Skip to main content Skip to Footer

MUJERES: DIVERSIDAD DE GÉNERO E IGUALDAD


5 Consejos para madres que trabajan

Por Sofía Vago, Managing Director, Utilities, Accenture Consulting, Buenos Aires
"Le dije que no iba a poder asistir a esas reuniones durante un tiempo ya que tenía un bebé de 4 meses y esto implicaba no regresar a casa antes de las 20.30 horas"

A los 21, mientras estudiaba Administración de Empresas, me cuestionaba muchas cosas. ¿Sería capaz de lograr el éxito profesional que deseaba? Si tuviera una familia, ¿podría ser una madre presente en la vida de mis hijos sin descuidar esa carrera que tanto amaba?

Hoy, al cabo de 20 años de experiencia profesional, no sólo puedo responder sí a esas preguntas sino también afirmar que volvería a recorrer el camino que elegí y tomaría las mismas decisiones. Afortunadamente, el paradigma de la mujer profesional que estaba instalado en ese momento ha cambiado para bien.

En 2016, las mujeres ya no necesitan elegir entre ser profesionales exitosas y satisfechas con su trabajo o madres presentes en el hogar. Ya no se trata de optar sino de poder lograr ambas cosas. Las mujeres profesionales podemos balancear nuestras vidas de modo tal de no perdernos ni un solo acto escolar, sin que por esta razón tengamos que fallar en nuestro trabajo. Y lo mejor de todo es que ¡cada vez hay más personas que buscamos un crecimiento personal y pasar tiempo con nuestras familias para criar a nuestros hijos de la mejor manera posible!

Un factor clave en este cambio fue que las empresas se han dado cuenta de la importancia de incorporar mujeres a los equipos de trabajo para crear mayor diversidad. Por lo tanto, seguimos recorriendo un largo camino para asegurarnos que exista una verdadera igualdad de oportunidades para los hombres y las mujeres. Algunos ejemplos de los programas creados, que ayudan a balancear la vida profesional y personal garantizando igualdad de oportunidades, incluyen: licencia por maternidad extendida, poder trabajar desde la casa, horarios flexibles, lactarios en la oficina y el beneficio del pago de guarderías.

Por lo tanto, hoy tenemos menos barreras para desarrollarnos y convertirnos en profesionales exitosas. Ser madre y criar un hijo ya no constituye un obstáculo a superar en la esfera laboral. Todas las mujeres pasan por momentos en los cuales esto puede desequilibrarse. La clave es darse cuenta de que, tarde o temprano, somos nosotras las que podemos lograr ese equilibrio nuevamente, utilizando estas herramientas en el trabajo y en nuestra propia organización personal.

El panorama actual es muy alentador para mujeres como nosotras que apostamos a lograr todo lo que nos proponemos, combinando e impulsando nuestras vidas personales y profesionales. Yo soy una señal creíble de que podemos lograrlo y me siento útil, ya que pude combinar y vivir ambos mundos en toda su extensión.

CÓMO LO HICE FUNCIONAR

En mi caso, tengo un hijo de 9 y otro de 6 años. Fue realmente muy difícil para mí cuando mis hijos no tenían un año todavía—las largas noches y la falta de sueño, porque como madres siempre estamos preocupadas por si están bien (¡esto dura toda la vida!). Me tomé cuatro meses de licencia con cada uno, pero aprendí algunas lecciones valiosas en el camino.

Aprendí a tener ayuda valiosa en casa, a evitar las horas pico al ir y volver a la oficina, a tratar de ser muy efectiva en consolidar las reuniones en ciertos días, de manera de poder trabajar desde casa los demás días y ser realmente honesta sobre cuando necesitaba estar con mis hijos. En ese momento, también aprendí que tener expectativas y conversaciones claras con mi supervisor era clave para cuestiones tales como viajar lo menos posible cuando estaba amamantando o evitar agendar reuniones después de las 16 horas.

Aprendí a ser clara con los clientes de mi empresa, Accenture, una firma global de servicios profesionales. Valoran que seamos directos y honestos. El Chief Financial Officer de uno de mis clientes amaba tener reuniones con nosotros a las 18 horas. Pedí hablar con él y le dije que no iba a poder asistir a esas reuniones durante un tiempo ya que tenía un bebé de 4 meses y esto implicaba no regresar a casa antes de las 20.30 horas. Me respondió que no se había dado cuenta del impacto que esto tenía en mi situación y desde entonces, empezamos a tener esas reuniones por la mañana.

5 CONSEJOS PARA LAS MADRES QUE TRABAJAN

1

CONSEGUIR BUENA AYUDA

Tratar de organizar la logística con anticipación y ¡pedir ayuda! No somos súper-mujeres.

2

HABLAR CON LOS CLIENTES Y SUPERVISORES

Alinear las expectativas e indicar claramente tus necesidades; programar y buscar maneras “creativas” de manejar los tiempos (responder llamadas en el camino hacia y desde la oficina, organizarse, programar tus tiempos y esfuerzos y “tercerizar” las cosas repetitivas y poco importantes como por ejemplo las compras en el supermercado, los libros y demás útiles escolares y el transporte de los chicos).


3


LA CANTIDAD NO ES CALIDAD

Asegurate de utilizar bien tu tiempo al estar en casa y en el trabajo concentrate y no trates de estar en ambos lugares al mismo tiempo.

4


HABRÁ IMPONDERABLES

Te sentirás tironeada de ambos lados, relajate, es normal, una cosa por vez.

5

NO TE RINDAS

Podemos seguir nuestras carreras y ser madres excelentes. Hay momentos difíciles, pero te aseguro que a medida que los chicos crecen, si realmente optaste en función del largo plazo, ¿te sentirás genial!

VER MÁS VIDEOS: HISTORIAS DE INSPIRADORAS DE MUJERES QUE LOGRAN SUS SUEÑOS