En resumen

En resumen

  • El COVID-19 hizo temblar la normalidad de las empresas. La realidad cambió, obligando a las organizaciones a reinventar sus operaciones en el mundo del "Nunca Normal".
  • Antes de la pandemia, sólo 3% de las empresas en Argentina aplicaba la modalidad de home office y muchas no estaban preparadas para implementarlo en el corto plazo.
  • Las compras digitales aumentaron un 30% en la primera semana del aislamiento obligando a las empresas a repensar las experiencias de sus clientes.
  • Los ciberataques aumentaron dramáticamente: el phishing creció un 400% a través de los SMS, contra empleados de empresas.


El COVID-19 cambió al mundo para siempre. Las personas, las organizaciones y las empresas, no volverán a la normalidad, tal cual se la conocía antes de la pandemia.

Esta realidad tan imprevisible, obligó a las empresas a repensar y reinventar sus operaciones, con una agilidad nunca antes imaginada. Las transformaciones digitales, planeadas a 3 ó 4 años, y hasta la utilización de inteligencia artificial o soluciones analíticas proyectadas a largo plazo, se convirtieron en una necesidad imperiosa a raíz del COVID-19.

Los datos son reveladores: antes de la pandemia, sólo el 3% de las empresas argentinas aplicaban el teletrabajo y eran contadas las organizaciones que tenían las herramientas tecnológicas y ambientes ciberseguros para implementarlos en corto plazo. Hoy, ya el 50% de los trabajos puede realizarse de manera remota y su regulación se convirtió en una de las prioridades en muchos países de la región.

Los tres imperativos del Nunca Normal

En medio del COVID-19, la mayoría de las organizaciones desearon haber preparado sus operaciones y recursos, para enfrentar un contexto tan brusco e impensable. Es por esto, que hemos detectado tres imperativos con el fin de evitar este arrepentimiento, en un mundo que no volverá a ser “normal”. El mundo del Nunca Normal.

  • Digitales por default: la transformación digital no es novedad. Muchas empresas estaban ya en pleno proceso de transformación, pero la pandemia aceleró drásticamente su implementación. El e-commerce es uno de los ejemplos más concretos de esta situación: en Argentina, las compras digitales crecieron 10 veces en pocas semanas y los medios de pagos electrónicos, proyectados para implementarse en los próximos años, comenzaron a utilizarse en apenas 3 meses.

    Las empresas debieron repensar las experiencias que brindaban a sus clientes en ambientes digitales, debiendo generar ambientes ciberseguros y confiables para las transacciones. Los resultados ya están a la vista: las organizaciones que lograron automatizar sus procesos, lograron un 30% de mejora en tiempos de cierres contables y un 100% de mejora en reconciliaciones (tiempo real) gracias a esta digitalización.

    El desafío, ante el Nunca Normal, será no sólo mantener y mejorar las experiencias digitales, sino también repensar las experiencias físicas en entornos completamente diferentes al mundo pre-COVID.
  • Capacidades líquidas: las empresas deben estar preparadas para reinventarse rápidamente, haciendo uso de la robótica y la inteligencia artificial para ejecutar procesos 100% precisos. Las organizaciones que han implementado este tipo de capacidades lograron solucionar en cuestión de segundos, procesos que llevaban horas, mejorando entre un 40 y 50 por ciento la eficiencia operativa.

    La transformación de la fuerza laboral es también un factor clave: hoy, 1 de cada 2 trabajos pueden hacerse de manera remota. Y si bien las personas son el principal activo que debe protegerse, muchos otros activos de alto valor en toda la organización permanecen sujetos a la administración y protección, incluidos los procesos y servicios comerciales, propiedades, equipos industriales, vehículos y materiales y/o bienes.

    Uno de los cambios que generó el Nunca Normal es el de la aceleración a la nube. Su contracara, es que implica expandir la superficie de ciberataques, lo que obliga a las empresas a incrementar sus esfuerzos en ciberseguridad, para crear ambientes digitales seguros.
  • Adaptarse a lo impredecible: hoy es el COVID-19, ¿mañana qué? Estar preparados para adaptarse deberá ser parte del ADN de las empresas, para enfrentar cualquier incertidumbre con una cultura de trabajo remoto y herramientas de colaboración, procesos automatizados y basados en inteligencia artificial, y soportados por una tecnología moderna, ágil y segura. La capacidad de reinventarse rápidamente, pero con eficiencia, será un diferencial en el mundo del Nunca Normal.
Ser digitales: uno de los imperativos del nunca normal

¿Cómo repensar las operaciones en el Nunca Normal?

Sugerimos seis preguntas en las dimensiones clave de transformación.

Talento

¿Cómo transformar la fuerza de trabajo para que sea líquida en una realidad de trabajo mixta?

Experiencia del cliente

¿Cómo habilitar una experiencia omnicanal que es digital por default?

Reinvención de procesos

¿Cómo hacer uso de la robótica y la inteligencia artificial para ejecutar procesos sin intervención humana?

Seguridad

¿Cómo diseñar una operación sin papeles, direccionada a la gestión de excepciones y alertas?

Agilidad y flexibilidad

¿Cómo reinventar continuamente las operaciones para crear y liberar valor con capacidades líquidas?

Analítica proceso y costos

¿Cómo aumentar la visibilidad de los procesos y los costos de operación?

Ver todo

Reinventamos tu negocio de principio a fin. Diseñamos la experiencia, implementamos la tecnología con operaciones a escala para obtener resultados excepcionales.

Planifiquemos el nunca normal juntos, para que el nuevo paradigma empiece a ser HOY tu normalidad.

Conocer al equipo

CENTRO DE SUSCRIPCIÓN
Nuestra Newsletter Nuestra Newsletter