La descarbonización del sistema energético -desde un sistema basado en los hidrocarburos hasta un sistema energético sostenible y con bajas emisiones de carbono- supone una amenaza existencial para la industria del petróleo y el gas. También presenta a las empresas de petróleo y gas nuevas oportunidades de cartera para construir negocios adyacentes, conformar y participar en nuevos mercados e impulsar nuevas fuentes de valor a partir de los activos y capacidades existentes. Ninguna empresa puede permitirse el lujo de quedarse al margen.

Será un desafío. Navegar con éxito por la transición de la descarbonización es algo más que alcanzar los objetivos de reducción de emisiones y asegurar la sostenibilidad. También se trata de asegurar la equidad en el acceso a la energía para permitir el crecimiento mundial y mejorar los niveles de vida.

La transición a la descarbonización también será costosa. Accenture ha estimado que la inversión necesaria en el sistema energético hasta 2050 se sitúa entre los 90 y los 105 billones de dólares, y que la mayor parte de ella está relacionada con la construcción, la adaptación o el fortalecimiento de la infraestructura necesaria. Las empresas tendrán que generar rendimientos competitivos para atraer las inversiones en infraestructura que requerirá la transición. La capacidad de financiación de la transición será clave.

+14 GT

El aumento de las emisiones globales de CO2 que el sistema energético experimentará para el 2050 si no se toman medidas para acelerar la transición hacia la descarbonización

-42 GT

Caída de las emisiones globales de CO2 que el sistema energético experimentará para 2050 si se toman medidas agresivas, aunque pragmáticas, para acelerar la transición hacia la descarbonización

Sección 1: Restablecimiento del destino para la descarbonización energética

Las acciones hablan más que las palabras

El esfuerzo por alcanzar el objetivo de emisiones netas cero requiere tanto aspiración como acción. Pero, ¿qué acciones serán las más impactantes, invertibles y ejecutables para la industria del petróleo y el gas? ¿Qué acciones son las más probables?

La respuesta corta es que los que ofrecen rendimientos atractivos, aprovechan la infraestructura y las cadenas de valor existentes y pueden ser financiados. Hemos identificado estas como acciones de "Clean the Core", o aquellas que eliminan o mitigan las emisiones del sistema energético actual.

Más allá del cleaning the Core, hay otras acciones probadas y comercialmente viables que darán paso a soluciones de menor costo, mayor rendimiento y consumo de energía más limpia. Estas acciones aceleran la transición e incluyen: cambiar el suministro de carbón por gas más limpio y electricidad renovable; sustituir los actuales vehículos con motor de combustión interna por soluciones alimentadas por baterías y de bajo carbono en el transporte; y sustituir las actuales materias primas por alternativas recicladas que requieren menos energía de procesamiento o liberan menos emisiones en el proceso.

El conjunto final de acciones extenderá la frontera proporcionando soluciones que superen los desafíos de las emisiones de energía que de otro modo serían imposibles de alcanzar o que satisfagan demandas que actualmente sólo pueden ser satisfechas a través de suministros de energía de base fósil. Esas soluciones se materializarán con el tiempo y contribuirán de manera significativa a la transición a medida que logren la viabilidad a escala. Entre esas medidas figuran: el desarrollo y la comercialización de hidrógeno verde y azul; los biocombustibles para la aviación y la navegación; los combustibles basados en la electricidad, como el amoníaco y los combustibles sintéticos; los procesos industriales limpios avanzados; y las soluciones de captura, utilización y almacenamiento de carbono in situ que van más allá de lo que es técnica y económicamente viable en la actualidad.

Cambios en la demanda final de energía

En nuestro caso de extensión, prevemos que 22 GT de CO2 serán eliminados del sector energético por:

  • Eficiencia energética (-7 GT CO2)
  • Eficiencia de procesos y materiales (-7 GT CO2)
  • Gestión de la demanda final
    (-5.4 GT CO2)
  • Captura, utilización y almacenamiento de carbono (CCUS) (-2.8 GT CO2)
  • Soluciones de circularidad (-2.4 GT CO2)

Cambios en el suministro final de energía

En nuestro caso de extensión, prevemos que 20 GT de CO2 sean eliminados del sector de la energía al cambiar el suministro:

  • Desde el carbón hasta la energía solar y eólica
    (-11 GT CO2)
  • Desde el combustible fósil hasta el consumo de electricidad (-5.2 GT CO2)
  • Del carbón al gas (-2.1 GT CO2)
  • Al hidrógeno (-1 GT CO2)
  • A los biocombustibles (-0.9 GT CO2)

Ver todo

¿Corto en tiempo?

Basándonos en nuestros análisis de cinco sectores energéticos básicos, 15 subsectores industriales y 11 temas intersectoriales, hemos desarrollado dos posibles "estados del mundo" para 2050.

Una es la consecuencia de las prácticas y la mentalidad del "business as usual". Los cambios que ya están en marcha continuarán, pero no se acelerarán dramáticamente para cambiar de dirección. En este escenario, se prevé que las emisiones globales de CO2 aumenten en un 35 por ciento, hasta llegar a 54 GT en 2050.

El otro "estado del mundo" representa lo que hemos llamado el "caso de extensión". Aquí, hemos priorizado las soluciones que promueven la descarbonización, pero también reducen la demanda de energía, aumentan la eficiencia, reducen el costo o controlan el riesgo. También hemos hecho algunas suposiciones basadas en lo que nuestro análisis nos dice que es posible:

  • El consumo total de energía alcanzará su punto máximo entre 2020 y 2030, antes de caer a un nivel de alrededor del 85 por ciento del nivel de 2019 en 2050;
  • La proporción del consumo de energía final se desplazaría significativamente hacia la electricidad, aumentando del 20 por ciento en 2019 al 45 por ciento en 2050;
  • El alejamiento del carbón y las mejoras en la eficiencia de los procesos mejorarían la intensidad de las emisiones de CO2 de la generación de energía en un 90 por ciento;
  • La proporción de energías renovables utilizadas en la generación de energía crecería hasta el 91% en 2050.

Estos y otros cambios tienen el potencial de reducir las emisiones de CO2 en más de 40 GT sólo en el sector de la energía. Esto es lo que creemos que es posible, realista y al alcance de la mano.

¿Qué se necesita?

Más allá de las medidas para Clean the Core, acelerar la transición y ampliar la frontera, la industria tendrá que reimaginar las asociaciones con el ecosistema, dentro del sector y entre los sectores que actualmente dependen de los hidrocarburos. Orquestar proactivamente a los socios del ecosistema para traer a la vida una visión unida del futuro de la energía es uno de los papeles más importantes que desempeñarán las compañías petroleras y de gas. Exploramos ese papel y las implicaciones para las empresas de petróleo y gas en la siguiente sección.

Claudio Goldman

Director Ejecutivo de Energy para Sudamérica Hispana


Alejandro Campos

Director Ejecutivo de Energy Argentina

MÁS INFORMACIÓN

Productores de petróleo: ¿Movida inteligente?
Respuesta a la interrupción del petróleo y el gas

Aspectos fundamentales

Lectura

Lectura de 360 minutos

Descarbonizando la energía: de la A a la Z – informe completo

Aquí está nuestra guía para el futuro de energía neta cero que todos exigimos y merecemos.

VER REPORTE COMPLETO

¿Con poco tiempo?

Resumen

Lectura de 90 minutos

Para descarbonizar el sistema energético, las compañías de petróleo y gas deben cambiar lo que hacen y cómo lo hacen.

VER

Infografía

Lectura de 5 minutos

Muchos creen que las emisiones netas cero para 2050 no son posibles, pero una reducción del 80 por ciento sí lo es.

VER
CENTRO DE SUSCRIPCIÓN
Nuestra Newsletter Nuestra Newsletter