Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


Por Florentino Benito, Senior Managing Director de Accenture Operations. Publicado el 31 de marzo de 2017 en Cinco Dias.

Tradicionalmente se pensaba que el modelo de negocio As-a-Service no había madurado lo suficiente como para aplicarlo a los procesos informáticos y de negocio. De hecho, una encuesta de 2015 arrojó resultados inequívocos: el 68% de los entrevistados consideraba que los procesos core de las compañías no seguirían contratando modelos As-a-Service en el plazo de cinco años y adelante. Sin embargo, el concepto de integrar aplicaciones, infraestructuras y procesos de negocio evolucionó más rápido de lo previsto. A finales de 2016, una segunda encuesta establecía que el 56% de los directivos esperaba poder adoptar el modelo As-a-Service en los siguientes dos años.

¿Qué originó este cambio de opinión tan repentino?

  1. Competitividad: las compañías que han adoptado el modelo As-a-Service están prosperando.

  2. Agilidad: Muchas compañías se han visto repentinamente en la necesidad de reaccionar con rapidez a condiciones cambiantes, lo que ha impulsado a muchas a adoptar este modelo.

  3. Velocidad: Los viejos tiempos en que el pionero llevaba la ventaja se han ido, ahora, las empresas necesitan innovar continuamente y reducir el tiempo de amortización de sus nuevos productos y servicios .El modelo As-a-Service les permite lograrlo.

  4. Modelos avanzados de análisis de datos: las empresas entienden que necesitan de la analítica avanzada para mejorar sus servicios y su atención al cliente a través de un mayor conocimiento del consumidor.

  5. Resultados de negocio: Las compañías acuden a un proveedor de servicios porque aspiran a conseguir una serie de resultados, y el proveedor de servicios diseña una solución a medida que contribuye a lograrlos: esto supone simpleza y efectividad máximas.

Las organizaciones necesitan revisar la manera en que adquieren estos nuevos servicios. Los modelos comerciales tradicionales, basados en precios fijos y personas a jornada completa, no funcionan en el modelo As-a-Service. En su lugar, el valor tiene que ser definido y cuantificado con nuevas metodologías y siempre unido a resultados de negocio concretos.

La utilización de soluciones específicas puede originar verdaderos desafíos en la integración y gestión de proveedores. Por ello, resulta más recomendable trabajar con proveedores de servicios que ofrecen soluciones integrales para una función o proceso de negocio completo. Las tecnologías que respaldan el modelo As-a-Service han experimentado diferentes niveles de maduración. Por ejemplo, ha sido en los últimos años cuando el “Hybrid Cloud” ha contado con suficiente nivel de adopción entre empresas.

La presencia de múltiples stakeholders dentro de una empresa dificulta los procesos de aprobación, puesto que los servicios As-a-Service son diferentes a las de servicios estándar. Es por ello que los stakeholders deben acordar de antemano qué objetivos claros de negocio son realizables a través de los procesos tecnológicos. Finalmente, el entorno As-a-Service resulta mucho más fluido de lo que suelen estar acostumbradas las empresas.

En el momento en que una compañía esté dispuesta a aceptar la nueva naturaleza de los procesos de negocio e tecnológicos que conlleva el modelo As-a-Service, estará preparada, ¿por dónde empezar?:

  1. Implementación de tecnología - Desde la migración de algunas de las funciones informáticas a la nube, se puede adoptar un enfoque progresivo, es decir adoptando una aplicación o proceso cada vez.

  2. Automatización de procesos - Las empresas que dispongan de infraestructura y procesos consolidados pueden analizar cómo impulsar la flexibilidad y la precisión a través de la automatización.

  3. Adopción de plataformas - Muchas compañías están potenciando recursos externos para crear nuevos ecosistemas que les permitan impulsar el crecimiento sostenible.

  4. Análisis - Para muchas empresas, la necesidad de conseguir una ventaja competitiva a través de conocimientos analíticos es un buen punto de entrada. Por ejemplo, la analítica puede generar conocimientos sobre cómo reducir el plazo de lanzamiento de nuevos productos o servicios o cómo acortar fases del proceso de I+D. El modelo As-a-Service permite a estas compañías implementar esos conocimientos de manera rápida y efectiva.

  5. Renovación - La renovación de un contrato o el fin del ciclo de vida de un programa son oportunidades perfectas para revisar alternativas As-a-Service.

Una vez más la rapidez resulta clave: cuanto más tiempo se deje pasar hasta tomar la decisión de adoptar el modelo As-a-Service, mayor dificultad se encontrará posteriormente para hacer frente a competidores cada vez más ágiles y eficientes.

INFORMACIÓN RELACIONADA