Skip to main content Skip to Footer

Europa debe impulsar el sector industrial para mantener su competitividad

Es preciso que Europa lidere la eficiencia energética, la innovación tecnológica y el cambio el consumidor

Descripción

  • Para que renazca el sector es preciso que Europa lidere la eficiencia energética, la innovación tecnológica y el cambio el consumidor

Madrid, 16 de Mayo de 2013.- Europa debe aumentar el tamaño de su sector industrial si no quiere perder competitividad, según la mayoría de los directivos europeos entrevistados por Accenture para un estudio de BUSINESSEUROPE. El estudio Unlocking Industrial Opportunities revela también la preocupación de los ejecutivos ante la falta de competitividad de Europa en innovación tecnológica, energía y capacidades.

La encuesta, que se realizó a más de 500 directivos en la UE, indica que, aunque la confianza a corto plazo sigue siendo baja entre las empresas, los directivos ven con optimismo las perspectivas de Europa en el futuro. El 61% cree que la crisis económica continuará y que Europa tendrá problemas para retomar el camino hacia la senda del crecimiento en los próximos tres años. Sin embargo, el 64% considera que la industria europea sigue siendo competitiva a nivel internacional a pesar de todo.

Los resultados de la encuesta, que se dieron a conocer hoy en el European Business Summit de Bruselas, indican que el 82% de los entrevistados ven la necesidad de que Europa incremente la contribución del sector manufacturero al PIB de la UE del 16% actual al 20%, de modo que pueda mantener su competitividad futura. Aun así, el 53% no confía en la eficacia de las actuales políticas de la UE para lograr este objetivo.

Los resultados revelan opiniones muy diferentes según el país. Los encuestados alemanes muestran mucha más confianza en las posibilidades de recuperación económica y en la futura competitividad de Europa. También son más optimistas ante las políticas de la UE con vistas a aumentar la contribución de la industria a la economía.

“Europa no es un territorio homogéneo, por lo que la crisis ha afectado de manera muy diferente a los niveles de competitividad de cada país”, según Mark Spelman, managing director de Accenture. “Aunque esto ha provocado tensiones monetarias en la zona euro, la diversidad también supone una ventaja que Europa debe aprovechar si lo que quiere es revitalizar su industria y mantener los sectores en los que es más competitiva. Por otro lado, la diversidad también obliga a adaptar las respuestas políticas a las necesidades de las distintas economías”

El informe identifica tres áreas de cambio que pueden plantear alguna dificultad, pero que los directivos europeos pueden hacer de ellas una oportunidad de crecimiento.

Innovación tecnológica
Todos los participantes en la encuesta son conscientes de la importancia de la innovación tecnológica para la competitividad de la industria europea en el futuro. Pese a ello, el 71% cree que China alcanzará o superará a Europa en innovación tecnológica en los próximos 10 años, mientras que el 55% apuesta que China terminará liderándola. Las tres máximas prioridades son: reducir la fiscalidad del I+D, aumentar la inversión pública en I+D y mejorar las condiciones para que el sector financiero apueste por la innovación.

Eficiencia energética

El 58% de los directivos sostiene que la rentabilidad del sector energético en la industria europea será inferior a la de otros grandes mercados durante los próximos tres años. Nueve de cada diez encuestados consideran importante que Europa empiece a depender menos de las importaciones de energía para que su industria pueda crecer. Las dos prioridades más urgentes en este campo son: por un lado, aumentar la eficiencia energética y, por otro, fomentar el uso de energías renovables. Estos resultados sugieren que los directivos no encuentran contradicción alguna entre la necesidad de mantener la competitividad con otros países a corto plazo y la de invertir en una economía menos dependiente del carbón a largo plazo.

Cambio de los hábitos de consumo
Las consecuencias más perniciosas para la industria europea serán las derivadas por los cambios que se experimenten en los hábitos de consumo (según el 71% de los encuestados). 

Pese a ello, muestran confianza en su capacidad para superar el problema. La mayoría (55%) cree que la industria europea está preparada para adaptarse a los cambios en el mercado europeo, y el 60% piensa que también puede hacerlo en mercados emergentes.

“La energía, la innovación tecnológica y el cambio de los hábitos de consumo pueden afectar a la industria europea, pero también abren paso a nuevas oportunidades de crecimiento y aumento de la competitividad”, declaró Spelman. “Si centran sus esfuerzos en estas tres áreas de cambio, los directivos y empresas de Europa tendrán más posibilidades de incrementar la contribución del sector manufacturero al PIB. Esto es exactamente lo que están haciendo en Estados Unidos para recuperar la competitividad, lo que demuestra que también es posible hacerlo en Europa.”

Mejora de las capacidades y del sector financiero

El informe de Accenture identifica la reestructuración de la gestión del talento y la revitalización del sector financiero como las claves para sacar provecho de las oportunidades que presentan las tres áreas de cambio. Dos de cada tres encuestados en Alemania consideran que sus empleados son competentes, pero una media del 53% de los directivos europeos opina lo contrario y la cifra aumenta hasta el 78% en el caso de España. La máxima prioridad es la inversión en educación y en formación para los “empleos del futuro”, seguida de la mejora de conocimientos en idiomas y el uso de las tecnologías para permitir el aprendizaje continuo.

El informe revela que la falta de inversión por parte de las empresas europeas está aumentando la incertidumbre en la demanda y, en algunos casos, también está provocando una pérdida de rentabilidad. Tampoco los incesantes cambios normativos contribuyen a recuperar la confianza. El 56% de los ejecutivos encuestados no confía en que los nuevos reglamentos financieros de la Comisión Europea puedan facilitar la financiación de inversiones. Las prioridades más citadas fueron dos: un mejor acceso a los mercados de capitales (54%) y el aumento de la financiación con capital riesgo para nuevas empresas.

“Las empresas de la zona euro cuentan con cerca de dos billones de dólares en efectivo, mientras que en la UE hay más de 25 millones de personas sin empleo“, explicó Spelman. 

“Aprovechar este enorme capital financiero y humano resulta crucial para sustentar otros esfuerzos que persiguen recuperar el crecimiento y aumentar la competitividad de Europa.”

“Europa necesita una industria fuerte y competitiva para alcanzar un crecimiento sostenible, y para eso es precisa una política industrial centrada en la creación de empleo y el crecimiento”, declaró Jürgen R. Thumann, Presidente de BUSINESSEUROPE. “Tenemos que dejar a un lado las políticas convencionales y volver a situar a la industria en el centro de las decisiones de la UE. Este informe, en el que se describen muchas de las posibles alternativas, debe servir de inspiración a todos los participantes en la Cumbre de Empresas Europeas. ¡Pongámonos manos a la obra!”

El informe completo en www.accenture.com/ebs

Accenture es una compañía global de consultoría de gestión, servicios tecnológicos y outsourcing con 259.000 profesionales que prestan servicio a clientes en más de 120 países. Combinando una experiencia sin precedentes y completas capacidades a lo largo de todos los sectores y funciones de negocio, así como una extensa labor de investigación en las compañías de más éxito del mundo, Accenture colabora con los clientes para ayudarles a convertirse en negocios y gobiernos de alto rendimiento. La compañía generó una facturación neta de 27.900 millones de dólares en el ejercicio fiscal cerrado a 31 de agosto de 2012. La dirección de Accenture en Internet es www.accenture.es.

Más información:
José Luis Sánchez