Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


RSE y Medio Ambiente: Una simbiosis perfecta

Almudena Rodríguez Beloso Managing Director de Accenture. Publicado el 2 de diciembre en Efeempresas

El empeño del dirse en que la economía crezca, a la vez que las personas progresan y se respeta el entorno; junto con nuestro afán de generar valor real a todos los grupos de interés y nuestro compromiso de dejar a las generaciones futuras el legado que se merecen; materializan –desde mi perspectiva- los fines más nobles del concepto de Desarrollo Sostenible, no solo de las organizaciones en las que trabajamos; sino también de la sociedad en general.

En este contexto, el respeto por el medio ambiente es un requisito ineludible para un dirse con vocación sostenible y con sentido de la responsabilidad. Por eso nuestra profesión ha tenido, tiene y tendrá una gran capacidad de influencia en la sensibilización de todos los grupos de interés en el cuidado del entorno y en el impulso de programas dirigidos a reducir el impacto ambiental y el uso eficiente de los recursos.

Tanto desde las directrices de las administraciones públicas, como en los estándares internacionales que consultamos y seguimos los dirse; el medio ambiente constituye una dimensión siempre presente. A modo de ejemplo, resalto algunos datos:

En el último marco del Comité Internacional de Informes Integrados (IIRC) se especifica el Capital Natural

De los 10 Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, tres hacen referencia al entorno.

El 37% de los indicadores de la última versión de GRI son ambientales

La preocupación por reducir la huella ambiental de la disciplina conocida hoy como RSE se ha podido inspirar en el informe "Nuestro Futuro Común" de 1987 -ligado a la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas- en el que se define por primera vez el Desarrollo Sostenible como "aquel desarrollo que satisface las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades". A mí me parece una obligación moral tan actual y completa que todavía es capaz de llenar la agenda de todos los dirse actuales y de todos los que se animen. Todos serán bienvenidos para seguir trabajando por el Desarrollo Sostenible y por las generaciones futuras.

Este informe fue la base de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible; la famosa Cumbre de la Tierra de Rio de Janeiro en 1992 de cuyo foro surge la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que entró en vigor en 1994. 21 años después, Francia acoge y preside la vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 (COP21) del 30 de noviembre al 11 de diciembre.

Recién inaugurada la cumbre "Paris 2015", hemos visto que el nivel de los dirigentes es máximo porque los acuerdos ya tienen que ser internacionales debido al carácter transfronterizo de la contaminación atmosférica. Los debates prometen ser complejos porque nos estamos jugando desde la supervivencia y la salud, hasta la calidad de vida y el bienestar de los habitantes del hoy y del mañana. Pero los compromisos serán difíciles porque tenemos que aprender todos a trabajar y a vivir de una forma diferente, y esto es muy costoso desde dos puntos de vista: el económico y el que tiene que ver con lo que nos cuesta renunciar a nuestros hábitos (aunque sepamos que implican derroches prescindibles).

Este triple enfoque: economía, personas y planeta en un asunto tan específico como el Cambio Climático; demuestra que la experiencia de los dirse -buscando el equilibrio económico, social y ambiental- nos da una perspectiva muy valiosa a la hora de anticipar riesgos y buscar las soluciones justas que la sociedad necesita.

Desde mi experiencia y visión, he intentado argumentar la simbiosis perfecta que veo entre RSE y Medioambiente. Por eso da igual por donde se empiece, ya que cuanto más se consolide la RSE, más se respetará al entorno y todo lo que se haga por el medioambiente, enriquecerá más la RSE.