Las ciencias de la vida y los ecosistemas sanitarios están sufriendo una disrupción comercial y empresarial sin precedentes. El ritmo vertiginoso de la innovación tecnológica, la aparición de una nueva competencia y los cambios en los ámbitos político y normativo, además de las continuas fusiones y adquisiciones a gran escala, han puesto en tela de juicio las premisas y estrategias de mercados tradicionales. En respuesta a ello, las empresas deben hacerse más resilientes.

Pongamos como ejemplo uno solo de los disruptores: el papel cambiante de la tecnología. La tecnología se está integrando cada vez más en la cadena de valor farmacéutica, de modo que la inteligencia artificial contribuye al descubrimiento de fármacos, la tecnología blockchain transforma las cadenas de suministro tradicionales, y los datos del mundo real propician nuevos modelos comerciales. Un informe realizado por Accenture indica que la automatización, por sí sola, permite aumentar la eficiencia laboral en hasta un 20%, y la precisión en hasta un 40%.1

El cambio competitivo es otro de los componentes del desafío global. Las compañías tecnológicas perciben un valor significativo en el sector sanitario y ello queda en evidencia cuando hacen sus apuestas: las 10 empresas tecnológicas más importantes del mundo han aumentado sus inversiones en startups sanitarias en aproximadamente un 100% anual desde 2014, y se calcula que las inversiones realizadas en sanidad digital ascendieron a 4.000 millones de dólares en 2017.2



Frente a estos cambios a gran escala, hacerse resilientes es una necesidad cada vez más apremiante para las empresas de ciencias de la vida, ya que esto les permite posicionarse mejor para reaccionar ante la disrupción y recuperarse de ella. Para que una organización pueda desarrollar la resiliencia necesaria, debe adoptar un triple enfoque proactivo orientado a conocer cómo se verán afectados sus ingresos futuros; traducir los cambios para fundamentar sus inversiones y decisiones operativas; y modelar activamente el mercado para influir en la dirección del cambio futuro. Este enfoque puede dar lugar a una estrategia ágil orientada a conocer la magnitud de la disrupción y a transformar los eventos y circunstancias en las acciones requeridas.

  • Conocer: el análisis continuo de los cambios de escenario y de las acciones de la competencia es la nueva realidad de las organizaciones de ciencias de la vida, pero solo es una parte de la batalla. Examinar cómo esa disrupción afectará al negocio futuro es igualmente importante. El informe realizado por Accenture ha puesto de manifiesto que el 54% de las grandes empresas esperan con optimismo que los nuevos negocios generen más de la mitad de sus ingresos en un plazo de tres años.3 Posicionarse para el éxito en este contexto implica asumir el hecho de que tu empresa será significativamente distinta en los próximos años, y comprender que ese cambio será consecuencia de un escenario que cambia con rapidez.
Hacerse resilientes es una necesidad cada vez más apremiante para las empresas de ciencias de la vida, ya que esto les permite posicionarse mejor para reaccionar ante la disrupción y recuperarse de ella.
  • Traducir: para hacerse resilientes, las organizaciones de ciencias de la vida deben también traducir los efectos de los escenarios cambiantes en una perspectiva que les permita centrarse en sus inversiones, ya que las decisiones de inversión variarán en función del carácter de la disrupción. A modo de ejemplo, los responsables corporativos deben ser capaces de traducir los múltiples movimientos de los agentes tecnológicos en el sector sanitario para decidir cómo responder y dónde realizar sus propias apuestas. ¿Está la creciente presencia de gigantes tecnológicos en el sector sanitario obligando a las empresas de ciencias de la vida a invertir más en sus negocios principales? ¿O las está llevando más bien a crecer y desarrollar nuevos negocios? La respuesta correcta dependerá de la forma en que las compañías traduzcan las tendencias competitivas en acciones. Las organizaciones de ciencias de la vida resilientes serán las que se adapten a los cambios competitivos y de mercado y traduzcan los cambios en una perspectiva coherente que les permita movilizar su capital con eficacia.
  • Modelar: incluso las organizaciones que entienden las implicaciones de los acontecimientos del mercado pueden verse sorprendidas si no modelan de forma activa la dirección del cambio a su favor. Las empresas de ciencias de la vida deben ir más allá de la planificación estratégica y los estudios de mercado para modelar proactivamente el mercado formando alianzas con otras figuras clave e influyendo en la reglamentación. Un excelente ejemplo para las compañías farmacéuticas es la capacidad de mantener el acceso a los vademécums. Aunque la mayoría de estas empresas entienden que el cambio en la dinámica del mercado puede ejercer una presión cada vez mayor en las terapias de alto coste, en general son incapaces de modelar cómo afectarán los cambios a su propio negocio. Su cotización bursátil puede disminuir considerablemente si algún fármaco específico se retira del vademécum, con pérdidas que oscilan de media entre el 7% y el 10%.4 Para modelar con eficacia el mercado, las empresas de ciencias de la vida deben ir más allá de las evaluaciones de mercado y posicionarse a sí mismas como agentes activos—y no pasivos—del cambio.

Dado el creciente número de acontecimientos competitivos disruptores a los que se enfrenta el sector de las ciencias de la vida, la resiliencia es una capacidad cada vez más importante que las organizaciones deben desarrollar. Centrarse en conocer cómo los cambios afectarán al negocio futuro, traducir estos cambios en decisiones de inversión, y posicionarse como agentes activos—y no pasivos—del cambio permitirá a las empresas de ciencias de la vida desarrollar la resiliencia necesaria para prosperar en un escenario competitivo que cambia con rapidez.

1 Accenture, “Usar la IA para aumentar la inteligencia comercial del sector de las ciencias de la vida,” agosto de 2018

2 CBInsights, “¿En qué parcelas del sector sanitario hacen sus apuestas las grandes empresas tecnológicas?,” septiembre de 2018

3 Accenture, “Un salto inteligente hacia lo nuevo,” Accenture 2018

4 Análisis de Accenture Strategy

Benjamin Rhee

Managing Director – Accenture Strategy, Ciencias de la Vida


Mike Morgan

Manager – Accenture Strategy, Ciencias de la Vida

MÁS INFORMACIÓN


Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter