Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


El sector global de la alta velocidad

Tren hacia la prosperidad económica

Presentación

La congestión de las carreteras y del tráfico aéreo no para de crecer, a un ritmo similar al que lo hacen las grandes urbes que se van formando como polos que es preciso conectar. El apoyo público se dirige cada día con mayor intensidad hacia el tren de alta velocidad, por las múltiples ventajas que presenta. Su capacidad de conectar ciudades, desde el propio centro urbano, es una de las primeras diferencias que se perciben frente al uso del avión que obliga a los ciudadanos a desplazarse al extrarradio para acceder a las instalaciones aeroportuarias. La celeridad en los trayectos, el confort y la seguridad que ofrece inclinan la balanza a su favor si en el otro extremo se coloca el desplazamiento por carretera.

La preocupación por la sostenibilidad de los medios de transporte, causantes de un gran porcentaje de emisiones de CO2, sitúa de nuevo al tren de alta velocidad como una de las alternativas más prometedoras en el transporte de personas, por tratarse de un medio menos contaminante, al que las organizaciones han denominado alternativa verde para posicionarse en el sector.

El tren de alta velocidad no sólo ha producido un trasvase modal, sobre todo desde el avión, sino que también genera nuevos modelos de movilidad, ya que los contactos económicos y sociales aumentan a medida que disminuye el tiempo de desplazamiento entre los grandes polos urbanos. Los viajes por turismo y por trabajo crecen por las facilidades de comunicación, al igual que los flujos de trabajadores que viven en una ciudad y se desplazan cada día a otra situada a considerable distancia para cumplir con su jornada laboral.

A pesar de que las oportunidades que presenta la alta velocidad como elemento vertebrador y de estímulo económico, que no deben dejar pasar las organizaciones del sector, existen ciertos retos a los que éstas deberán hacer frente.

Claves

Las grandes oportunidades que presenta el sector de la alta velocidad se encuentran en un contexto en el que se perciben tres claras tendencias a escala global: la creciente liberalización del sector empuja a un movimiento de internacionalización en el que las tradicionales fronteras se desdibujan y en el que la iniciativa privada debe tomar el relevo para protagonizar un mayor impulso en el desarrollo del sector.

El proceso de liberalización
El potencial de crecimiento del sector global de la alta velocidad se une a un proceso, el de su liberalización, iniciado hace ya tiempo en muchas zonas de la geografía mundial que, sin embargo, avanza a varias velocidades y muestra diferentes grados de implantación. Esta apertura traerá consigo un incremento de la competencia dentro de los tradicionales mercados domésticos, que asistirán a la entrada de nuevos agentes. El usuario será sin duda el mayor beneficiado de la liberalización en términos de calidad del servicio y de precios más competitivos, mientras las empresas tradicionales del sector y los recién llegados deberán afilar al máximo sus estrategias para ganarse su permanencia y su cuota de mercado.

Una clara apuesta global
Además del potencial de crecimiento que presentan ciertas geografías, aquellas organizaciones que deseen emprender un proceso de internacionalización deberán tener en consideración muchas variables sociales, políticas, normativas, para definir sus estrategias de expansión de manera adecuada y económicamente óptima, de cara a abordar con éxito los retos que presenta este sector que viaja a gran velocidad. La puesta en marcha de alianzas y colaboraciones con operadores locales puede ser una de las alternativas más eficaces para abrir las puertas de otros mercados.

Nuevas fórmulas de financiación
El desarrollo de la alta velocidad conlleva un enorme esfuerzo inversor por el elevado coste que supone la construcción y el mantenimiento de las infraestructuras fijas y del material móvil. Por este motivo, se buscan nuevas fórmulas de financiación que permitan asumir el desarrollo de las infraestructuras necesarias, al tiempo que se minimizan los costes financieros y la inversión. Los mecanismos de colaboración público-privada, como los modelos Public Private Partnership (PPP) o los project finance, surgen en este contexto como una de las alternativas más prometedoras y ventajosas en lo que se refiere a la financiación de las infraestructuras.

Soluciones de negocio más sofisticadas
La competitividad y la eficiencia son los dos pilares sobre los que reposa el desarrollo futuro del sector ferroviario, que debe saber coger la nueva ola de ciclos de innovación que le vuelvan a situar a la vanguardia de los medios de transporte. Para ello será necesario el desarrollo e implantación de nuevos sistemas de gestión del negocio que permitan identificar posibles puntos de mejora en los procesos, así como de un incremento de la eficiencia en los costes, y orientar los esfuerzos hacia el desarrollo de nuevos y actualizados sistemas de información que favorezcan un mayor control de las actividades del negocio.

Orientación al cliente: más allá de la puntualidad
Con el propósito de aumentar su cuota de mercado y de captar el mayor número posible de clientes, las organizaciones del sector deberán enfocarse completamente al pasajero con el propósito de proporcionarle la mejor experiencia en los servicios prestados.

Análisis

La convergencia regional, la creciente comunicación entre las ciudades, la mayor interacción social y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, además de su característica sostenibilidad hacen de la alta velocidad el medio de transporte hacia el cual dirigen su mirada las administraciones y los operadores de prácticamente todos los países. Teniendo en cuenta que la tendencia social hacia el cuidado del medio ambiente es imparable y el mayor protagonismo que el transporte público debe necesariamente alcanzar, la alta velocidad debe ser la red de transporte del futuro, verde, rápida y segura.

La eficiencia en la gestión, la racionalización de los costes y una correcta interpretación de las cambiantes necesidades de movilidad de los pasajeros deben ser los objetivos prioritarios de las organizaciones.. Las reglas del juego son éstas. El objetivo último: conquistar al cliente a gran velocidad.