grupo de compañías empezará a registrar gran parte de sus beneficios en los próximos 12 meses.

A través del estudio recientemente publicado, 'La doble apuesta europea', identificamos a un grupo de empresas, que denominamos los "líderes del mañana", que están bien posicionadas para recuperar la senda del crecimiento rentable en 2021.

35%

Los líderes del mañana suponen el 35% de todas las empresas a nivel mundial, pero se espera que generen hasta el 78% del beneficio total a finales de 2021.

Hasta el momento, las compañías europeas estaban subrepresentadas entre los líderes del mañana si las comparábamos con sus pares de América del Norte y Asia-Pacífico, pero el nuevo modelo de crecimiento abre multitud de oportunidades para las empresas e industrias europeas.

Las bases de este nuevo modelo de crecimiento pueden contribuir a resaltar los puntos fuertes de Europa, generando así importantes beneficios.

  • Resiliencia: de media, las compañías europeas tardan más que sus pares globales en recuperarse de la pandemia. Aun así, el 32% de los "líderes del mañana" son europeos y estas compañías están impulsando la recuperación y el posicionamiento de la región de cara al crecimiento futuro.
  • Regionalización: la respuesta frente a la pandemia podría llevar a una nueva era de cooperación económica entre los países europeos, de forma colectiva como miembros de la UE.
  • Convergencia sectorial: muchos líderes europeos ya han ampliado sus horizontes, buscando mayor colaboración y ecosistemas que les permitan crecer. También están buscando fórmulas para desarrollar y ampliar infraestructura de apoyo en la UE.
  • Aceleración digital: si bien Europa se encuentra por detrás de EE.UU. y China en términos de adopción digital, cuenta con ambiciosos planes para acelerar el proceso. La UE espera doblar el número de “unicornios”, con un 75% de las empresas de la UE utilizando cloud, inteligencia artificial y big data para 2030.
  • Sostenibilidad: los directivos europeos están a la cabeza: el 58% de los ejecutivos están de acuerdo en que lograr la transformación sostenible es clave para seguir siendo competitivos. Entre las empresas más sostenibles a nivel mundial, una de cada dos es europea.

De la crisis a la oportunidad

De este modelo emergente de crecimiento surgen tres retos clave para Europa:

  • La reinvención industrial
  • El crecimiento intersectorial de alto potencial
  • La generación de empleo

¿Cómo pueden las compañías aprovechar esta oportunidad? A través de tres tipos de actuaciones.

Acción 1: Crear modelos de negocio basados en ecosistemas para impulsar la innovación y el crecimiento.

La tecnología y las cambiantes expectativas de los consumidores están haciendo aumentar la demanda de modelos de competencia basados en ecosistemas. El nuevo valor del que hablamos se generará en gran medida desde plataformas digitales, que dependen de los ecosistemas. En el sector de la automoción, por ejemplo, el 48% del valor creado en la próxima década vendrá de servicios basados en datos, servicios de movilidad y servicios financieros digitales, haciendo, así, de los ecosistemas algo crítico.

Las empresas con modelos de negocio basados en ecosistemas son más resilientes ante la crisis: el 43% de los "líderes del mañana", frente al 18% del resto de empresas, generan más del 10% de sus ingresos a través de los ecosistemas.

"Para lograr esta transformación en Europa, necesitamos crear un ecosistema con los distintos actores del sector, institutos de investigación, legisladores y start-ups, de forma que impulsemos la automatización y hagamos frente a futuras pandemias."

— CSO, Aeroespacio y Defensa – Irlanda

Acción 2: Comprometerse a acelerar la doble transformación

La doble transformación – combinar la digitalización con la creación de valor sostenible – es el camino correcto para convertirse en líder.

La mayoría de las compañías afirma que comenzar esta transformación doble está entre sus prioridades. Sin embargo, más de la mitad de las empresas que ya han comenzado su doble transformación afirman que están avanzando demasiado despacio para obtener los beneficios necesarios para seguir siendo competitivas.

La mayoría de las compañías afirma que comenzar una doble transformación está entre sus prioridades.

Fuente: estudio CXO Survey

Hemos identificado cinco movimientos concretos que ayudarán a las empresas a lograr su doble transformación a velocidad y escala:

  1. Fijar la dirección: fomentar los modelos de negocio basados en ecosistemas impulsados por la sostenibilidad y habilitados por la tecnología.
  2. Comenzar el viaje: combinar recursos para escalar las aplicaciones tecnológicas a la práctica sostenible.
  3. Profundizar en el impacto: impulsar la participación dentro de la organización combinando KPIs financieros y no financieros.
  4. Conseguir escala: alinearse con los partners del ecosistema para lograr ciclos de vida sostenible del producto y mejorar la trazabilidad.
  5. Mantener la transformación: liderar, empoderar y fomentar el talento.

Acción 3: Formar en nuevas habilidades a los profesionales para garantizar un crecimiento continuo del empleo en Europa.

La mitad de los directivos considera que la principal área que necesita atención dentro de su empresa es su plantilla de profesionales; y las compañías europeas tienen ambiciosos planes de reskilling en el corto plazo.

72%

de las compañías tiene planes de reskilling/upskilling este año para entre el 5% y el 25% de su plantilla para poder seguir el ritmo de las necesidades de sus empresas.

Nuestros estudios "Los empleados del futuro" y "Perfeccionando tu capacidad digital" señalan cuatro componentes básicos para hacer que una organización esté lista para formar en nuevas habilidades:

  1. Facilitar el aprendizaje continuo: usar datos para anticiparse a las necesidades en habilidades y tecnologías futuras para lograr experiencias de aprendizaje efectivas.
  2. Usar la tecnología para habilitar el trabajo flexible: permitir que los trabajadores se involucren en tareas más satisfactorias e innovadoras a través de una mayor colaboración hombre-máquina.
  3. Centrarse en el liderazgo y la cultura: promover comportamientos de liderazgo colectivo que fomenten el intercambio de conocimientos, el aprendizaje y la adopción de riesgos.
  4. Mejorar el cociente tecnológico de los profesionales: la combinación del entusiasmo de los profesionales, sus habilidades y la comprensión del valor de la tecnología fomentará la adopción digital.

Entender estos cuatro pilares ayudará a las compañías a personalizar sus planes de formación en nuevas habilidades y a colaborar con los profesionales para ofrecerles un entorno de aprendizaje favorable dentro de la organización.

El apoyo de las autoridades europeas es clave

La UE y sus estados miembro también pueden ayudar a potenciar la reinvención de las compañías e industrias europeas. Descubre cómo:

  • Desarrollar profesionales de próxima generación mediante la actualización de los sistemas de formación, la apuesta por incentivos financieros a partners privados para formar en nuevas habilidades dentro de las compañías, fomentar la colaboración entre instituciones académicas, start-ups y empresas para desarrollar el talento STEM, impulsar una regulación que promueva la movilidad para favorecer la llegada de talento extranjero y apoyar la movilidad laboral dentro de Europa.
  • Habilitar la transformación digital a través del despliegue de una infraestructura tecnológica común que incluya 5G, cloud, internet de las cosas e inteligencia artificial; crear un marco regulatorio favorable a la innovación; financiar la I+D a través de iniciativas como el Consejo Europeo de Innovación y apoyar la digitalización de las pymes; y maximizar la colaboración entre instituciones públicas y privadas para desarrollar proyectos de I+D y escalar rápidamente ideas efectivas.
  • Apoyar la transición hacia una economía y sociedad sostenible mediante la inversión en el desarrollo de tecnologías energéticas (renovables, hidrógeno, otras); financiar la transición energética, incluyendo la financiación directa a la descarbonización de la industria o mediante incentivos financieros; financiar proyectos de I+D; fomentar la colaboración entre compañías para crear cadenas de valor integradas y reducir el desperdicio; asegurar una gestión responsable de los fondos de recuperación para apoyar la economía verde; y proponer una estrategia visionaria para convertir Europa en un actor líder en sostenibilidad.

Es el momento de que Europa lidere el camino

Con sus expectativas económicas y normas sociales fracturadas por el efecto de la pandemia, Europa tiene la oportunidad de reinventar sus empresas.

Hemos visto de cerca las complicadas circunstancias a las que se enfrentan los colectivos más vulnerables de nuestra sociedad. La fragilidad de las cadenas de suministro. El dolor de los propietarios de pequeñas empresas. Los efectos de la Covid-19 no pueden enfrentarse con la intención de volver a nuestro punto de partida. No podemos resignarnos a volver atrás.

Europa y su economía, sus empresas y distintos gobiernos pueden elegir construir un futuro más fuerte. Necesitamos reunir la voluntad para pensar más allá del periodo que abarcan nuestras propias vidas. Debemos tener la tenacidad de formar a nuestros profesionales en nuevas habilidades. La confianza para colaborar a través de ecosistemas, incluso con nuestros competidores, más allá de nuestras fronteras. El coraje para invertir en tecnologías emergentes, abrir caminos con la innovación. En definitiva, dar el salto y liderar.

Jean-Marc Ollagnier

CEO – EUROPA


Michael Brueckner

Senior Managing Director, Growth & Strategy Lead, Europe


Pierre Gattaz

President – BusinessEurope

MÁS INFORMACIÓN

La doble apuesta europea
COVID-19: impulsando la competitividad y la innovación en Europa
La sostenibilidad del cloud

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter