Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


Retención de la generación digital

Lo que pasa en Los Vegas... ya no se queda en Los Vegas

Marianna Lobelo y Susana González, Talent & Organization Accenture Strategy. Publicado el 1 de septiembre en Observatorio de Recursos Humanos.

Las luces empiezan a atenuarse, mientras una voz anuncia la llegada a tu destino. En 15 minutos aterrizarás en Las Vegas.

Una vez en recepción, observas distraído a los clientes y te llaman la atención tres de ellos. Sin darte cuenta, empiezas a especular sobre los motivos que les llevan a quedarse en tu hotel.

  • Alfonso: 64 años, comercial (Generación "Baby Boom").

  • Inma: 43 oños, directora de RR.HH. (Generación "X").

  • David: 27 años, consultor con un futuro prometedor ("Millennial").

Coma director de un hotel es necesario hacerse preguntas estratégicas sobre los clientes: ¿qué diferencia a tu negocio de los demás?, ¿conoces a tus clientes?, ¿cubres las expectativas de todos los perfiles que te visitan?, ¿los fidelizas?

Si nos planteamos esta misma situaci6n desde dentro, convirtiendo a los que antes eran clientes en nuestros empleados, ocurre algo similar. De la misma forma que en un casino, en las plantillas coexisten, al menos, tres generaciones distintas. Cada una con sus inquietudes, necesidades y deseos particulares. Tradicionalmente la gestión del personal ha sido generalizada, "igual para todos". Sin embargo, los tiempos han cambiado y la era digital nos impone la necesidad de adaptarnos a una nueva forma de organización y gestión.

Volviendo al ejemplo de Alfonso, Inma y David. Lo más seguro es que no tengas problemas a la hora de gestionar a los dos primeros. Los entiendes y conoces bien, llevas tiempo trabajando con ellos y seguramente tú formes parte de su generación. Sin embargo, es probable que David te suponga un mayor reto, pues forma parte de esa generación de jóvenes digitales, que se mueven por el impulso de experimentar cosas nuevas y no se dejan cautivar fácilmente.

Si nos marcamos el objetivo de entender y conservar a todos nuestros empleados, es necesario que profundicemos en el perfil de David para saber a quién nos enfrentamos y poder identificar herramientas que nos ayuden a retenerlo.

David es un joven de 1987 que pertenece a los millenials cuyo principal objetivo es disfrutar del camino hacia la meta, persiguiendo siempre nuevos retos que le permitan crecer personal y profesionalmente. Le apasiona enfrentarse a proyectos desconocidos e, incluso, puede llegar a aburrirse cuando una situación ya no le supone un desafío. David no busca un trabajo, sino un propósito que le permita realizarse a corto/medio plazo.

Las estadísticas nos muestran qua en 2020 más del 40% de los trabajadores serán millenniais y, según el Departamento de Trabajo de EE.UU., habrán pasado por una media de 15 empleos diferentes antes de cumplir los 38 años. Si unimos estos hechos a la imparable revolución digital que estamos viviendo, parece necesario transformarse y desarrollar nuevas estrategias de organización, gestión y retención del talento.

A continuación identificaremos algunas de las principales características que persiguen los millennials en el ámbito laboral e intentaremos descifrar las claves para dar respuesta a sus necesidades:

  • Entornos colaborativos. Los millennials se sienten cómodos trabajando en equipo, han crecido en un entorno en el que se valora la colaboración y la creación de sinergias. Ven el lado positivo de interactuar y compartir distintos puntos de vista con compañeros de otras generaciones desde la base de igual a igual. A raíz de este factor, surge la tendencia a la transformación de las oficinas hacia espacios abiertos, transparentes y colaborativos, donde las personas y la tecnología juegan un papel fundamental. Cabe destacar el ejemplo de Cepsa, que recientemente se ha trasladado a una de las torres más emblemáticas de Madrid, con Io que ha conseguido implantar nuevas formas de trabajo, una nueva gestión del personal y una maximización de las capacidades tecnológicas.

  • Meritocracia. Las etiquetas y los encasillamientos son conceptos caducados. Los millennials valoran la oportunidad de desarrollarse individualmente y de acuerdo a sus propias necesidades y gustos. Están orientados a la obtención de resultados y aspiran a la rotación por distintos departamentos y equipos donde poder aprender y demostrar sus capacidades. La idea de "lo mismo para todos" les desmotiva, pues hoy en día "cada uno se hace su camino al andar". Buscan autonomía en su trayectoria profesional y el reconocimiento de los pasos bien dados. General Electric se enorgullece de ser una de las compañías en la que más se desarrolla la meritocracia, haciendo qua el desempeño individual cuente más qua el origen, la edad o la antigüedad en la empresa.

  • Flexibilidad. La actitud de "vivir para trabajar" está en peligro de extinción. Los profesionales de hoy en día buscan una conciliación real entre su vida profesional y personal. Los millennials están totalmente convencidos de que el equilibrio es posible y son conscientes de que la revolución digital ha aportado mucho en este sentido. Poco a poco, el trabajo en remoto se está asentando como una tendencia, y se prevé que en 2020 más del 35% de los empleados teletrabajen al menos tres días a la semana. En los últimos años Gas Natural Fenosa ha destacado en este sentido, consiguiendo qua la flexibilidad forme porte de su ADN, al potenciar una cultura más colaborativa, flexible y familiarmente responsable.

  • Digitalización. Las tecnologías han avanzado tanto, que más del 50% de los empleados a nivel mundial considera qua las herramientas digitales son vitales para su trabajo, ya que mejoran su satisfacci6n y productividad, y les ayudan a ser más innovadores. Actualmente, es imprescindible adaptar las formas de trabajo a este nuevo paradigma, especialmente para los millennials, pues ellos son nativos digitales qua entienden la tecnología como una palanca necesaria para adaptarse a la realidad. BBVA se ha reinventado convirtiéndose en una de las empresas referentes de la era digital, pues entienden la tecnología no como un mero facilitador, sino como "un elemento de generación, impulso y aceleración del cambio".

  • Imagen de marca. En un entorno donde las posibilidades de elección son cada vez mayores, uno de los factores que marcan la diferencia a la hora de tomar una decisión en la "reputación digital" que tenga la empresa en cuestión. Hoy en día la información está al alcance de un solo clic y el instinto colaborativo y abierto de los millennials les lleva a compartir públicamente su experiencia con los demás y aceptar como válida la opinión de otras personas para decidir dónde comer, en qué hotel quedarse o en qué compañía trabajar.

De repente, te das cuenta de que sigues en la recepción del hotel y llegas a una conclusión: "No importa el tiempo que lleves en el negocio o el dominio qua tengas del juego… no siempre gana la casa". Los jugadores van cambiando y cada vez tienen más y mejores herramientas para conocerte. La llegada de los millennials en la era de la revolución digital está provocando cambios sustanciales en las formas de realizar las cosas. Ya no es suficiente tener una bonita fachada, hoy más que nunca es necesario ofrecer tu mejor versión tanto al público como en el back-office, pues en el siglo XXI, "lo qua paso en Las Vegas... ya no se queda en Las Vegas".