INFORME

En resumen

En resumen

  • Los gobiernos están ofreciendo ayudas económicas sin precedentes para luchar contra la crisis provocada por la pandemia. Mundialmente las ayudas ascienden a 19 billones de dólares.
  • Se prevé que harán falta entre siete y nueve billones de dólares más para que el PIB mundial vuelva a crecer como lo hacía antes de la pandemia.
  • Los líderes tienen la oportunidad de aprovechar estas ayudas para reconstruir su negocio, acelerar la transformación digital y contribuir a mejorar la sociedad.
  • Para hacerlo de manera eficaz, los líderes necesitan estrategias que garanticen el máximo impacto posible en todos los ámbitos.


Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la economía mundial se contrajo un 4,2 % en 2020, lo que supuso la mayor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

Los gobiernos están respondiendo con firmeza. Entre enero y diciembre de 2020, anunciaron ayudas económicas valoradas en 19,6 billones de dólares, equivalentes al 22 % del PIB mundial. A modo de comparación, las ayudas durante la crisis económica global de 2008 solo alcanzaron el 2 % del PIB mundial.

Mapa de ayudas económicas

Entre enero y diciembre de 2020, los gobiernos anunciaron ayudas fiscales por valor de 19.617,1 billones de dólares. El tamaño de estas ayudas varía dependiendo de la economía de cada país.

A pesar de las esperanzas depositadas en las campañas de vacunación, la persistente incertidumbre económica generada por nuevos confinamientos hará que, según todas las previsiones, la economía global a finales de 2021 siga estando un 5 % por debajo de lo previsto si se hubieran mantenido los niveles de crecimiento previos a la pandemia. Eso representa una diferencia superior al volumen de la economía alemana.

Ante esta situación, Accenture Strategy estima que harán falta entre siete y nueve billones de dólares en ayudas adicionales para compensar la reducción prevista de la demanda y lograr que el PIB mundial vuelva a crecer como antes de la pandemia. El nivel de las ayudas necesarias podría aumentar si nuevas olas de contagios crearan más dificultades económicas, o si se mantuvieran en el tiempo las consecuencias habituales de una recesión, como la pérdida de empleo o la quiebra de organizaciones.

Es comprensible que las organizaciones reaccionen a nuevas olas de contagios con medidas que busquen resultados a corto plazo. Sin embargo, para no perder la perspectiva, es necesario que aprovechen la capacidad de transformación que tienen los fondos de recuperación, con el fin de impulsar un crecimiento sostenible a largo plazo.

Los billones de dólares en ayudas económicas previstos para 2021 ofrecen a los líderes la oportunidad de identificar situaciones que ofrezcan los máximos beneficios, tanto para sus organizaciones como para la sociedad en su conjunto.

Siguiente fase: fondos de recuperación

Las medidas fiscales adoptadas para responder a esta crisis han sido de tres tipos: rescate, estímulo y fondos de recuperación. Hasta la fecha, solo el 16 % de las ayudas anunciadas se han destinado a fondos de recuperación. La mayor parte se ha quedado en la fase de estímulo, ya que muchos gobiernos han introducido restricciones para luchar contra el virus. Los fondos europeos de recuperación suponen una oportunidad única para afrontar proyectos estructurales que realmente generen impacto y valor para los ciudadanos. Es el momento de reinventarnos y hacer sostenible nuestro futuro.

Para muchos países los fondos de recuperación dependen del éxito de las campañas de vacunación, a medida que las economías mejoran y la confianza del consumidor se recupera. Los fondos de recuperación ofrecen a las organizaciones la oportunidad de llevar la sociedad hacia un futuro más resiliente y sostenible. Los líderes que comprendan los posibles efectos positivos de estos fondos serán los que se encuentren mejor posicionados para recoger sus frutos.

Tres tipos de ayudas económicas

En los próximos meses, esperamos que el apoyo se dirija a la inversión para la recuperación.

Aprovechar la oportunidad e impulsar el cambio

Una cosa está clara: no es probable ni deseable que volvamos la manera que teníamos de hacer negocios. No hay vuelta atrás.

Bien aprovechados, los fondos de recuperación pueden ser la llave no solo para reconstruir la sociedad, sino también para acelerar cadenas de valor transformadas y una nueva dinámica industrial. Son billones de dólares en financiación que ofrecen a las organizaciones una oportunidad única de mejorar la economía, la sociedad y el medio ambiente en beneficio de todos.

Si se utilizan bien, los fondos de recuperación pueden tener un impacto muy amplio en tres ámbitos muy importantes: el económico, el ambiental y el humano.

Las áreas críticas para el crecimiento a largo plazo se distribuyen en tres dimensiones: mejora económica, beneficio ambiental e impacto en las personas.

AMPLIAR

Posicionamiento para crecimiento a largo plazo

Hemos visto cómo la llegada de la COVID-19 ha acelerado el proceso de transformación social y empresarial en el que ya estábamos inmersos. Como bien se ha puesto de manifiesto en este periodo, la tecnología y los planes de digitalización son clave para reinventarnos y volver más fuertes una vez superada la pandemia. Ha llegado el momento de que los líderes empresariales exploren hasta dónde pueden llegar con los fondos de recuperación. El objetivo de las ayudas económicas no es que las organizaciones ganen a costa de los gobiernos. Si los líderes empresariales demuestran espíritu de colaboración, el proceso podrá crear un valor añadido tanto para las organizaciones como para la sociedad.

Pensar a lo grande y buscar oportunidades de beneficio mutuo

Si identifican proyectos que favorezcan objetivos de transformación industrial en línea con las prioridades de cada gobierno, los líderes empresariales podrán impulsar cambios que beneficien por igual a sus organizaciones y a la sociedad.

Tener espíritu de colaboración

Los proyectos más ambiciosos exigirán una colaboración estratégica para alcanzar un éxito común. Es preciso adoptar una mentalidad colectiva y estudiar cómo mejorar el plan de actuación aprovechando las ventajas y capacidades de todos los implicados.

Actuar con decisión y priorizar el valor

El éxito de las transformaciones a gran escala depende de una buena planificación y ejecución, desde la definición de la estrategia, los objetivos y el valor previsto hasta la puesta en práctica del plan y el uso de analíticas para seguir la evolución de los resultados.

Ver todas

La inminente avalancha de fondos de recuperación ofrece a los líderes una oportunidad sin precedentes de acelerar transformaciones que contribuirán a un futuro más próspero y sostenible basado en la tecnología.

Para ello, es fundamental que los líderes empresariales cuenten con estrategias que les permitan sacar el máximo partido a los fondos de recuperación. Quienes actúen con responsabilidad, impulsando un cambio tecnológico exponencial, serán los mejor posicionados para aprovechar esta gran oportunidad de mejorar con rapidez tanto sus organizaciones como la sociedad en general.

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter