Mientras los gobiernos responden a la crisis del COVID-19 con iniciativas de salud pública y estímulos económicos, las empresas aún están decidiendo cuál es el mejor camino a seguir. Tienen que proteger a sus empleados y seguir siendo relevantes para sus clientes, pero también necesitan garantizar el futuro de la empresa. Las medidas que tomen ahora el director financiero y el departamento de finanzas pueden tener un efecto inmediato para la supervivencia de la empresa, la rapidez con la que se recupere de la crisis global y su sostenibilidad y bienestar financiero en el futuro.

Un análisis Z-Score de Altman realizado por Accenture ha llegado a la conclusión de que, de las compañías S&P 500, un total de 210 estaban en la zona de peligro a finales de marzo de 2020. La zona de peligro indica un riesgo considerable de quiebra para muchas empresas en un futuro próximo.

Hay que actuar ya

Mientras preservan la liquidez total de sus empresas en estos momentos de crisis, los directores financieros no deben olvidar dos cuestiones clave para la gestión financiera y de liquidez:

Crear un centro de control de liquidez

La gestión de liquidez, riesgo y operaciones solo puede ser eficaz si el equipo financiero crea y mantiene un centro de control de liquidez que ofrezca a la dirección de la empresa una visión unificada de todos los aspectos de la liquidez, vinculando información relacionada con cuentas a cobrar, cuentas a pagar, inventario, riesgo, impuestos y flujo de caja mediante una estructura de gestión en 360°.

Incorporar capacidades analíticas y de datos

El departamento financiero tiene que desarrollar métodos automatizados de gestión de liquidez basados en datos y analíticas, que permitan tomar decisiones, adoptar medidas y evaluar impacto en cuestión de días (y no semanas o meses) usando modelos de previsión a partir de escenarios. Estos modelos tendrán la agilidad necesaria para ajustar previsiones y resultados a cambios rápidos de escenario.

Ver todas

A muy corto plazo, no cabe duda de que los directores financieros garantizarán y reforzarán las fuentes de financiación existentes y recortarán los gastos que no sean esenciales. Al mismo tiempo, deberían aprovechar el centro de control de liquidez para mejorar el flujo de caja.

Una vez cuenten con estos elementos, el director financiero y su equipo podrán abordar otras iniciativas.

  1. Modelo de gestión de capital circulante
    En colaboración con las líneas de negocio y utilizando datos, el centro de control de liquidez puede crear modelos de problemas que afecten al capital circulante (como demoras persistentes en pagos de clientes o las posibles incidencias) para prever qué facturas tienen más probabilidades de ser rechazadas o impugnadas por errores en los precios o descripción incorrecta de los servicios.
  2. Compras basadas en datos
    El centro de control de liquidez aprovecha capacidades de optimización del gasto y se coordina con el departamento de compras para analizar todos los pedidos abiertos y reducir el gasto que no sea esencial. Esta información permite al director financiero identificar grandes áreas de gasto y recomendar una posible renegociación de tarifas y condiciones de pago, incluyendo aplazamientos.
  3. Visibilidad y control global de efectivo
    Muchas empresas carecen de una visibilidad completa y en tiempo real del efectivo y no acaban de comprender el potencial de la liquidez. Gracias a soluciones analíticas de gestión de efectivo que utilizan información comercial y regulatoria, el centro de control de liquidez proporciona total visibilidad y control de decisiones sobre la liquidez, lo que puede ayudar a generar el máximo valor con la estructura de capitales a la vez que se libera efectivo a corto plazo.


Recuperación tras el impacto económico

Una vez dados los primeros pasos para mejorar el flujo de caja, el centro de control de liquidez puede centrarse en crear escenarios con opciones dinámicas de planificación de oferta y demanda. Estos escenarios utilizan marcos ágiles y fuentes de datos diversos, incluidos factores macroeconómicos que reflejan el impacto del COVID-19.

  1. Modelos de escenarios para impulsar la demanda: El centro de control puede ajustar las previsiones de oferta y demanda a partir de escenarios hipotéticos, usando herramientas de modelos analíticos.
  2. Nueva gobernanza de CapEx: Los malos resultados del negocio, la creciente falta de liquidez y la pérdida general de rendimiento del capital invertido están obligando a muchas empresas e industrias a tomar la drástica decisión de cancelar inversiones de CapEx. El centro de control de liquidez puede ayudar a las organizaciones con la gestión de CapEx, mejorando las decisiones de inversión y las previsiones de entrada y salida de efectivo.
  3. Simulaciones de pruebas de estrés de la cadena de suministro: El centro de control de liquidez actúa en todos los eslabones de la cadena de suministro, creando simulaciones y modelos de escenarios analíticos con múltiples opciones para demanda, oferta, inventario, logística y redes.
  4. Inteligencia del mercado de proveedores para continuidad de producción: El centro de control de liquidez puede identificar riesgos en la cadena de suministro relacionados con los principales proveedores, así como usar inteligencia del mercado para encontrar otros proveedores viables económicamente en regiones próximas que no se hayan visto afectadas a la hora de garantizar la continuidad de la producción.
  5. Nuevas fuentes de financiación: El centro de control de liquidez puede ayudar a identificar y analizar compañías de FinTech y otras fuentes de financiación ajenas a la banca que proporcionen capital de una forma flexible y rentable, adaptando los programas de financiación de la empresa a las necesidades de financiación de las cadenas de valor de clientes y proveedores.

Replantearse lo que se puede hacer y cómo debería hacerse

En las fases iniciales de la recuperación, el centro de control de liquidez continúa ayudando a las empresas a adquirir agilidad y capacidad de respuesta ante cambios rápidos en las condiciones. Los directores financieros deben invertir en las tecnologías y habilidades necesarias para acelerar decisiones que impulsen el crecimiento.

  1. Previsiones de efectivo en tiempo real
    El centro de control de liquidez necesita tener acceso online a datos de efectivo casi en tiempo real, así como modelos y capacidad analítica para simular previsiones de efectivo en diferentes escenarios. Para ello, el modelo de previsión debe incorporar tanto la opinión de la dirección (para reflejar las decisiones tomadas desde arriba) como información realista de las líneas de negocio.
  2. Adopción de nuevas tecnologías
    Las empresas pueden y deben adoptar nuevas soluciones para aprovechar la colaboración entre humanos y máquinas. Esas soluciones pueden estar basadas en datos, analítica e inteligencia artificial, así como en técnicas de extracción de información, gestión de diálogos, coincidencia difusa y razonamiento. La capacidad de control continuo adquirida de esta forma llevará a una mejor visibilidad de la posición de efectivo de la empresa.
  3. Total visibilidad de inversiones y rentabilidad
    El centro de control debe tener una visión integral del rendimiento en toda la cadena de valor desde marketing hasta servicio, pasando por producción y reparto de pedidos. La disponibilidad de datos integrados puede ayudar a los directores financieros a iniciar una evaluación continua de las inversiones, revisar la rentabilidad de los proyectos contratados y reevaluar la asignación de recursos, usando modelos de rendimiento en efectivo para estimar la rentabilidad.
  4. Control del ecosistema
    Una buena gestión de la cartera debe reflejar cambios en los riesgos que está dispuesta a asumir la empresa, así como en el ecosistema y posibles áreas de mejora. El centro de control de liquidez puede actuar como árbitro en un análisis de inversiones transparente y basado en datos de confianza, empleando herramientas analíticas estables y estándar. También puede ayudar a encontrar un equilibrio entre riesgo y beneficio.

¿Cómo será el mundo después de la crisis?

Un buen centro de control de liquidez (que utilice datos, analítica y tecnologías innovadoras para obtener una imagen clara, tomar las decisiones más adecuadas y desarrollar un plan de recuperación y crecimiento futuro) permite a los directores financieros hacer frente a la actual situación de inestabilidad y preparar la empresa para lo que venga después de la crisis.

Contáctanos

Centro de suscripción
Continúa informado con nuestra newsletter Continúa informado con nuestra newsletter