Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


Hacia una economía digital


Por Alberto Zamora Managing Director en Accenture Strategy, Publicado el 22 de Mayo en El País

La economía digital representa el 22,5% de la economía mundial. En España, el 19,4% del producto interior bruto (PIB) está ligado a entornos digitales, lo que equivale a 204.000 millones de euros, según Accenture Strategy. El pronóstico es que en 2020 el porcentaje de contribución crecerá hasta el 22% del PIB, lo que supondría un volumen de 257.000 millones de euros. Sin embargo, España se encontraría todavía lejos de las economías digitales líderes a nivel mundial. EE UU es la más digital del mundo, con el 33% de su producción total. Esta se incrementará en 2020 hasta el 37%. Le siguen otros países como Reino Unido, cuya contribución digital pasará del 31% al 33% en 2020, y Francia y Alemania cuya previsión es incrementar del 26% al 29%. El objetivo de este análisis realizado por Accenture Strategy y Oxford Economics se basa en identificar dónde hay que hacer las inversiones digitales para lograr un mayor efecto multiplicador en el crecimiento del PIB y sostiene que no es óptimo dirigir la inversión digital exclusivamente hacia la tecnología. Se puede conseguir un mayor impacto económico mediante la correcta combinación de inversiones en tecnología, talento digital y otros aceleradores digitales y se estima que con un uso más óptimo de estas tres palancas se podría dar un impulso a la productividad y aportar dos trillones de dólares adicionales a la economía global hasta 2020.

En el caso de España, este análisis estima que si se dirige la inversión en mayor medida hacia la palanca de aceleradores digitales como el impulso del emprendimiento, un acceso más fácil a la financiación o una mejor regulación, se conseguiría el mayor efecto multiplicador de la economía digital sobre el PIB, suponiendo un aumento de la contribución digital en 2020 hasta situarse en el 24%, lo que se traduciría en 38.000 millones de euros adicionales a los estimados inicialmente.

Ante esta oportunidad de crecimiento, ¿pueden convertirse las compañías tradicionales en disruptores digitales? Hasta el momento, solo los gigantes tecnológicos y las empresas que son nativas digitales han podido responder con éxito a la transformación digital, explotando la tecnología y desarrollando nuevos modelos de negocio basados en plataformas digitales. Este modelo les ha permitido dominar en términos de crecimiento, beneficio y capitalización bursátil, creando al mismo tiempo sus propios ecosistemas digitales. Sin embargo, las empresas tradicionales también tienen la oportunidad de convertirse en disruptores si transforman sus modelos de negocio y se benefician del nuevo entorno digital. Necesitan aplicar los exitosos modelos de plataforma digital para crear entornos comunes entre sus socios, proveedores y consumidores en donde puedan ofrecer más valor y servicios añadidos con ayuda de terceros.

Las empresas españolas están reflexionando y definiendo su estrategia digital y en algunos sectores como, por ejemplo, telecos, finanzas, retail o energía ya están ejecutándola con decisión.