Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


Trae tu propio dispositivo

Cómo conseguir que este fenómeno beneficie a tu empresa.

Presentación

Durante los últimos veinte años, la tecnología ha evolucionado desde la interfaz de línea de comandos, pasando por los menús desplegables, hasta las apps, que aparentemente son simples pero entrañan una gran complejidad.

El resultado es que cada vez más personas se sienten más cómodas que nunca utilizando la tecnología. Para el área de TI corporativa, eso significa abordar las nuevas demandas de los empleados, que quieren unas aplicaciones corporativas que reflejen el mismo tipo de simplicidad que Facebook y Flickr, algo conocido como la «consumerización» de las TI. También significa hacer frente a sus demandas de acceso a los datos corporativos sin obligarlos a llevar dos dispositivos móviles diferentes, uno para el trabajo y otro para su uso personal.

El auge del «trae tu propio dispositivo» (BYOD, por sus siglas en inglés) puede atribuirse a dos tendencias convergentes: el deseo de que los empleados den respuesta a los clientes y a los compañeros en un mundo global y siempre conectado que todavía lucha con los husos horarios, y el deseo de ahorrar costes al no duplicar un dispositivo que los empleados ya pueden poseer. En cierto modo, la movilidad ha resuelto uno de los aspectos más difíciles de la implantación de aplicaciones: conseguir usuarios entusiastas.

Combinando el marcado interés de los usuarios con el conocimiento del negocio del área de TI y la experiencia en herramientas y tecnologías de Accenture, las empresas pueden establecer una base para desarrollar una estrategia de movilidad proactiva y con una alta capacidad de adaptación.

Situación

En octubre del 2011, la CTIA, asociación del sector de las telecomunicaciones inalámbricas, anunció que el número de conexiones inalámbricas en Estados Unidos había superado, por primera vez, al número de personas. Informó de 322,9 millones de tales conexiones en un país con 315,5 millones de habitantes. Respecto al año anterior, el número de tabletas y portátiles con capacidad inalámbrica aumentó de 12,9 millones a 15,2 millones (un aumento del 17 %), mientras que el número de dispositivos activos con capacidades de gestión de datos (por ejemplo, smartphones) aumentó de 264,5 millones a 278,3 millones (un aumento de solo el 5 %).

La habilidad de obtener –y compartir– información en cualquier lugar y en cualquier momento se ha instalado en la vida del siglo XXI, tanto en la faceta personal como en la profesional. Esto no ha sucedido de la noche a la mañana, sino que representa una confluencia de múltiples tendencias tecnológicas: miniaturización de componentes, tecnología inalámbrica, redes sociales y cloud computing, entre otras. Y quizá la más importante de estas tendencias: la facilidad de uso. Cualquiera que haya visto alguna vez a un niño jugando con un iPad® sabe que hemos asistido a la última generación a la que podían intimidar los ordenadores.

Análisis

Del mismo modo que la movilidad borra las fronteras geográficas, el BYOD borra los límites temporales, permitiendo a los empleados no solo ser productivos después de las horas de trabajo (beneficio para la empresa), sino también modificar su horario, lo que les da la posibilidad de asistir al partido de fútbol de los niños por la tarde y trabajar por la noche (beneficio para los empleados). La movilidad aporta un beneficio significativo a la productividad, pero, al igual que tiene muchas ventajas, también tiene inconvenientes.

Recomendaciones

Fabricantes de dispositivos, desarrolladores de software y empresas como Accenture están desarrollando soluciones para superar los mayores inconvenientes del BYOD. Algunas de ellas pueden ser soluciones provisionales, mientras que otras pueden ser avances a largo plazo que se conviertan en capacidades estándar de la industria. Las empresas que quieran lograr la ventaja competitiva que aporta la movilidad deben ser conscientes de estas soluciones e incorporarlas a su estrategia de movilidad actual.

Una de las formas en las que los directores de TI pueden dominar mejor el fenómeno BYOD es ser proactivos. Los usuarios van a llevar sus dispositivos móviles a la organización (puede que hace años hicieran lo mismo con sus ordenadores portátiles) y van a exigir conectividad y soporte técnico. Contrariamente a lo que pueda parecerle al área de TI, quieren ser más productivos en su trabajo.

Corresponde a esta área, por tanto, estar preparada para cuando esas peticiones comiencen a acumularse, si es que no lo han hecho ya. Cuando TI entiende las necesidades tecnológicas de los usuarios y se adapta a ellas –especialmente ahora, cuando estos usuarios también perciben el valor que proporciona la movilidad–, el resultado puede contribuir a mejorar en gran medida las relaciones entre las unidades de negocio y TI.