INFORME DE INVESTIGACIÓN

Resumen

Resumen

  • La transformación del sistema energético basado en los combustibles fósiles en un sistema sostenible y descarbonizado es uno de los mayores desafíos de la humanidad.
  • La industria del petróleo y el gas juega un papel muy importante. Aunque creamos que las emisiones netas cero para 2050 no son posibles, una reducción del 80 por ciento sí lo es.
  • Alcanzar ese objetivo requiere una acción audaz, así como movimientos audaces en los sectores que dependen de los hidrocarburos hoy en día.
  • También requiere ambición. Las compañías de petróleo y gas tienen la oportunidad de liderar la transición.


La transformación del sistema energético basado en los combustibles fósiles hacia uno que sea sostenible y descarbonizado es uno de los mayores desafíos de la humanidad. También representa una de las mayores oportunidades para hacer que los suministros de energía mundial estén más disponibles y sean más asequibles que nunca.

Un catalizador fundamental para la transición hacia la descarbonización fue el Acuerdo de París de 2015, en el que se fijó el objetivo de mantener los aumentos de la temperatura media mundial por debajo de 2ºC (3.6˚F) por encima de los niveles preindustriales para 2050. Para alcanzar este objetivo, más de 800 empresas han puesto en marcha ambiciosos programas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero -en particular de dióxido de carbono (CO2)- a la atmósfera. El objetivo es reducir la trayectoria de las emisiones a cero neto para el 2050.

Es entendible que todas las miradas estén en la industria del petróleo y el gas. Un análisis de Accenture de principios de 2020 encontró que las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía totalizaban 40 gigatoneladas. Casi dos tercios de esa cantidad estaban relacionados con el petróleo y el gas, emitidos ya sea a través de las actividades de extracción, procesamiento, transporte y refinamiento de la industria o, más significativamente, en el punto de consumo cuando los hidrocarburos fueron convertidos para otros usos. El imperativo para las empresas de petróleo y gas es limitar no sólo el 20 por ciento de las emisiones que se producen en sus operaciones, sino también el 80 por ciento que se producen fuera de su alcance.

Un llamado al cambio

Se está aplicando presión desde todos los lados. Consumidores, activistas ambientales, reguladores e inversores exigen que la industria tome medidas audaces. Irónicamente, algunos de los llamados más fuertes para que las compañías de petróleo y gas cambien de rumbo provienen de la propia industria. Los operadores reconocen que la entrega de activos energéticos de manera sostenible es lo correcto. Reconocen cada vez más que también es lo único que hay que hacer.

La abundancia de la oferta, junto con la disminución de la demanda que se espera en los próximos 20 años, ha hecho que los inversionistas se pongan nerviosos y que el costo del capital aumente. Los beneficios de los proyectos tradicionales de extracción y procesamiento de hidrocarburos se han reducido a un solo dígito desde los máximos anteriores, muy por encima del 10 por ciento. La necesidad de las compañías de petróleo y gas de acelerar su transición hacia el futuro de la energía descarbonizada nunca ha sido mayor. Su supervivencia depende de ello.

Es poco probable, si no imposible, que se alcancen las emisiones netas cero para 2050. Pero una reducción del 80 por ciento es posible con nuestro camino y plan de acción pragmático.

¿Sueños?

Los análisis de Accenture han determinado que el objetivo de la industria del petróleo y el gas de lograr emisiones netas cero para 2050 es poco probable, si no imposible. Creemos, sin embargo, que existe un camino para que ellos logren el 80 por ciento de sus ambiciones netas-cero. Las emisiones negativas pueden potencialmente cerrar una parte de la brecha que queda. Y el impulso de las acciones concertadas y pragmáticas probablemente traerá consigo beneficios adicionales después de 2050.

Para ilustrar lo que es posible, Accenture ha previsto dos "estados del mundo" hasta el año 2050. Uno es el subproducto de las prácticas y mentalidades del "business as usual". El otro representa lo que hemos llamado el "caso de estiramiento". Representa lo que creemos que es posible, realista y al alcance de la mano.

20%

de las emisiones de la industria del petróleo y gas provienen de actividades relacionadas con la extracción, producción, transporte y refinado de hidrocarburos.

80%

de las emisiones se producen más allá de las operaciones directas de la industria del petróleo y el gas. Estas emisiones ocurren en el punto de combustión y uso de los hidrocarburos.

Conclusión: Las acciones de hoy cumplen las ambiciones del mañana

Lograr una reducción del 80 por ciento de las emisiones para el 2050 depende de tres cosas.

  1. Las acciones que las compañías de petróleo y gas toman hoy en día. Agrupamos estas acciones en tres grupos. Limpiar las actividades centrales minimiza las emisiones y maximiza la eficiencia de las operaciones actuales. Acelerar las acciones de la Transición reemplazando las fuentes de energía y la demanda existentes con alternativas más limpias. Y las acciones de Extender la Frontera se centran en adoptar y escalar nuevas fuentes de energía, procesos y tecnologías. El éxito requiere que los tres conjuntos de acciones se activen.
  2. La capacidad de las compañías de petróleo y gas para orquestar acciones en los sectores de quema de hidrocarburos. Los análisis de Accenture sugieren que hasta el 25 por ciento de las reducciones potenciales de emisiones alcanzables hasta el 2050 dependen de la colaboración entre los proveedores de energía y sus clientes. Cuatro sectores -energía, transporte, industria pesada y edificios- impulsarán la mayor parte del aumento proyectado de las emisiones. Estas son las industrias a las que las empresas de petróleo y gas deben dirigirse e influir. Eso significa más que invertir. Significa innovar y colaborar con ellas para hacer realidad la transición a un futuro de bajas o nulas emisiones.
  3. Las posturas estratégicas que las compañías de petróleo y gas quieren mantener mañana. Creemos que hay tres arquetipos que las compañías de petróleo y gas pueden desempeñar durante la transición de descarbonización y más allá. El primero es el "Especialista en Descarbonización", que sostiene y aumenta el valor del núcleo de la cadena de valor del petróleo y el gas. El segundo es el "Especialista en Energía", que construye o añade empresas de energía limpia a sus activos de petróleo y gas existentes a lo largo del tiempo. El tercero es el "Líder de Soluciones de Bajo Carbono", que abandonará su papel en el petróleo y el gas y se centrará, en cambio, en liderar una o más áreas limpias del sistema energético.

Estos arquetipos representan las únicas opciones para los líderes del petróleo y el gas comprometidos a tomar una nueva y audaz dirección. Los actores de la industria deben ir "con todo" en uno.

Los ganadores de los tres arquetipos tendrán en común el compromiso de perseguir un futuro de bajas emisiones de carbono (o de cero neto) y tenerlo en cuenta en todas las decisiones empresariales. Cada uno de ellos trabajará para remodelar sus carteras. Repensarán sus modelos operativos y las propuestas de valor para el cliente. Y aumentarán sus motores de innovación y se comprometerán con los sectores industriales de nuevas maneras. El camino para lograr sus ambiciones futuras está abierto ahora. Es hora de que los líderes de la industria hagan sus movimientos.

Martín Tavil

Managing Director – Accenture Chile

MÁS INFORMACIÓN

Productores de petróleo: ¿Movida inteligente?
Respuesta a la interrupción del petróleo y el gas

Aspectos fundamentales

Lectura

lectura de 360 minutos

Descarbonizando la Energía: de la A a la Z

Aquí está nuestra guía para el futuro de energía neta cero que todos exigimos y merecemos.

VER REPORTE COMPLETO

¿Con poco tiempo?

Resumen

lectura de 20 minutos

Aprende cómo la acción y la ambición distinguirán a los líderes del petróleo y el gas en un futuro con bajas emisiones de carbono.

VER

Infografía

lectura de 5 minutos

Muchos creen que las emisiones netas cero para 2050 no son posibles, pero una reducción del 80 por ciento sí lo es.

VER
CENTRO DE SUSCRIPCIÓN
Nuestra Newsletter Nuestra Newsletter