Abramos la puerta a la próxima ola de comercio digital

El comercio digital aún debe replicar un aspecto clave de la experiencia de comprar en una tienda. En las tiendas, los consumidores pueden tocar y probar los productos antes de comprarlos. Estas interacciones ayudan a las personas a determinar la calidad, la artesanía, las dimensiones y la adecuación para saber si un producto satisface sus necesidades y expectativas. Proporcionan el control, la transparencia y la tangibilidad que desarrolla y genera la confianza de compra. Después de todo, lo que importa es la experiencia.

Eslabón perdido, oportunidad perdida

Por más que a los consumidores les guste mucho la conveniencia del comercio digital, no tienen certeza de compra cuando compran online productos que aún no han probado en persona. ¿Este sweater de cashmere está bien hecho? ¿Este sofá cabe en el living? ¿Me queda bien este tono de labial? Son todas conjeturas y a cruzar los dedos hasta que el producto llegue y las personas puedan verlo por sí mismas.

Las marcas han tratado de solucionar este eslabón perdido. Sin embargo, los videos de los productos, las asociaciones con influencers y las políticas generosas de devolución de productos no son suficientes. La brecha de percepción entre lo físico y lo digital podría costar oportunidades de crecimiento de ventas en categorías de productos que los consumidores compran online hoy. Las marcas también se están perdiendo de expandir las ventas en categorías como por ejemplo, los automóviles y los artículos de lujo, que no se venden bien online porque la gente se resiste a comprar estos productos a distancia. Sin embargo, con los consumidores más abiertos a comprar más categorías online a raíz del COVID-19, las marcas tienen la presión de zanjar esta brecha ahora.

Tecnologías inmersivas: de la novedad a la utilidad

Para triunfar en el comercio digital es necesario ofrecer experiencias inmersivas con los productos y servicios que generen confianza de compra en los clientes. Llamativamente, las marcas líderes de consumo masivo ya lo entienden. Nuestro análisis revela que el 64% está empezando a invertir en experiencias inmersivas para el cliente hoy. Sin embargo, muchas no están invirtiendo de manera escalable o conectada con todo el negocio. Están invirtiendo en pequeñas áreas, por ejemplo, cargando modelos 3D en páginas de productos, curando paletas de maquillaje personalizado y auspiciando shows virtuales de moda para atraer a la gente a los productos del mundo digital.

64%

de las marcas líderes de consumo están comenzando a invertir en experiencias inmersivas.

Las tecnologías inmersivas posibilitan esta próxima era de experiencias de compra. Estas tecnologías ya están maduras. Lo que era una novedad extravagante hace apenas algunos años se ha convertido en un elemento poderoso y útil en la actualidad. La buena noticia es que las tecnologías como por ejemplo, la realidad aumentada (RA), los videos 360°, el contenido 3D y la realidad virtual (RV) no solo son más sofisticadas que nunca, sino también muy asequibles y accesibles para las marcas.

Rori Duboff

Managing Director – Strategy & Innovation, Accenture Interactive

MÁS INFORMACIÓN

Merchandising con realidad virtual
Fjord Trends 2020
Cuando la creatividad se conjuga con el comercio

CENTRO DE SUSCRIPCIÓN
Nuestra Newsletter Nuestra Newsletter