Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


¿Todavía está esperando la salud móvil?

Descubra cómo ponerla en marcha

Presentación

Según una investigación llevada a cabo por Accenture, si las soluciones móviles se centraran en atender a pacientes con enfermedades crónicas, EE. UU. podría llegar a ahorrar más de 23.000 millones de dólares; lo que supondría un ahorro de entre 2.000 y 3.000 dólares al año por enfermo.1 No cabe duda de que la salud móvil ya ha llegado. Los pacientes la quieren y los médicos deberán proporcionarla.

El auge de los smartphones, portátiles, tabletas y otros dispositivos móviles ha abierto nuevas vías de acceso a la atención sanitaria. Si se desarrolla de forma adecuada, la salud móvil permitirá que esta atención se reciba a un coste más bajo y de manera más rápida. No obstante, como sucede con cualquier otra moda que involucre a la tecnología, evoluciona a gran velocidad y cambia con el transcurso de los días. Aquellos que deseen aprovechar al máximo esta oportunidad deberían unirse a los programas de salud móvil lo antes posible. De lo contrario, no podrán disfrutar de sus beneficios.

1 Según un análisis y recopilación de datos de un estudio inicial de soluciones de control en el mercado llevados a cabo por Accenture.

Antecedentes

Muchas organizaciones no han descubierto aún el potencial de la salud móvil. Las cifras y la experiencia ponen de manifiesto que la salud móvil puede proporcionar ahorros substanciales y, además, parece que los beneficios van más allá:

  • 15-20% menos en días de hospitalización

  • 30% menos en visitas a urgencias

  • Mejora, como resultado de lo anterior, de los resultados de los pacientes

  • La salud móvil fomenta una actuación eficaz y oportuna

Tomando en consideración estos beneficios tanto cuantitativos como cualitativos, se acerca el momento de empezar a experimentar. Las organizaciones pueden tomar medidas con el fin de acelerar la adopción de las herramientas y las tecnologías de la salud móvil.

Análisis
El valor de la salud móvil sigue evolucionando y creciendo. Las partes interesadas deben empezar a implicarse en la salud móvil para incorporarla a su actividad diaria en lugar de admirarla como una quimera. Como las innovaciones en este ámbito involucran cada vez a más usuarios, se ha establecido la promesa de transformar la manera en la que se percibe y se presta la atención sanitaria. Pacientes, médicos, contribuyentes, proveedores, empresas farmacéuticas e incluso gobiernos acabarán beneficiándose de las recompensas que ofrece esta modalidad.

Recomendaciones

Accenture recomienda seguir cuatro pautas para acelerar el éxito del programa de salud móvil:

  1. Impulsar la adopción de las herramientas de salud móvil facilitando el uso de los dispositivos por parte de los pacientes y profesionales de la salud.
    Tratar a pacientes y lidiar con condiciones de salud complejas es un trabajo arduo. No obstante, las herramientas que ofrece la salud móvil pueden ayudar a que los médicos y las enfermeras brinden una atención sanitaria de mayor calidad. Independientemente de la herramienta, esta debe ser fácil de utilizar y haber sido diseñada pensando en el usuario final; tanto si es paciente como médico.

    La simplicidad se consigue adaptándose a los procesos actuales perfectamente. Por ejemplo, la empresa francesa Withings ha desarrollado unas básculas con Wi-Fi que miden el peso y la grasa corporal, además de la tensión, y transfieren la información a smartphones, tabletas u ordenadores. Los usuarios podrán llevar un seguimiento de los niveles de su condición física y la de sus familiares y enviar esta información a su médico a través de un tweet. Es tan sencillo como subirse a una báscula; algo que resulta familiar y fácil a la mayor parte de las personas. Este dispositivo es de uso diario y, gracias a la tecnología que incorpora, aporta a los profesionales de la salud información de gran valor.

  2. Automatizar parte de la gestión de la atención sanitaria para gestionar por excepción clínica.
    Las herramientas de supervisión a distancia se utilizan para llevar un seguimiento del peso y de la frecuencia cardíaca de los pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva o de los niveles de glucosa de los que padecen diabetes. Cuando los médicos tienen la posibilidad de supervisar estas enfermedades crónicas a distancia, pueden gestionar mejor por excepción clínica. Por ejemplo, al recopilar valores biométricos y almacenarlos en la nube, los médicos podrán recabar un gran número de datos y, a continuación, analizarlos en tiempo real a medida que disponen de ellos. Esta información ayuda a los médicos a detectar patrones o valores biométricos anormales y abordar el problema identificado de manera proactiva.

    El valor para los médicos es doble, ya que atienden de forma eficaz a más pacientes sin correr el riesgo de comprometer los resultados clínicos y están mejor equipados para reaccionar o intervenir ante casos urgentes.

  3. Adelantarse a la legislación
    En la actualidad, la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) está colaborando en la aprobación de la gran mayoría de dispositivos o servicios en la nube de salud móvil que podrían considerarse de ámbito médico. No obstante, puede que tengan que pasar años hasta que un dispositivo médico consiga la autorización para salir al mercado.

    Si a ello se le suma la necesidad de implementar el cumplimiento de los protocolos de privacidad de datos y de seguridad, estas restricciones ralentizarán dicha incorporación al mercado aún más.

    Este lapso de tiempo puede hacer que la tecnología quede obsoleta incluso antes de que el dispositivo llegue a los pacientes. Por ejemplo, Manufacturer Mobisante creó un transductor de ultrasonido que se conecta a un smartphone y permite a los médicos observar las imágenes desde la pantalla del teléfono. Se necesitaron más de ocho meses para obtener los permisos necesarios y, en el momento de su comercialización, este dispositivo se conectaba a un smartphone ya obsoleto.2

    La tableta con estación base también sirve de ejemplo. El proceso legislativo de esta tableta, que se utiliza para supervisar enfermedades crónicas y realizar consultas virtuales sobre salud, finalizó antes de que los iPads y smartphones se hicieran con el mercado. Como resultado, se perdió una magnífica oportunidad para sincronizar la tableta con estos ubicuos dispositivos.

    A la hora de liderar nuevas iniciativas sobre salud móvil, las organizaciones deberían proceder con la diligencia debida para garantizar que los dispositivos o servicios cumplen las regulaciones gubernamentales. Por ello, puede que convenga trabajar con desarrolladores de dispositivos o asesores que estén familiarizados con ellas.

  4. Acelerar el lanzamiento del programa a través de asociaciones estratégicas
    Es posible que, para poner en marcha un programa de salud móvil, resulte conveniente buscar socios más allá de los tradicionales. De la misma forma en la que un paciente busca a un especialista para que trate una enfermedad específica, su organización debería plantearse la asociación con un "especialista" que pueda ayudarle a conseguir mejores resultados. Al colaborar con actores que no sean los tradicionales —empresas de cableado, proveedores de servicios inalámbricos, empresas de tecnología punta y proveedores de software estables—, las organizaciones sanitarias pueden sacar beneficio del alcance, conocimientos tecnológicos o consolidación del producto de estos socios con el fin de acelerar los programas o innovaciones de salud móvil.

    Por ejemplo, consulte a un proveedor de seguros a la hora de desarrollar programas de atención sanitaria mediante aplicaciones y herramientas móviles. Colabore con una empresa de dispositivos móviles estable a la hora de explorar las posibilidades que ofrecen las herramientas de salud móvil y asóciese con proveedores de servicios en la nube para conocer las mejores formas de almacenar información a distancia. Al adoptar nuevos modelos de adquisición de TI y trabajar con socios con experiencia, las organizaciones de salud pueden obtener mejores resultados a unos costes más reducidos y de una forma más rápida.

2 The Future of mHealth: Can the FDA Keep Up with Mobile? Extraído de