Skip to main content Skip to Footer

ÚLTIMAS PUBLICACIONES


Ocúpate, ocúpale: Una llamada a la acción

En un contexto de gran incertidumbre económica, el paro arrasa como preocupación fundamental de la sociedad española.

Presentación

La tasa de desempleo oficial supera ya el 21%, alcanzando entre los jóvenes un astronómico 46,1% en el segundo trimestre de 2011. Debido, entre otros factores, a una cualificación poco competitiva, el fenómeno del paro se ha cebado de forma especialmente cruel en un colectivo joven que encontró fácilmente empleo bien remunerado en la etapa expansiva anterior de los sectores empresariales que más intensamente han sufrido los efectos de esta crisis, como la construcción, el sector inmobiliario, la hostelería y los servicios.

Desde nuestra experiencia en los ámbitos de la consultoría de negocio y el asesoramiento jurídico-laboral, en Accenture y Sagardoy Abogados creemos que hacer frente al problema del empleo en España requiere abandonar enfoques tradicionales para ofrecer soluciones más eficaces y duraderas.

Por ello, más que nunca, es necesario que Administraciones, empresas y, especialmente los individuos se salgan de su zona de confort y jueguen un papel mucho más activo a la hora de impulsar un modelo económico nuevo que apueste por la innovación, el desarrollo y el talento.

En el estudio realizado apostamos por el individuo como factor clave de la economía del conocimiento. El desarrollo de un país depende de muchas capacidades distintas, pero en el contexto actual estamos convencidos de que el talento y el conocimiento son más importantes que nunca, por encima incluso de los recursos financieros y naturales.

El estudio es una llamada a la acción a individuos, empresas y Administraciones para afrontar el reto del empleo en España.

Claves

Estamos ante un nuevo paradigma que va a requerir de una profunda transformación del actual modelo laboral español, agotado, ineficaz e insostenible, que aporte la capacidad para crear puestos de trabajo, de mayor calidad y de manera sostenible, apuntalando así las bases de una nueva economía.

Apostamos por que esta transformación tenga el eje central en la Economía del Conocimiento, abarcando al conjunto de sectores de actividad con mayor proyección de desarrollo a futuro, y que son altamente dependientes del conocimiento científico, técnico y social de sus profesionales.

La transición con éxito hacia la Economía del Conocimiento de un país como España, requiere un cambio de mentalidad de todos los agentes económicos: Administraciones Públicas, emprendedores, empresas, universidades y escuelas de negocios y, por supuesto, los propios profesionales. Y hacerlo realidad requiere de la combinación de dos factores: la convicción y el compromiso con el cambio, por un lado; y la aplicación de una serie de recomendaciones relacionadas con el desarrollo de sectores empresariales basados en el conocimiento y la cualificación de los nuevos profesionales.

Identificar estas recomendaciones ha sido el objetivo de nuestro informe.

Conclusiones

El estudio hace patente esta realidad y se centra en ofrecer ideas concretas para mejorar las opciones de crear empleo por parte de individuos, empresas y Administraciones Publicas en la Economía del Conocimiento.

Algunas ideas que se ofrece a cualquier individuo (parado u ocupado) son, entre otras;

  • Buscar la renovación permanente hacia campos de actividad que tengan demanda.

  • Convertir ideas en negocios.

  • Fomentar las titulaciones técnicas de grado medio y la formación profesional.

  • Asumir la movilidad geográfica y funcional.

Para las empresas:

  • Conocer el valor de mercado de los conocimientos y habilidades de sus personas.

  • Proteger y evitar la salida de las personas que reúnen las habilidades que harán a la empresa competitiva en los próximos años.

  • Reciclar los conocimientos de los profesionales y establecer sistemas de formación continua.

  • Continuar en la batalla por el mejor talento en el mercado.

  • Estimular el desarrollo de la propiedad intelectual y asegurar su protección.

Y por último, el papel de las Administraciones Publicas se basa en, entre otras iniciativas:

  • Trasladar a los inversores una gran estabilidad legislativa, certidumbre económica y garantías de seguridad jurídica.

  • Eliminar trabas a la creación, funcionamiento y extinción de las empresas y hacer competitiva la legislación laboral española.

  • Vincular la evolución de los costes laborales a criterios de competitividad.

  • Reforzar los servicios públicos de empleo.

  • Facilitar la regularización de los extranjeros y nacionales que trabajan y no cotizan.

  • Incentivar económicamente la investigación.

  • Especializar y hacer brillar mundialmente a nuestras universidades.

 

Descargar PDF. Ocúpate, ocúpale: Una llamada a la Acción. Esto abre una nueva ventana.Descargar estudio