Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


Sanidad pública en España: el aumento de las enfermedades crónicas exige una reforma sanitaria

El sistema sanitario español debe sufrir una profunda reestructuración para poder alcanzar los niveles de sostenibilidad exigidos en el futuro.

Presentación

El creciente número de pacientes crónicos de edad avanzada hace que cada vez resulte más difícil seguir ofreciendo un servicio sanitario público de calidad. En lugar de tratar el deterioro de la salud, la sanidad pública española debe atender a los pacientes de una manera continuada y proactiva mediante interacciones más frecuentes y de menor intensidad.

Claves
Las enfermedades crónicas afectan negativamente a la calidad de vida de los ciudadanos y suelen estar asociadas a elevados niveles de comorbilidad. Son el motivo principal por el que se está cuestionando la sostenibilidad de la sanidad pública, ya que el 48% de las consultas y el 33% de los gastos generales se deben a sólo un 5% de pacientes crónicos. Las enfermedades no contagiosas tendrán un coste económico aproximado de 30 billones de dólares en todo el mundo a lo largo de los próximos 20 años, equivalente al 48% del PIB de Estados Unidos en 2010.

Análisis

La remodelación de la sanidad pública exigirá varios ajustes muy importantes, que incluyen una segmentación eficaz de los pacientes, planes de tratamiento centrados en los pacientes, una mayor autogestión por parte de los pacientes, programas de gestión de patologías y gestión personalizada de casos. Por otra parte, los cambios organizativos contribuirán a mejorar la integración de distintos tipos de atención, la mejora de la educación aumentará la implicación de médicos y pacientes, y el uso de nuevas herramientas informáticas permitirá a los proveedores sanitarios ofrecer mejor información a los pacientes en los momentos más adecuados. Centrar el servicio en el paciente, y no en la patología, dejará un mayor margen de mejora que el tratamiento reactivo de distintas patologías.

Recomendación

La sostenibilidad del sistema sanitario en el futuro requiere un sistema eficaz de gestión sanitaria que incorpore cambios tecnológicos y de proceso para conseguir:

  • Un mayor control del estado de salud de los pacientes y de los riesgos asociados con sus patologías.

  • Una mejor coordinación de los distintos niveles de atención, incluidos los servicios sociales de apoyo a pacientes crónicos (continuidad de la atención).

  • Un uso racional de los recursos sanitarios: hospitalizaciones, accidentes y urgencias, y consultas de atención primaria.

  • Una mayor capacidad de autogestión por parte de los pacientes y más implicación de médicos y pacientes.

  • Una mejora de las condiciones de trabajo del personal sanitario para que no tengan que ocuparse de tareas con escaso valor añadido.

  • El diseño de modelos sanitarios predictivos mediante la integración y el análisis intensivos de datos con el fin de anticiparse al deterioro de la salud de los pacientes.