El ecosistema de energía está impulsado por varias fuerzas poderosas. El crecimiento de la demanda es lento ya que el aumento de la electrificación del transporte y la calefacción se compensa con la adopción de medidas de eficiencia energética adoptadas por los consumidores, y los recursos de energía distribuidos a pequeña escala (DERs) como la energía solar, las bombas de calor inteligentes y el almacenamiento de baterías. Las energías renovables también se implementan a un ritmo rápido, aumentando cada vez más la competencia e incluso superando a las fuentes tradicionales de generación en términos de precio.

La tecnología surge como un facilitador invaluable, con interacciones digitales, experiencias digitales para los clientes, publicidad digital, ventas y servicios online, personalización y operaciones con clientes impulsadas por la IA que generan importantes mejoras en el customer engagement así como reducciones de costos.

La industria financiera también está aumentando cada vez más sus inversiones en negocios sustentables; con los precios bajos pero volátiles del petróleo, los inversores ven a las utilities ecológicas y a la electricidad como paraísos seguros, y lo que es más importante: como las empresas de energía del futuro. La competencia en el espacio también se está recalentando con una gran cantidad de nuevos participantes que buscan una participación en el nuevo valor de la energía de downstream.

Fuerzas poderosas están forjando el nuevo ecosistema de energía de downstream.

Fuerzas poderosas están forjando el nuevo ecosistema de energía de downstream.

Estas tensiones cambiantes están aumentando la presión sobre las compañías de energía, no solo para reforzar los márgenes de crecimiento más lento de sus negocios de materias primas esenciales, sino también para obtener valor y un crecimiento más rápido de los nuevos modelos de negocios.

Al mismo tiempo, el COVID-19 elevó las apuestas y aceleró el cambio. A corto plazo, la pandemia impactó soluciones a escala de los clientes ,como por ejemplo los DERs, con la mayoría de las instalaciones de paneles solares domésticos o puntos de carga de vehículos eléctricos detenidos temporalmente durante los confinamientos. Nos permitió tener una vista previa de la transición energética de los próximos 10 años, por ejemplo, con una alta participación de las energías renovables variables en la red europea durante los confinamientos. Está demostrando ser una oportunidad para promulgar políticas de recuperación que refuercen y aceleren la transición, y también sirve como catalizador para redefinir las ciudades y el transporte a medida que cambia la naturaleza del trabajo.

Por sobre todo, ha demostrado que el apoyo a la transición energética y la valoración de sus beneficios son mayores que nunca.



Con o sin pandemia, la transición energética ha llegado—y ahora es el momento de que las empresas de energía la capitalicen.

Pasar de las materias primas al mundo de los productos y servicios de energía conectada crea una oportunidad única para renovar y reconvertir la marca de una empresa de energía y la experiencia de los clientes de manera diferencial, facilitando una transformación de la utility tradicional a un proveedor innovador y digital de servicios de energía.

Acerca de los Autores

Wytse Kaastra

Managing Director – Accenture Energy Retail and Customer Services


Sanda Tuzlic

Managing Director – Strategy & Consulting, Utilities, Energy Transition


Gabriel Grossman

Offering Development Principal – Energy Transition Services


Elizabeth Burlon

Manager – Strategy and Consulting, Utilities

MÁS INFORMACIÓN

Liderando la transición energética en tiempos difíciles
Los consumidores ofrecen flexibilidad adicional para la energía europea
Capturando valor en energía conectada

Conéctate con nosotros

CENTRO DE SUSCRIPCIÓN
Nuestra Newsletter Nuestra Newsletter