Skip to main content Skip to Footer

Informe del impacto económico
Ave Madrid - Barcelona

La movilidad de los ciudadanos y el transporte de mercancías afectan de forma directa a la competitividad de las ciudades, a la creación de riqueza y prosperidad y, por tanto, al desarrollo económico de un país. 

Presentación

El tren de alta velocidad se presenta como una clara alternativa a la congestión que hoy sufren el transporte aéreo y el transporte por carretera. A esto se suman otro tipo de ventajas, entre las cuales cabe destacar que se trata de un medio de conexión eficaz, cómodo, veloz y respetuoso con el medio ambiente.

España ha realizado una decidida apuesta en este sentido y hoy cuenta con la mayor red de Europa y la tercera del mundo, situándose en una posición privilegiada en términos de kilómetros de alta velocidad construidos. En este esfuerzo estratégico se encuadra el corredor Madrid-Barcelona-Frontera francesa, que cumple ya su tercer aniversario.

Experiencia

Desde el año 2004, el impacto económico generado por el corredor Madrid-Barcelona ha sido realmente positivo, tanto por el número de empleos generados como por el valor añadido bruto creado. La construcción de la línea ha sido responsable directa de la creación de más de 113.000 empleos, mientras que su explotación supone más de 32.000 nuevos puestos de trabajo, lo que genera una riqueza global superior a 7.700 millones de euros.

Además de las ventajas económicas, el valor de este medio de transporte puede medirse en términos de eficiencia y de sostenibilidad medioambiental.

El funcionamiento del AVE Madrid-Barcelona ha traído consigo una reducción de la importación de crudo de nada menos que 400.000 barriles entre los años 2008 y 2010 y una disminución de 920 gigavatios por hora (GWh), lo que ha implicado un ahorro en energía eléctrica del 20 % en el 2010. Además, desde su inauguración ha evitado la emisión de 273.300 toneladas de CO2, lo que supone una minoración del 20 % de la emanación de gases de efecto invernadero.

Análisis

Alrededor de 32 millones de personas se han beneficiado de tres años de alta velocidad en la línea que une Madrid y Barcelona. Receptores de un servicio de la más alta calidad que incluso deja atrás a los competidores internacionales, sus usuarios han visto incrementadas las alternativas de desplazamiento gracias a uno de los medios de transporte más seguros por su baja siniestralidad, menos contaminante y más eficiente que existe, y todo ello a un precio competitivo.

El AVE se ha convertido en una apuesta social y económica de futuro, un horizonte de beneficios y de oportunidades que se ampliará cuando en octubre del 2013 se inaugure el tramo Madrid-Lérida y se una el corredor Madrid-Barcelona-Frontera francesa a la gran red de transporte ferroviario francés.