INFORME DE INVESTIGACIÓN

Resumen

Resumen

  • La IA promete aumentar los ingresos y el empleo. Pero muchas empresas se arriesgan a perder esta oportunidad a menos que se replanteen la forma en que su personal puede trabajar con máquinas inteligentes.
  • El compromiso con la colaboración hombre-máquina ayudará a que la IA cree nuevo crecimiento, no sólo a aumentar la eficiencia.
  • Los trabajadores están ansiosos por trabajar con IA, pero exigen más apoyo para volver a capacitarse.


La Inteligencia Artificial (IA) ha alcanzado un punto de inflexión en 2018. Se está convirtiendo en la corriente principal. Más que simplemente automatizar el trabajo de la gente, marcará el comienzo de una nueva era de colaboración hombre-máquina: Piense en robots avanzados que puedan detectar, predecir y ayudar a sus compañeros de trabajo humanos a completar tareas, o en un software que no sólo interprete grandes volúmenes de datos complejos, sino que aprenda a mejorar su capacidad para hacerlo.

IDC estima que el gasto en sistemas cognitivos aumentará un 54% este año, lo que promete impulsar el crecimiento de las empresas y las economías. De hecho, el análisis de Accenture muestra que si las empresas invierten en IA al mismo ritmo que las empresas líderes de hoy en día, podrían aumentar sus ingresos en un 38 por ciento y aumentar el empleo en un 10 por ciento en los próximos cinco años. Además, estimamos que para el año 2035, la IA podría añadir 7,4 billones de dólares en valor bruto a la economía de los Estados Unidos.

Pero mientras esto pinta un cuadro prometedor, nuestra investigación revela tres desconexiones que impiden a las organizaciones desbloquear el valor atrapado en la intersección de humanos y máquinas:

  1. La inversión en IA no va acompañada de la inversión en readaptación profesional.
  2. La IA es una palanca de crecimiento, pero se utiliza principalmente para impulsar la eficiencia.
  3. Los empleadores creen, incorrectamente, que los trabajadores no están dispuestos a trabajar con la IA.

Desconexión n° 1: La inversión en IA no va acompañada de la inversión en recapacitación profesional

Una parte cada vez mayor de los líderes empresariales está defendiendo la IA. Más de un tercio (35 por ciento) de los ejecutivos de nuestra encuesta cree que las tecnologías inteligentes mejorarán la productividad y la experiencia y el compromiso de los clientes, y el 34 por ciento cree que fomentarán la innovación. Casi dos tercios planea invertir en grandes análisis de datos en los próximos tres años, y la mitad invertirá en visualización de datos y automatización de procesos robóticos.

Un Director de Seguridad de TI de una empresa de infraestructura y transporte de EE.UU. nos dijo: "Estamos utilizando tecnologías inteligentes en gran medida e invirtiendo alrededor del uno o dos por ciento de nuestros ingresos en IA cada año".

60%

aumento de la inversión en IA, 2017 sobre 2016

3%

de los líderes empresariales planea invertir significativamente más en recapacitación profesional en los próximos tres años

Sin embargo, mientras que las compañías están invirtiendo fuertemente en sistemas inteligentes, no están invirtiendo lo suficiente en capacitar a la gente para que trabaje con estas tecnologías y desbloquear el valor total de la colaboración hombre-máquina:

  • El 61% de los ejecutivos espera que la proporción de roles que requieren colaboración con la IA aumente en los próximos tres años. El 58% planea usar la IA para aumentar los roles en su organización.
  • Pero sólo el 3% de los empleados indica que están planeando aumentar significativamente la inversión en programas de capacitación y programas de recapacitación.

Recomendaciones:

Para abordar la desconexión en la IA y la inversión en habilidades, los líderes empresariales deberían:

  • Exponer el caso de negocio para la recapacitación dentro de la organización: Las empresas deben aprovechar los ahorros generados por la automatización y reinvertirlos en programas de formación y reciclaje para facilitar la colaboración hombre-máquina y desbloquear nuevas fuentes de valor.
  • Dar prioridad a las habilidades para el desarrollo: Las organizaciones deben evaluar las tareas necesarias para lograr resultados empresariales e identificar las brechas de habilidades que se pueden cerrar con la inversión en capacitación.
  • Aplicar tecnologías de aprendizaje innovadoras: La realidad aumentada y virtual puede ayudar a entrenar a las personas a velocidad y escala, simulando tareas y estimulando a los trabajadores.


Desconexión n° 2: La IA es una palanca de crecimiento, pero se utiliza principalmente para impulsar la eficiencia.

La IA ayuda a crear nuevas ideas: El 42 por ciento de los ejecutivos que entrevistamos cree que las tecnologías inteligentes estarán detrás de cada innovación que implementen en los próximos tres años. Los ejecutivos reconocen la necesidad apremiante de invertir en IA para seguir siendo relevantes, y la ventaja competitiva que se puede obtener al ser un adoptante temprano.

El CEO de una compañía de seguros japonesa nos dijo: “Los líderes de seguros de todo el mundo están implementando agresivamente la IA, y estamos viendo un efecto muy fuerte de la IA en sus negocios. Hubiera sido casi imposible para nosotros mantenernos en el negocio si hubiéramos seguido haciendo las cosas de la manera tradicional".

El análisis de Accenture muestra que la adopción de tecnologías inteligentes se encuentra todavía en una fase incipiente. La mayoría de las aplicaciones de IA se centran hoy en día en el aumento de la eficiencia más que en la ampliación del potencial humano, y nuestra investigación lo confirma: Cuando se les pide que identifiquen los tres beneficios principales de las tecnologías inteligentes, la proporción más alta de ejecutivos -35 por ciento - cita que mejoró la productividad.

Un director de TI de una empresa energética india nos dijo que la reducción de costos era el principal motivador de la inversión en IA: "El factor clave es la reducción de costos. Estas tecnologías ofrecen una gran cantidad de oportunidades de reducción de costos y procesos para aumentar la eficiencia".

Esto se demuestra aún más cuando los líderes empresariales priorizan la automatización por encima de la elevación de las capacidades de su personal: Mientras que tres cuartas partes (76 por ciento) de los ejecutivos dijo que han usado la IA para aumentar las tareas en los últimos tres años, el 90 por ciento dijo que ha usado la tecnología para automatizar las tareas.

Recomendaciones:

Para abordar la desconexión entre el juego de la eficiencia actual y el potencial de la IA como palanca de crecimiento, los líderes empresariales deberían:

  • Cambiar su enfoque estratégico: Prueba aplicaciones de IA en proyectos de crecimiento que mejoren los productos y servicios existentes y, a continuación, amplía los experimentos exitosos.
  • Pivotar la fuerza de trabajo: Rediseñar los equipos en torno al trabajo basado en proyectos que caracteriza a los nuevos modelos de negocio impulsados por la IA. Empoderarlos con más autonomía y fomentar una cultura más experimental y ávida de riesgos.
  • Comprometer más inversión en IA para la colaboración hombre-máquina: Nuestro análisis de los sectores industriales muestra que si las empresas invirtieran en IA y colaboración hombre-máquina al mismo nivel que la quinta parte de las empresas de mayor rendimiento, podrían aumentar sus ingresos desde un 28% en el sector automotriz hasta un 51% en el sector de bienes de consumo (vea el siguiente gráfico).

Desconexión n° 3: Los empleadores creen -incorrectamente- que los trabajadores no están dispuestos a trabajar con la IA

Los líderes empresariales dicen que se les impide adoptar y cosechar los máximos beneficios de la IA debido a la falta de preparación y voluntad de los trabajadores.

De hecho, casi la mitad (47 por ciento) de los ejecutivos encuestados calificó la creciente brecha de habilidades como una de las tres principales tendencias que influyen en su estrategia de contratación de mano de obra, y los ejecutivos creen que sólo el 26 por ciento de su fuerza laboral, en promedio, está lista para trabajar con máquinas inteligentes.

Pero mientras que la mayoría de los ejecutivos esperan un aumento en el número de roles que requieren colaboración hombre-máquina, casi una cuarta parte (23 por ciento) de ellos señala la resistencia de los trabajadores al uso de tecnologías inteligentes como uno de los tres desafíos principales para su implementación.

Los impactos sobre la privacidad y los ingresos son dos grandes temas percibidos por los ejecutivos encuestados: Casi dos tercios (64 por ciento) cree que sus empleados piensan que el uso de la IA en el lugar de trabajo comprometerá su privacidad, y más de la mitad (57 por ciento) cree que sus empleados piensan que sus ingresos disminuirán con la adopción de la IA.

El director general de un banco con sede en el Reino Unido nos dijo: "Uno de los problemas a los que nos enfrentamos era que la tecnología era bastante nueva y había resistencia en la fuerza laboral. Inicialmente, la tecnología se asoció a la reducción de empleo y la gente se mostró reacia a recibir formación".

Pero es probable que esta percepción sea incorrecta: entrevistamos a más de 14.000 trabajadores en todo el mundo. Más de seis de cada 10 (62%) cree que la IA tendrá un impacto positivo en su trabajo. Es más, dos tercios (67 por ciento) de los trabajadores cree que será importante aprender nuevas habilidades para trabajar con IA en los próximos tres a cinco años, y casi un tercio (31 por ciento) cree que ellos mismos son los principales responsables de mantener sus propias habilidades.

Recomendaciones:

Para abordar la desconexión entre las percepciones de los empleadores y la voluntad real de los trabajadores, los líderes empresariales deberían:

  • Escuchar y aprender: Las empresas necesitan desarrollar una mejor comprensión de las expectativas y aspiraciones de los trabajadores individuales y, a continuación, adaptar los programas de formación para abordar las diferencias en los niveles de motivación y competencias. Invertir en programas de sensibilización para preparar a las personas para trabajar con tecnologías inteligentes.
  • Medir el impacto: Adoptar un enfoque holístico para garantizar que la formación sea relevante, aprovechando tecnologías inteligentes para evaluar qué métodos de formación funcionan para qué segmentos y, a continuación, medir el interés y el compromiso de los empleados, así como la eficacia de los diversos métodos de formación.
  • Fomentar un nuevo ADN de liderazgo: En un lugar de trabajo cada vez más digital, se necesitan más que nunca atributos humanos únicos como la empatía, la creatividad, la escucha y la inclusión, y los líderes deben ser ejemplos visibles de estos atributos humanos y modelos de conducta de la cultura. Las empresas también deben desarrollar líderes en todos los niveles en los que se desarrolla el trabajo real, facultando a los empleados para que ejerzan su autonomía y tomen decisiones.

Fernando Sinagra

Managing Director – Líder De Intelligent Engineering Services Para Sudamérica Hispana

MÁS INFORMACIÓN


Subscription Center
Nuestra Newsletter Nuestra Newsletter