Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


Desinversiones en coyunturas desfavorables

Un complejo entorno económico.

Presentación

La restricción del crédito, la desaceleración económica y las turbulencias de los mercados en Europa han ido consolidando en los últimos años el complejo entorno económico en que las compañías han de desarrollar sus negocios.

La restricción del crédito, la desaceleración económica y las turbulencias de los mercados en Europa han ido consolidando en los últimos años el complejo entorno económico en que las compañías han de desarrollar sus negocios. Para muchas de ellas, este contexto está teniendo efectos tan directos como la pérdida de rendimiento de sus activos o nuevas necesidades de financiación.

Como consecuencia, la presión de los financiadores de las empresas ha ido cobrando más protagonismo en las decisiones corporativas, exigiendo balances más saneados (con una mejor relación Deuda Neta / EBITDA) y mayor disponibilidad de liquidez.

Sin embargo, dichas exigencias no deberían dificultar una gestión proactiva del portfolio de activos con el doble objetivo de maximizar la entrada de caja y reforzar la estrategia de la compañía a largo plazo. Las operaciones de desinversión, además de cubrir las necesidades urgentes de liquidez, están muy relacionadas con la estrategia de la compañía, motivo por el cual deberían hacerse siempre favoreciendo, o al menos no debilitando, este último aspecto. Para ello, es aconsejable asumir en elevado nivel de flexibilidad, contar con un equipo adecuado y seguir un proceso ordenado y previamente definido.

Este documento presenta la visión de Accenture sobre el marco en que tienen lugar los procesos de desinversión actualmente, analizando las claves de mayor utilidad para aquellas compañías que se planteen una operación de este tipo en una coyuntura desfavorable.

 

Versión en inglés [PDF, 638KB]

Principales conclusiones

La primera consideración para poder realizar desinversiones con un enfoque estratégico implicar clasificar los activos de la compañía desde una doble perspectiva:

  • Identificando su grado de encaje con la estrategia corporativa a largo plazo.

  • Evaluando su rendimiento o performance.

De este modo, es posible implementar una política de rotación de activos adaptada al encaje estratégico y rendimiento financiero de estos, permitiendo disponer de un mayor grado de anticipación y flexibilidad tan necesaria en este tipo de procesos. Además, evitar un elevado nivel de urgencia favorece que las operaciones no acaben cerrándose en múltiplos inferiores a los inicialmente deseados.

Según la experiencia de Accenture, los aspectos considerados como más relevantes a la hora de afrontar un proceso de desinversión son:

  • Preparación de la estrategia desinversora con una política proactiva.

  • Conformación de un equipo multidisciplinar, integrado y con experiencia.

  • Seguimiento de un proceso estructurado de desinversión.

  • Altos niveles de flexibilidad que posibiliten el cierre de transacciones en periodos de tiempo reducidos y en distintas condiciones

Recomendaciones

Las desinversiones son procesos sumamente complejos en los que el riesgo y la incertidumbre juegan un papel considerable, más aun teniendo en cuenta la crisis de crédito, la crisis económica y la volatilidad de los mercados. Dicha situación ha complicado sensiblemente la posición del desinversor, quien hoy se enfrenta a un mercado con compradores más exigentes y múltiplos de valoración medios más bajos.

Para combatir esta circunstancia, es vital comprender ese cambio de dinámica y observar detalladamente cuáles han sido las mejores prácticas de venta recientes. Asimismo, aplicar las claves incluidas en este artículo puede ayudar a maximizar el resultado de la transacción.