Skip to main content Skip to Footer

EMPLEOS


Mujeres en IT: 25 años derribando mitos y construyendo un camino

Por Andrea Coco, Directora Ejecutiva de Accenture Technology



Cuando era estudiante, era joven con inquietudes, sueños y metas como las de cualquier otra. Por un lado me gustaba mucho la ciencia y la tecnología. Me encantaba descubrir cómo se hacían las cosas y por qué se hacían, con qué objetivo. Y por otro lado tenía la vocación de poder desarrollarme en alguna carrera en la que pudiera ayudar a la gente.

Charlando con una conocida que estudiaba sistemas, me sentí inspirada a seguir la carrera de Ingeniería en Sistemas de la Información. Mi avidez por la ciencia y la tecnología se potenciaba en cada materia. Pero en ese momento todavía sabía muy poco de todas las posibilidades que esta carrera podía brindarme. Dos prejuicios rondaban todo lo que hacía: que era algo que estudiaban los hombres, y que lo único que podías hacer cuando salieras al mercado laboral era sentarte frente a una máquina y codificar, sin relacionarte con las personas.

"Me sentí inspirada a seguir la carrera de Ingeniería en Sistemas de la Información, pero tenía dos prejuicios: que era algo que estudiaban los hombres, y que lo único que podías hacer cuando salieras al mercado laboral era codificar”.

Aún estaba estudiando cuando conseguí mi primer trabajo. Sí, tenía que codificar. Pero comencé a darme cuenta que podía hacer muchas otras cosas, y que las disfrutaba. Me sentía cómoda brindando soporte a clientes, tenía empatía con los usuarios, comencé a desarrollar algunas habilidades interpersonales… Todo eso fue fundamental para mi carrera, pero también para comenzar a darle un nuevo sentido a la tecnología en mi vida.

A medida que fui creciendo como profesional me fui encontrando con más posibilidades de desarrollo, nuevos desafíos y crecimiento. Pero lo que más me gustaba era poder ayudar a la gente. Porque con el tiempo me di cuenta que, definitivamente tecnología no es sinónimo de codificar, ¡es mucho más que eso! Es trabajar con personas y para las personas. Es brindar opciones a las compañías para que sean más eficientes, que mejoren sus tiempos, que optimicen sus procesos/operaciones y que puedan adaptarse fácilmente a los desafíos que deben enfrentar en cada momento. Y así, en ese camino, una termina dándose cuenta que formó parte de una transformación mayor y que puede aportar su granito de arena; porque trabaja con un “propósito”. Hoy por hoy, es imposible imaginar una solución de valor agregado que no incluya a la tecnología. Es una gran satisfacción personal llegar a ese punto. A fin de cuentas, creo que esa es mi clave del éxito.

En síntesis, gracias a mi profesión encontré que tenía habilidades que no sabía que tenía. Tuve la posibilidad de relacionarme con distintas personas, con distintas habilidades, distintos backgrounds y orígenes. Y aprendí que actualizarte en las nuevas tecnologías no es suficiente para trabajar en el rubro. Es importante también desarrollar tus soft skills. Y entender esto me hizo crecer muchísimo como profesional, porque pude desarrollar habilidades de comunicación y relaciones interpersonales súper ricas.