Situar al paciente en el centro y la gestión de sus problemas como eje fundamental parecería ser un axioma del sistema sanitario. Sin embargo, la información, un activo clave para que este axioma se cumpla, no se organiza alrededor del paciente.

¿El origen de esta situación? Lo encontramos en la dependencia que la inversión en nuevas tecnologías tiene de aplicaciones heredadas, influyendo de tal manera que impide llegar a cubrir las necesidades funcionales de médicos y de pacientes.

Imaginemos las ventajas: disponer de una historia clínica orientada a la salud del paciente, un continuo asistencial que permita el intercambio de información entre los distintos niveles (atención primaria, centros hospitalarios y otros agentes sociales) o el desarrollo de nuevas funcionalidades y servicios para profesionales y pacientes de forma ágil, la estandarización de procesos integrados, la normalización y arquetipado de la información, etc. Todas ellas son capacidades necesarias y posibles con un enfoque centrado en las plataformas.

Si hacemos un repaso por la situación actual, vemos aplicaciones monolíticas, con dependencia absoluta del proveedor para su evolución; con elevados costes y ciclos pesados de testing; con plazos excesivamente prolongados para los despliegues de la solución; y con correcciones complejas que se demoran en el tiempo.

Lo que necesito, donde y como lo necesito

La solución la tenemos en las nuevas tecnologías presentes hoy en el mercado, que hacen que este sea el momento de avanzar hacia desarrollos a medida de las necesidades de los pacientes y los profesionales asistenciales, eliminando las dependencias del proveedor, y con un enfoque que pasa de centrarse en aplicaciones a centrarse en el negocio, gracias a las ventajas de la plataforma, evolucionando a sistemas sin barreras, adaptables y radicalmente humanos, que permiten rentabilizar al máximo las inversiones en tecnología, tal y como muestra el estudio de Accenture Future Systems research. Además de convivir con las soluciones existentes, una plataforma única permitiría crecer en capacidades (automatización de procesos, inteligencia artificial aplicada a información y comportamientos, IoMT...) y dar respuesta a las necesidades funcionales actuales y futuras.

Suena bien, ¿verdad? Sin embargo, esto no es nuevo. Sectores como la banca, el retail y los seguros están ya avanzando en esta línea, a partir de plataformas abiertas basadas en estándares, que permiten desarrollos al ritmo del cliente/clientes, ágiles y de forma colaborativa, en la que se involucran muchas células de desarrollo bajo un eficaz modelo operativo y de gobierno. Estos sectores están aprovechando las ventajas que ofrece una plataforma para entornos cloud híbridos y utilizando un enfoque PaaS que facilite el uso de múltiples clouds, de forma simultánea, seleccionando los mejores servicios de cada uno.

Las ventajas son claras. Por una parte, una visión completa del paciente y facilidad para la continuidad de los cuidados, con una total orientación hacia los problemas de salud. Por otra, una seguridad y escalabilidad cien por cien del sistema, un desarrollo colaborativo que permite aumentar exponencialmente las funcionalidades y una capacidad total de integración. Todo ello, con el aseguramiento de estándares sanitarios a todos los niveles.

¿Qué dice el paciente?

¿Por qué no aprovechar las ventajas que ya están obteniendo Netflix y Amazon? El desarrollo sobre plataformas y en comunidad permitiría crear una historia de salud única del paciente para toda España. Imaginemos también un marketplace de servicios, al igual del que dispone Apple, por ejemplo, del que se pueden descargar los servicios necesarios para proporcionar a los profesionales y pacientes las funcionalidades requeridas en cada servicio de salud.

Pero veamos qué dice el paciente, porque, al fin y al cabo, es el protagonista de todo esto. Sus expectativas aumentan en aspectos como la velocidad, la transparencia o la comodidad, tal como muestra nuestra Encuesta de consumidores de sanidad digital de Accenture 2019, que también refleja que más de tres cuartas partes de los consumidores encuestados quieren más capacidades digitales, como recetas electrónicas o comunicaciones por correo electrónico.

En definitiva, reclama nuevos y mejores servicios, como la capacidad de acceder a su información y a servicios asistenciales, como videoconsultas, programas de seguimiento o prevención, etc. Demanda situarse en el centro del sistema y ser partícipe y corresponsable de sus autocuidados y autogobierno de su salud. Opciones solo posibles con un nuevo modelo de organización y consumo de la información.

¿Ciencia ficción? No. Es el camino y el momento para abrir nuevos horizontes en nuestro servicio sanitario, situando al paciente definitivamente en el centro y proporcionándole los servicios que progresivamente demanda a "golpe de clic".

Se trata de una realidad sobre la que estaré encantado de compartir contigo ideas o responder a las cuestiones que te puedan surgir. No dudes en ponerte en contacto conmigo.

David R Torres

David es Technology Services Lead para Sanidad y responsable de Soluciones Asistenciales para España

MÁS INFORMACIÓN

Accenture Future Systems research
Encuesta de consumidores de sanidad digital de Accenture 2019

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter